Origenes del Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio

Al centro, el Sr. Vicente Pedro Rodríguez, Decano del del CNP. hasta el 2011 Foto: Carlos M. Estefanía

 
Por El  Lic. Luis Felipe Marsans, Decano Advitam

Con la fundación en Miami del “Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio”, se cumplía el propósito de que hubiera un organismo que agrupara a los profesionales de la prensa nacidos en Cuba, de manera que éstos tuvieran algún tipo de asistencia; y   aunque en Estados Unidos la colegiación periodística no es obligatoria para ejercer la profesión –como es el caso del BAR para los abogados–el Colegio siempre ha sido un elemento de ayuda en el empeño de conseguir recomendaciones de trabajo.

En Cuba republicana el “Colegio Nacional de Periodistas” fue constituido por el Decreto-Ley   Presidencial No. 3382, de 16 de mayo   de 1942, y promulgado sus estatutos el 16 de noviembre de 1943. Desde entonces, se le ha conocido   por sus siglas “C.N.P” en su emblema, pero al fundarse en Miami, se le añadió la palabra “Exilio”.

Desde su creación en Cuba como profesión organizada –en cuyo proceso entró la fundación de la “Escuela
Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling”, de La Habana, para   la formación académica y profesional de los futuros trabajadores de la prensa, que anteriormente se forjaban en los talleres y las redacciones de   periódicos, siguiendo la misma vocación de los escritores (autores)–, el “Colegio Nacional de Periodistas de Cuba” fue modelo
entre todos los existentes en países latinoamericanos, con un singular profesionalismo y una pujanza que le ganó el apelativo de “El Cuarto Poder”, tal vez por la influencia en el objetivismo que recibió de los diarios norteamericanos.
Valga recordar como antecedente, que   a la par de la fundación de la República de Cuba, en 1902, se creó la “Asociación de Reporteros”, que agrupó en sus filas a los primeros periodistas del país, y les dio el carácter de profesión organizada, a la que pertenecieron grandes escritores y reporteros. Gustavo Parapar, uno de sus últimos Presidentes, tuvo una larga vida, que le permitió llegar a pertenecer al Colegio de Periodistas de Cuba en el Exilio, en el que fue proclamado por el Decano Marsáns y su Junta de Gobierno, como “Decano de   Honor”, poco antes de morir en Miami, hace varios años.

Como clase, el periodismo cubano participó en todas las convenciones internacionales y eventos culturales a que fue invitado, dentro y fuera del territorio, al igual que lo ha seguido haciendo el “Colegio del Exilio”, mediante la comparecencia de sus decanos a numerosos congresos y seminarios en diferentes países de Latinoamérica, los últimos de los cuales fueron en España, donde estuvo representado por el extinto Decano Dr. Roberto Pérez-
Fernández (también abogado); y en la Universidad Autónoma del Caribe, de Barranquilla, Colombia, en el que   compareció el Decano Luis Felipe Marsáns, para dictar su conferencia titulada “Cuba en la Prensa Internacional”, en 1998, durante el primero de sus cinco bienios en el cargo, el último de los cuales expiró en mayo del 2007, cuando fue electo Vicente P. Rodríguez por dos años, y luego reelecto por igual término.

En el exilio, el Colegio ha cumplido su misión de llevar a los países de habla hispana   y a España el mensaje de alerta sobre la peligrosidad del comunismo internacional, como organismo de información y formación doctrinal e ideológica, bajo las directrices de sus decanos a lo largo de sus cuarenta y ocho años de existencia, como complemento de los pocos que pudo operar en Cuba, por la llegada del castrismo (de 1942 al 1959), con grandes   esfuerzos encabezados por sus decanos, desde el primero y fundador, Don Mario Barrera, hasta el actual.

Sobresalieron también, en distintos períodos de gobierno, los Decanos Carlos Romero, Fausto Lavilla –el de más largo tiempo en el poder– (12 años); Roberto Pérez-Fernández, también de varios años de servicio; Ramiro Boza, Laurentino Rodríguez, Ariel Remos, y Armando Alejandre, padre del joven militante anticomunista de igual nombre, que fuera abatido en una avioneta de “Hermanos al Rescate” por el régimen de Castro.

Cada uno de los Decanos ha defendido el regreso de Cuba a la libertad   exponiendo la necesidad de erradicar de ella al comunismo internacional, para dar paso a la nueva República, libre y soberana. Así lo hicieron, como se apunta anteriormente, Mario Barrera, en Punta del Este, Laurentino Rodríguez, en países de Centroamérica y Roberto Pérez Fernández, en el Congreso Internacional de la OAPI celebrado en España, con la asistencia del Rey Juan Carlos II. Dentro del siguiente Congreso de la OAPI (Organización de Asociaciones de Periodistas Iberoamericanos), el Decano Marsáns dictó su citada conferencia.

Marsáns, quien gobernó desde 1997 elegido y reelecto hasta el 2007, fungió hasta ese año, con distintas   Juntas de Gobierno, la última de las cuales estuvo integrada   por Vicente Pedro Rodríguez, como Primer Vicedecano, la doctora Xenia Bas de Tamayo y   la Licenciada Vilma Plana, como Segunda y Tercera Vicedecanas, respectivamente.

En los otros cargos de la mesa ejecutiva, figuraron   el Dr. Vicente Grau Imperatori, quien murió en funciones); y Antonio Ruano,   como su Vice; así como Roosevelt Bernal, ocupando la   Secretaría   de Actas y Correspondencia y José Antonio   Márquez, como   Vicesecretario de Actas. El también falleció antes de terminar sus funciones. La Tesorería estuvo a cargo de Abelardo García-Berry (quien lo fuera en el Colegio de La Habana, en épocas de la República); y Manolo Gajano, ocupó el puesto de   Vicetesorero, tras el   fallecimiento de la titular, Dra. Lucila García-Negrín.

Los miembros del   cuerpo legislativo del Colegio, o sea los Diputados de este período,     encabezados por   Miguel Piñeiro, como Primer Diputado, fueron, en orden alfabético de   apellidos, los señores José F. Arenal, Eladio José Armesto, Dr. Ángel Cuadra, Marta Ferreiro, el ya fallecido Capitán Eduardo Ferrer, la Dra. Herminia de Ibaceta; Esteban Lamela, Zoraida López, Ivón Martín,   Demetrio Pérez Jr., Orlando Pérez-Fernández, Rosendo Rosell, Guillermo Romay, Elías Romero, César Temes, Osvaldo Valdés-Fernández y la   Dra. Rosa Leonor Whitmarsh Asimismo, ocuparon   los cargos de Diputados Suplentes –que prescribe la ley de la institución con iguales facultades que las de un Diputado   cuando estén ejerciendo como tales— los periodistas Alfredo Novela, Hada Rosette y José Ramón Puig. Por otra parte, y a manera de recompensa a   las contribuciones al Colegio de “Diario Las Américas” y su Director, Dr. Horacio Aguirre, la Junta de Gobierno lo nombró “Presidente de Honor”, al igual que a Ariel Remos,
Decano Advitam, por iniciativa del finado Decano, Armando Alejandre. Años después, a la terminación de la década de gobierno de Luis Felipe Marsáns, el nuevo Decano, Vicente P. Rodríguez y su Junta de Gobierno, lo nombraron en semejante cargo de Decano Advitam.

El Colegio ha mantenido igualmente delegaciones en otras   ciudades de Estados Unidos y en países de este
Hemisferio, como son las de   West Palm Beach, Florida; Washington D.C., Chicago, Illinois; Houston, Texas; New York-New Jersey (al frente de la cual estuvo por muchos años el Dr. Antonio Acosta); Los Ángeles, California; Puerto Rico, República Dominicana,   y Venezuela, y actualmente en Europa-Suecia, España y Francia

De acuerdo al Reglamento 2000, aprobado por la Junta de Gobierno en sesión extraordinaria, a principios del corriente Siglos XXI, se establecieron conceptos a tono con la nueva era, pero   respetando los plasmados   en las anteriores   versiones, como un compendio de todas ellas. La Junta de Gobierno se reúne el último sábado de cada mes para tomar acuerdos internos y otros relacionados con la comunidad, pero el Decano puede convocar a una Asamblea General cuando lo estime conveniente por razón de alguna emergencia.

Sin embargo, la celebración mayor del Colegio se efectúa el “Día del Periodista Cubano del Exilio”, cada 24 de octubre, o el sábado más cercano a la fecha, con un   gran banquete de confraternidad, según se describe en el comienzo de esta información.

El “Colegio Nacional de Periodistas de Cuba en el Exilio” también edita desde antaño su órgano oficial impreso “Papel Periódico”, en recordación y homenaje a la primera publicación que vio la luz en   Cuba, en el año de 1790, mediante la cual se diseminan noticias, comentarios y opiniones editoriales sobre el desenvolvimiento de la institución y la actualidad mundial, particularmente en Cuba.

Su número de publicaciones en el año, empero, ha disminuido, tras la creación de la   “Página Web”,   en el Internet (www.cnpexilio.com), que lleva las mismas informaciones y fotografías alegóricas a todo el mundo, a través de la tecnología moderna de la computación, a un costo mucho más reducido para la tesorería. La página en cuestión, subdividida en varios capítulos, contiene uno denominado “Gráficas”, donde aparece una larga selección de fotografías de los principales momentos de la institución y de sus actividades actuales, así como los nombres de su
actual directiva.

Pero tal vez la obra más piadosa del Colegio a favor de sus miembros de pocos recursos, fue la construcción, en la segunda administración del Decano Marsáns,   del Panteón Nacional del C.N.P., en el Cementerio “Dade Memorial Park”, paralelo al Palmetto, con 18 bóvedas para periodistas que mueran sin recursos. El panteón también tiene una gran piedra que lo   identifica con el símbolo de la institución, una cruz cristiana y un pensamiento martiano que reza: “No hay Monarca   Mejor que un periodista Honrado”.

La obra fue construida con dineros extraordinarios recolectados por los miembros del Colegio, al igual que se hizo el vitral que cubre una de las ventanas superiores de la Iglesia de San Juan Bosco, en Miami, con el sello de la institución y su nombre completo. (En la Página Web del Colegio de Periodistas de Cuba en el Exilio, a la que se hace referencia anteriormente, hay también otros detalles sobre la historia y funcionamiento de la institución y sus miembros más destacados, como lo fue el caso de Arturo “Willy” del Pino, a cuya gestión diligente se debe que las oficinas y administración del Colegio hayan estado al día durante muchos años, hasta el día de su muerte. Incorporo
este recuento histórico a mi propia página   cibernética para constancia de todos en el Colegio, y orgullo personal mío, que la presidí por 10 años. En la actualidad ocupa el cargo de Decano el Sr. Vicente Pedro Rodríguez, que estará hasta el 2011 que se celebran elecciones generales para un nuevo periodo 2011-2013.

Desde el año 2011-2013,ocupa el cargo de Decano, el Lic. Abelardo Garcia-Berry, con su Junta de Gobierno, democráticamente electa en las correspondientes elecciones, cada dos año, como señala nuestro reglamento.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s