FIDEL CASTRO…Y LA LIBRE DETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS

cristina_claima20130112_0163_17

Encuentro entre Fidel Castro y Cristina Elisabet Fernández de Kirchner

 

 

“Pero es indudable que la necesidad de una unidad latinoamericana será la única posibilidad de libertad real para nuestro continente”. Juan D. Perón.

“Tengo plena confianza en la Unión Soviética…” Fidel Castro.

Compañeros:

Es verdad, los pueblos del mundo están hablando sobre la muerte de Fidel, el cubano barbudo. Para algunos un dictador, para otros una especie de héroe antiimperialista. Será tarea de los historiadores dar a conocer el justo medio.

Es verdad, los pueblos sostienen a sus líderes o los combaten. El pueblo cubano defendió la revolución y a sus revolucionarios. Pero otros dejaron la Isla, convirtiendo a la Florida americana en una pequeña Cuba. Traidores u hombres libres? Sus conciencias lo determinarán.

Es verdad, Cuba alcanzó índices sociales pocos conocidos en Hispanoamérica. Alfabetización, escolaridad, nutrición, medicina, calidad de vida (dignidad y orgullo) etc etc. En ese sentido sólo fue superado por el gobierno de Juan Perón.

También hay una realidad. Y esta realidad hay que entenderla dentro del entramado de poder que surge desde los acuerdos de Yalta y Postdam.

Lo sucedido dentro de las fronteras de Cuba es patrimonio histórico de los cubanos. Es historia que pertenece a cada cubano. Diría Perón “Nuestro movimiento tiene el inmarcesible honor, y lo conservará, de haber roto el nudo gordiano para que en esta Argentina nadie más que los Argentinos tengan el derecho a meterse en las cosas de nuestra política interna”, frase que también vale para todos los países del continente.

Ahora, cuando el gobierno cubano comienza a tomar decisiones (con respaldo soviético) que trascienden sus fronteras afectando a terceros, a otros pueblos, sin respetar la LIBRE DETERMINACIÓN DE DICHOS PUEBLOS…nos da derecho al debate, porque sus decisiones e intervención afectaron nuestras vidas.

“La Nación Argentina no actúa en ningún caso y de ninguna manera impulsada por ninguna fuerza extraña a su propio pueblo y a su propio gobierno”. Juan Perón, 7-5-1950.

Cuando Castro se hace internacionalista se convierte en un problema…nuestro problema.

La realidad Hispanoamérica es que, durante todo el S. XX, ha desarrollado distintas formas de liberación ante el avance imperialista, desde la experiencia nacionalista mexicana de Lázaro Cárdenas y el surgimiento del PRI; la lucha del pueblo nicaragüense con Sandino; la logia Razón de Estado y los gobiernos de David Toro, Germán Busch y de Gualberto Villarroel y el MNR en Bolivia; con Getulio Vargas y el modelo varguista en Brasil; el APRA de Perú con Haya de la Torre; Luis Alberto de Herrera y la apuesta por el herrerismo en Uruguay; la Panamá de Torrijos; Juan José Arévalo y Jacobo Arbenz de Guatemala; la experiencia chilena con Ibáñez del Campo y muchos otros. Experiencias estas que tendrán por definición una nueva independencia. Como decía Manuel Ugarte, el S. XX será un siglo de luchas por una segunda independencia, esta vez de Norteamérica.

La realidad es que, todas estas tentativas quedaron truncas. Pero las revoluciones requieren tiempo…no sangre.

Ante la desilusión de estas experiencias anti-imperialistas, las siguientes generaciones no continuaron en esa dirección. Creerán que sólo con la lucha armada es posible la liberación; y cómo no pensar en ese sentido si un grupo de barbudos, bajando de Sierra Maestra, liberan Cuba. El sueño de la revolución con sangre les es viable. Y nuestros jóvenes imitaron ese ejemplo, sobre todo porque Cuba les daría apoyo financiero y militar.

Así por ejemplo, el ex delegado de Perón, J.W. Cooke, luego del fracaso del acuerdo con Frondizi, se refugia en Cuba. Ahí lo convencen para que trate de conducir el movimiento creado por Perón, exiliado en el extranjero.

Cooke inicia una larga tarea de acercamiento entre el peronismo y el castrismo, que incluyó el reclutamiento de jóvenes argentinos para ser entrenados militarmente en Cuba. Mantuvo una intensa correspondencia con Perón, e intentó influirlo para que declarara su apoyo a Cuba y trocara su domicilio madrileño por La Habana. A la vez, se propuso reconstruir la historia peronista en clave cubana e impulsar a los peronistas a seguir el camino iniciado por Fidel.

A fines de 1963, Cooke regresa a la Argentina y organiza Acción Peronista Revolucionaria, un grupo al que asisten Juan García Elorrio, Fernando Abal Medina y Norma Arrostito, en donde sigue intentando la fusión entre el peronismo y el guevarismo.

Para Cooke la vía pacífica es imposible de llevar a cabo y que solo a través de la acción violenta puede concretarse las ideas peronistas. Según su punto de vista, la lucha por la liberación nacional está íntimamente ligada al peronismo ya que éste y la revolución se hallan en una relación dialéctica, en la que ésta no es concebible sin el peronismo. Sin proponérselo tal vez, termina desintegrando al Movimiento Peronista dando surgimiento al Peronismo revolucionario. Ya no reformista como lo fue en la década del ’40. Se buscará un cambio de estrategias para la toma del poder por la clase trabajadora y quienes lideraran esa conducción serán los jóvenes universitarios, apoyados por los trabajadores y los estudiantes.

La realidad es que, lo que aconteció con el PERONISMO sucedió con casi todas las experiencias antiimperialistas surgidas en el continente. Se les infiltró elementos de una izquierda radical, marxista leninista, que envalentonados por lo sucedido en Cuba torcieron los lineamientos originales de estas tentativas nacionales y latinoamericanas.

Las ideas de Simón Bolívar y una gran América; la de Artigas y la Patria Grande; Felipe Varela y la Unión Americana; Manuel Ugarte y la Unidad latinoamericana; la raza cósmica de José Vasconcelos; el nacionalismo de Carlos Montenegro y otros tantos serán reemplazadas por el internacionalismo europeo.

Esta infiltración y desviacionismo hacia el materialismo apátrida y ateo permitirá al Imperio “matar dos pájaros de un tiro”. A los gobiernos antiimperialistas, nacionales y populares, se los termina acusando de comunistas y aliados a Cuba y…golpe de estado!

En realidad, el Imperialismo siempre nos ha ganado por inteligencia. Le ha sido de mucha utilidad encerrar a Castro en la Isla. Sin el bloqueo Cuba hubiera alcanzado cierta prosperidad y con ella mayor reclamo de democracia que sería el fin de los barbudos. Con una Cuba bloqueada y Fidel defendiendo la Isla sería un héroe. El segundo paso fue empujarla al bloque soviético y su demonización. Quienes tuvieren relaciones con los cubanos estarían marcados. Perón entendió el juego…y trató de patear el tablero.

La tercera experiencia antiimperialista termina fracasando porque se declara socialista y se alinea con Cuba. Un tremendo error. Fidel, Chavez, Morales, Correa, Lula, los Kirchner terminan desilusionando a un continente que sabe que su única posibilidad de sobrevivencia están en su UNIDAD…en una PATRIA GRANDE!

La única verdad es la realidad.

LUIS E. GOTTE.

CENTRO DE ESTUDIOS DR. RAMÓN CARRILLO.

MAR DEL PLATA, NOVIEMBRE DEL 2016.

FIDEL: EL ULTIMO INFILTRADO DE LA CIA

1

Por carlos belgrano Alarosada
<alarosadatodos@gmail.com>

Amigos:
Para 1959, Fulgencio Batista había dejado de ser confiable para el Departamento de Estado Norteamericano.

Demasiada pobreza, mucha prostitución y la Mafia (MOB) de Nueva York, en plena expansión con sus operaciones y casinos en ese pequeño lupanar Caribeño.

Un joven e inquietante abogado llamo la atención de los Gringos, porque lo olfateaban como un Nacionalista de buenas intenciones.

Hijo de un Terrateniente y de formación Católica, aparentaba incluso como un emergente conveniente y folclórico para renovar el ya apolillado régimen de ese ex sargento de la Aviación Cubana, devenido en Dictador y archi millonario.

Pero existía otra razón, mucho mas poderosa y determinante para derrocar al régimen, y esta era de un orden estrictamente monetario.

La Familia Gambino manejaba a su antojo el juego en La Habana, y en la medida de su crecimiento exponencial, Washington advertia que tanto en Las Vegas como en Atlantic City, los jugadores mermaban peligrosamente, añadiendo la secuela de la aspiración de casi un mil millones de dolares de aquellos años que, desaparecían como libre circulante en territorio yankee.

Si tomamos en cuenta que el Proyecto Manhattan e incluso el Plan Marshall, eran la friolera del equivalente a cuatro años de exportación de billetes a Cuba, por parte de los turistas que deseaban asolearse en sus maravillosas y paradisiacas playas y malecones, el problema y las dificultades eran severas, intolerables.

A traves de varios frentes falsos de lavado de dinero, la oficina clandestina de la CIA en la capital Mexicana, secretamente y con poco dinero, comenzo a financiar a esos ochenta curiosos barbudos, comenzando por facilitarles los fondos para que adquiriesen el yate Granma, a bordo del cual desembarcaron clandestinamente en Cuba en 1956 y burdamente atribuido a una donación de un tal Antonio Del Conde.

Cuando el decadente Batista fue derrocado, los Castro le permitieron ascender a un avión privado y escapar fácilmente de los invasores y poner proa a España, donde adquirió un pequeño castillo.

La Casa Blanca los dejo avanzar y nada los inmuto hasta que sorpresivamente en octubre de 1963 Fidel le allano el camino a Kruschev en su guerra psicológica con las rampas de misiles atómicos.

Pero fue una mera bravata entre dos gigantes que nunca hubiese llegado mas lejos de lo que fue: una provocacion.

Castro no fue Marxista, sino para la tribuna de ingenuos que colmaban sus actos.

Vivió junto a su nomenclatura en la mas sórdida y absoluta abundancia e incluso según la reciente fuente de la Revista Forbes, dejo a sus herederos una fortuna de casi un mil millones de dolares, alhajas y cuadros -en su mayoría impresionistas-, cuyo valor sera
difícil de estimar.

Pudo hacerlo, porque los Cubanos son vagos y haraganes, muy propio de estas sub culturas caribeñas y excelentes conductoras a la molicie, fundamentalmente por las bondades climáticas.

La existencia de este epifenómeno, rayano en el ridículo, no solo retraso y retrotrajo el bienestar del Pueblo al que decía que tanto amaba, sino que ademas fue el instigador para que decenas de miles de jóvenes idealistas, tomaran las armas para incorporarse a las guerrillas, cuya dirigencia siempre estuvo a salvo del fuego enemigo, como nuestros abominables Montoneros & Erpianos que condujeron a tantos a una muerte tan segura como insustancial.

Josef Stalin, el amo supremo del Movimiento Bolchevique al fallecer en 1953, solo le lego a su única hija Svletana, un oscuro departamento de dos ambientes frente a la Plaza Roja.

Al menos ese no era un farsante de mil caras como este Castro que falleció hace mas de un año; de alli la inexistencia de un ataud, reemplazado por cenizas de alguna barbacoa.

Y es también por ello y por idénticas causas primigenias que Trump dejara que Cuba se hunda por si misma ya que Putin no se atreverá a extenderles ninguna ayuda.

Cuando tales sucesos se presenten, ser´´an bienvenidas las deducciones de todos los habitantes insulares y sera el momento no solo del derribo ideológico de un mentiroso que nunca fue otra cosa que eso, sino de la verdadera identidad de FIDEL: EL ULTIMO INFILTRADO DE LA CIA.

Cordialmente Carlos Belgrano.-
alarosadatodos@gmail.com

HA MUERTO UN TIRANO…LA LUCHA SIGUE


Por: Lcdo. Sergio Ramos
Ha muerto un tirano…el pueblo siente el júbilo ante la noticia por haber sido el causante de infinitos sufrimientos, animados por la esperanza de libertad y paz para una nación desgarrada por el dolor y la opresión. Unos, lo manifiestan y exteriorizan, otros, los cautivos, lo sienten el alborozo en silencio, muchos de ellos, escondidos en la máscara del falso luto que impone el terror con que viven.
Su fallecimiento ocurre en momentos de cambios para los Estados Unidos, donde se plantea el detener o enmendar las políticas de acercamiento y concesiones para con Cuba, dispensadas por la saliente administración. Algo que queda por verse y se adentra en el terreno de las probabilidades y la especulación.
Lo real, es que ha muerto un tirano…pero sigue la tiranía, porque más allá del fallecimiento del cruel caudillo, queda en Cuba un régimen dictatorial, de corte dinástico, que en manos del déspota sucesor, que aspira a perpetuarse en el poder para traspasarlo a sus emparentados herederos, al amparo de un aparato militarista y represivo.
Sin embargo, es lógico que la desaparición definitiva del tirano mayor, permeada por las circunstancias de los tiempos presentes, presionan al dictador sustituto a realizar modificaciones encaminadas a la sobrevivencia de su casta gobernante. Pero tales modificaciones al sistema dictatorial solo lo son y serán para lograr la perpetuidad del régimen y el encumbramiento de la familia del opresor.
El deceso del tirano mayor, a pesar de sus postreras funciones simbólicas, deja un gran vacío de poder y de lealtades. Y como suele suceder cuando ocurren estos vacíos, los regímenes desembocan en mayor o menor grado en pugnas por el poder, pues resulta que en toda agrupación humana existen facciones, que siempre constituyen potenciales grietas por donde, ante cualquier evento que le afecte o debilite severamente, se destapan las luchas internas por la poltrona, movidas por las ambiciones y los recelos entre elementos rivales dentro de la cúpula del poder. Así ocurrió cuando la muerte de Josef Stalin. Eso pasó tras deceso de Francisco Franco. Lo mismo sucedió tras el fallecimiento de Mao Tse Tung. Así ha ocurrido a lo largo de la historia y podemos remontarnos a la pugna entre generales tras la muerte de Alejandro Magno en el año 323 a.C.
La ausencia del omnipotente caudillo, también genera un estado de temor y amenaza para los que ostentan el poder, que muchas veces desemboca en mayor represión y crueldad, pues es usual, que cuando las dictaduras se sienten más amenazadas, los dictadores se vuelven más brutales.
Por otro lado, como parte de forzar la continuidad de régimen, los opresores que le sobreviven en el poder, tenderán a fabricarle al extinto tirano una imagen de endiosamiento basado en un profano culto a su memoria… Ya lo están haciendo, al punto que velan sus ‘cenizas’ en el monumento de José Martí en La Habana, lo pasean por todos el país y lo entierran justo en el cementerio de Santa Ifigenia donde está enterrado el Apóstol Martí, en lo ya denota una intención perversa opacar y empequeñecer ante el seudo-dios de la ficción propagandística, — cuyo nombre que aquí me niego a mencionar—, la obra del más grande hombre de Cuba: José Martí.
Sin embargo, para el pueblo cubano, se abren nuevas coyunturas dentro del mismo escenario. Las grietas formadas por las facciones del poder pudieran abrirnos brechas de penetración y ampliación de espacios en al ámbito interno. Lo mismo que lo harán cambios que se producen en el campo internacional, tras la ausencia del longevo déspota. Son brechas en el muro de la opresión por donde, sin claudicaciones ni concesiones a la tiranía, la oposición democrática ha arremeter cual ariete, para empujar y adelantar la libertad y la democracia.
Esto es posible si nos lo proponemos y nos preparamos para penetrar por entre sus puntos vulnerables y revertir el cambio hacia y en favor de la libertad del pueblo.
Sentarse a ser un mero espectador esperanzado, que sueña que el régimen extinguirá por ley de gravedad, es un craso error, pues la inacción solo proporcionaría el tiempo que los sucesores necesitan para consolidarse en el poder. La estática también favorecería el avance de los peligros externos para la patria. Ya se están asomando, los intereses políticos y económicos de países carroñeros, que ante las debilidades y el vacío de poder que se genera en Cuba, pretenden hacer de nuestra isla un apéndice o un feudo de ellos, instalando sus bases militares o controlando su economía con la anuencia y complicidad de aquellos que aspiran a la perpetuidad en el poder dictatorial.
El momento es coyuntural y es hora de actuar juntos, todos los cubanos amantes y deseosos de la libertad y la democracia, como un solo pueblo contra el régimen opresor y sus aliados. Solo así, podremos sacar ventajas y avanzar, victoriosos, hacia la liberación nacional.
Ha muerto un tirano…pero queda la tiranía, por eso, ahora más que nunca, la lucha sigue hasta que Cuba sea libre.

San Juan, PR 29 de noviembre de 2016

COMUNICADO DE LA FUNDACIÓN PARA LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA EL FUTURO DE CUBA DEPENDE DE LOS CUBANOS

unnamed

Miami, Fl. Noviembre 26, 2016 -Falleció el dictador cubano Fidel Castro. Su dictadura, por ahora, sigue en pie. Sin duda, la desaparición de su fundador es una oportunidad histórica que se les presenta a aquellos cubanos que aspiran a una sociedad abierta, moderna, genuinamente democrática y libre, con economía de mercado. Los que aspiramos a un futuro de prosperidad en libertad.

Lamentablemente esta circunstancia es también una oportunidad para aquellos – como la familia Castro y su círculo más cercano en la elite de poder cubana – que solo aspiran a transformar el actual status quo totalitario en un régimen autoritario con mercado. El desafío que nos impone la decencia es impedir la materialización de esa segunda opción, no acomodarnos a vivir sin libertad a cambio de unas migajas económicas.

Para que esta oportunidad pertenezca de lleno a los demócratas hay que negársela a los autoritarios. Eso supone la construcción de una amplia concertación. En ella debe caber el más amplio abanico posible de fuerzas opositoras y del exilio, sectores emergentes de la sociedad civil y aquellos reformistas, sean civiles o militares, que lleguen a comprender que habrá libertad para todos o nunca la habrá para nadie.

El futuro de Cuba depende, ante todo, de los cubanos. Siempre será bienvenido el apoyo del exterior, sobre todo si en lo adelante algunos de los principales actores externos niegan recursos financieros y políticos a la dictadura en lugar de facilitárselos. Pero el guión y la puesta en escena de la liberación tienen que ser esta vez obra exclusiva de los cubanos. La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba está convencida de que es factible lograrlo y se compromete a trabajar por alcanzar ese propósito.

HA MUERTO FIDEL CASTRO


Como panameña estadounidense, comparto la alegría y el alivio de los exiliados cubanos en Miami y en todas partes del mundo, por la desaparición del dictador, con quienes he compartido más de 43 años de dolor, luto, sufrimiento y desesperanza, por los asesinatos, paredones, torturas, presidios, represiones, falta de libertad, violación de los derechos humanos, división de las familias, más de 2,000 ahogados en el Estrecho de la Florida, más de 2,000.000 millones de emigrados y más de 100,000 mil crímenes cometidos por un asesino, FIDEL CASTRO!.
Sabemos que su desaparición no significa que habrá elecciones libres y una Cuba libre y democrática, pero la desaparición del autor de tanto dolor, destrucción y tragedia, es un gran alivio para millones de personas y el mundo libre.
Elsa I. Pardo
Miami

Negativa de la embajada castrista de habilitar mi pasaporte

Por estos días muchas de las personas que visitan mi muro de Facebook, han escrito comentarios con descalificaciones personales hacia mi persona. El motivo ha sido mis análisis expresados con todo respeto sobre Donald Trump.

Aunque estos no son los únicos temas de política que abordo, he escrito varios artículos y post sobre lo que considero acerca de la gestión de gobierno de Barack Obama (El récord guiness de Barack Obama) (Los entuertos de Barack Obama en política exterior) (La herencia de Barack Obama) y otros más. En esos artículos y post se pueden constatar mis conclusiones sobre este particular asunto y los argumentos en los que me baso para sostenerlos.

Nadie me acusó de comunista, de pionerito, de arrepentido ni de Obamista o demócrata por las opiniones vertidas en esos escritos. Algún que otro demócrata o partidario de Obama me salió al paso contradiciendo mis opiniones y nada más.

La diferencia con los escritos sobre Donald Trump son abismales. La mayoría de los comentarios de respuesta a esos trabajos fue acusarme de partidario de Hillary, de comunista, de demócrata, de fidelista o castrista. La motivación de esa reacción masiva es muy simple; el que yo no coincida con las opiniones que ellos tienen sobre su partidario idolatrado.

Estos son algunos de los escritos que he publicado analizando a Donald Trump, no sobre su persona sino por su rol de político, (El voto nostálgico de Donald Trump) (La marca Donald Trump), entre otros. Como se puede constatar en esos artículos se tratan de un análisis basado en hechos y argumentos concretos, no en descalificaciones de tipo personal.

Aclaro que cada quien puede involucrarse en los temas políticos del modo que estime conveniente, está en su libertad y derecho. Por mi parte, siempre lo hago desde una posición despolitizada, desapasionada, desideologizada y, sobre todo, no partidista. No estoy amarrado al bando de la derecha ni al de la izquierda. Tampoco al partido demócrata ni al republicano. Soy un libre pensador y aunque me equivoque con frecuencia me dedico a llegar a conclusiones propias. No tengo obligación ni permito que nadie me imponga lo que debo pensar, decir o creer.

Y toda esta charla es para referirme a una situación particular: si la mayoría de los que me acusan de ser rojo, fidelista, demócrata, pionerito o que salí del closet y por no pensar igual a ellos me quité la careta y soy un castrista tapiñado… pueden perfectamente pedir su habilitación y el régimen los deja entrar a Cuba sin problemas, nuestra patria, por qué la dictadura de los Castro a mi me niega esa posibilidad??? La listica de los que no podemos entrar no es muy grande, que quede claro.

Será que todos esos mambises come gente y anticastristas de los de verdad son tan fieras que el régimen ni siquiera tiene valor de negarles el derecho a entrar o visitar su patria??? O será que donde único han sido fieras anticastristas es detrás de la computadora y el régimen ni siquiera los considera enemigos a tomar en cuenta, llegando incluso a no importales el permitir que puedan entrar sin problemas a la isla???

Y para que no haya confusión, la decisión de dejar entrar o no a Cuba se la arroga el régimen dictatorial de los hermanos Castro, pues ellos todavía tienen el poder y controlan todo lo relacionado con la isla. Eso es una realidad. Pero no por ello esa gentuza me puede obligar a que yo renuncie voluntariamente a mi país o al reclamo de mis derechos como cubano. Ellos cuentan con la fuerza y los mecanismos de imponer sus voluntades, yo nunca les concederé el que a voluntad acepte sus imposiciones.

El cubano exiliado que decida o crea que no tiene nada que ir a buscar a Cuba bajo la dictadura de los Castro, tiene mi respeto a su decisión. El cubano que considere que un modo de combatir a los Castro es manteniéndose alejado de nuestra patria y ni siquiera enviar remesa a su familia en la isla, tiene mi respeto.

Ahora bien, mi visión es diferente y no por ello creo ofender a nadie. Mi país es tan mío como del que se lo quiera o haya cogido por sus pantalones. Tampoco creo que castigando a mi familia dejando de socorrerla cuando pueda para que mitiguen la miseria atroz de la isla, sea la manera de combatir a la dictadura. En esos temas o estrategias de lucha, simplemente tenemos y tendremos criterios distintos.

Mientras viví en Cuba, hasta el 2012, asumiendo todas las consecuencias que fueran (arrestos, expulsión del trabajo, golpizas, condena a prisión, hostigamiento, amenazas) jamás le permití a la dictadura que me obligaran a sobrevivir como un preso haciendo lo que ellos, los carceleros, determinaran. Siempre me considere libre haciendo lo que creía correcto según mi sentir.

Fuera de Cuba, ahora que resido en Miami, es poco probable, para no decir que imposible, que alguien me obligue a renunciar a mi libertad. Tampoco a mí se me ocurriría pretender que los demás hagan lo que yo quiera o estén obligados por mi voluntad.

Les adjunto fotos de mi pasaporte y de la respuesta plasmada por la Embajada de Cuba en Washington, ante mi solicitud de habilitación del pasaporte.

Saludos y buen día para todos
6 de 9.608

Dr. Darsi Ferret 

Presentarán en Miami libro sobre la tragedia de Carlos Berenger en la Embajada del Perú

incertidumbre

Presentación del libro: “INCERTIDUMBRE EN LA HABANA”

El Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos
Invita a la presentación del libro

“INCERTIDUMBRE EN LA HABANA”
Carlos Berenguer

Mis experiencias durante la crisis de la Embajada del Perú en la Habana.
Acto de Repudio sin precedentes. 1980

 

PRESENTACIÓN: Jorge Dávila Miguel, escritor, colaborador al equipo de noticias CNN en Español y columnista de el Nuevo Herald. Por sus columnas en la sección Opinión de este periódico recibió el Premio Agustin Edward McLurre 1993 y el Premio de la Sociedad Hispana de Prensa. Dávila Miguel ha ejercido el periodismo en radio, televisión y prensa escrita durante más de 40 años.

AUTOR: Carlos Berenguer Torralbas nació en Santiago de Cuba. Se graduó de Ingeniero Mecánico en la Universidad de Oriente donde fue profesor e investigador. Realizó estudios superiores de Business Administración y Profesional Consultant en la Universidad de Miami. Es autor de varios libros entre ellos “Forex Elemental-Diccionario para Forex Inglés-Español. Cuando solicita asilo en la Embajada del Perú en La Habana en 1980, ostentaba el cargo de Jefe del Departamento de Investigaciones Tecnológicas del Centro para el Desarrollo Portuario, del Ministerio de la Marina Mercante y Puertos de Cuba. Durante su trayectoria profesional representó a Cuba y a los Estados Unidos en más de 30 países, en diversos tópicos como planificación, pronósticos y desarrollo. Impartió conferencias en instituciones de las Naciones Unidas como la UNDTAC y la FAO. Colaboró con la Agencia Noruega de Ayuda a Países en Desarrollo (NORAD) en Oslo, en diversos proyectos de desarrollo portuario.

FECHA: Miércoles, 26 de octubre, 2016
6:30 p.m. Recepción
7:00 p.m. Presentación

LUGAR: Casa Bacardi/Instituto for Cuban and Cuban-American Studies
Universidad de Miami
1531 Brescia Avenida, Coral Gables 33146

RSVP: Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos, (305) 284-
CUBA (2822) o (305) 537-9900. Espacio limitado.