SALARIOS DIGNOS, NO MIGAJAS

Por: Lcdo. Sergio Ramos
Con bombos y platillos el régimen castrista ha anunciado aumentos de sueldo para los trabajadores estatales y las pensiones a los jubilados. El sueldo medio del cubano será de 871 pesos nacionales al mes, lo que representan al cambio actual de 24 pesos por dólar, unos $36.29 US dólares mensuales; mientras que el promedio de las pensiones subirá a 500 pesos nacionales al mes que implican $20.83 US dólares mensuales. Esta medida abarcará a 3,067,000 trabajadores del sector estatal y 1,281,523 pensionados.
Obviamente, como dice el refranero “¿A quién le amarga un dulce?”, pero resulta que tales aumentos son todavía extremadamente bajos, inadecuados e insuficientes para el sostenimiento de modo digno y adecuado de los trabajadores y sus familias.
Para empezar, según un estudio comparativo del salario en América Latina, Cuba, aun con dicho aumento, sigue estando en el penúltimo lugar en la escala salarial latinoamericana, solo por encima de Venezuela (otro país que sigue los desastrosos pasos económicos de Cuba y cuyo salario medio actual de $6 US dólares mensuales), y por debajo de Haití, un país tradicionalmente paupérrimo. (En Haití el salario medio en dólares es de $70 US Dólares mensuales).
La insuficiencia salarial se destaca cuando tales salarios y pensiones los confrontamos con los altos precios la canasta básica de los consumidores cubanos. Así, por ejemplo, vemos que el litro de aceite cuesta $3 pesos nacionales. Un huevo vales $4 pesos nacionales. El arroz cuesta $5 pesos nacionales la libra. Los tomates a $8 pesos nacionales la libra. La malanga está a $10 pesos nacionales la libra. La Yuca a $4 pesos nacionales los frijoles a $20 pesos nacionales. La libra el boniato a $3.50 pesos nacionales. La libra de carne de puerco se cotiza a $57.50 la libra.
A estos precios hay que añadir la ineficacia del sistema en proveer los artículos alimentarios básicos, lo que genera la existencia de un mercado paralelo de bolsa negra; con el agravante de que muchas veces, el Estado vende esos productos en divisa o pesos convertibles (CUC), haciéndolos inaccesibles para los trabajadores cubanos y sus familias. En resumen, que para empezar medianamente a satisfacer sus necesidades adecuadamente, se estima que una familia cubana necesita ganar por lo menos, el equivalente a $86.41 US dólares mensuales (2,73.84 pesos nacionales), pero su salario promedio solo llega a $36 US dólares. Y mucho peor es la situación para los pensionados que solo reciben el equivalente a $20 US dólares mensuales.
El trabajador cubano necesita un salario digno, no migajas concedidas por el estado totalitario para justificar con treatrizaciones populistas su ineficiencia intrínseca y la explotación de los trabajadores por el régimen. En realidad, al régimen nunca le ha interesado sacar de la pobreza a los trabajadores cubanos, pues esta es parte del rejuego de control social y dominio del Estado totalitario sobre los ciudadanos. En este sentido la dictadura castrista ha venido violando sistemáticamente un derecho humano de los trabajadores cubanos contenido en el Artículo 23 inciso 3 de la Carta de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que establece que: “3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.”
El régimen cubano no tuvo para nada en cuenta las precarias condiciones económicas y las necesidades de los trabajadores cubanos y sus familias, lo cual viola el Convenio relativo a la fijación de salarios mínimos Número 131 de 1970 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que en su Artículo 3 establece que: “Entre los elementos que deben tenerse en cuenta para determinar el nivel de los salarios mínimos deberían incluirse, en la medida en que sea posible y apropiado, de acuerdo con la práctica y las condiciones nacionales, los siguientes: (a) las necesidades de los trabajadores y de sus familias habida cuenta del nivel general de salarios en el país, del costo de vida, de las prestaciones de seguridad social y del nivel de vida relativo de otros grupos sociales; (b) los factores económicos, incluidos los requerimientos del desarrollo económico, los niveles de productividad y la conveniencia de alcanzar y mantener un alto nivel de empleo.”

Detrás de las medidas salariales del régimen hay otro propósito muy alejado al de proveer el bienestar a los trabajadores. Actualmente en Cuba hay un malestar de fondo con las condiciones sociales y económicas que padece la población y que eventualmente puede llevar a explosiones sociales que pudieran afectar la estabilidad de la casta gobernante. Ante tal temor, la dictadura optó por amainar la situación con un raquítico aumento de salarios mínimos.
Pero lo cierto es que las condiciones de escases y pobreza continúan, pues el problema radica en un mal intrínseco del sistema político, social y económico imperante en el país. Luego el camino a la reivindicación de los trabajadores cubanos empieza por el cambio radical del sistema político, social y económico. Pues Cuba necesita ser un país de trabajadores libres, respetados plenamente en sus derechos humanos y laborales, que devenguen salarios adecuados y justos, que les permitan una vida digna para sí y sus familias. Pero para lograrlo hay que primero cambiar el sistema.
Insisto, el mal de Cuba es de naturaleza sistémica y mientras este no cambie totalmente y de raíz, continuaran los males y el sufrimiento del pueblo.
San Juan, Puerto Rico a 12 de Julio de 2019.

Sobre el fallecimiento del Dr. Ricardo Bofill Pagés

COMITÉ CUBANO PRO DERECHOS HUMANOS

NOTA DE PRENSA

El Dr. Ricardo Bofill Pagés, fundador del Comité Cubano Pro Derechos Humanos y padre del movimiento de oposición pacífica en Cuba, falleció en su hogar en horas de la madrugada de ayer viernes, 12 de julio del 2019. Siguiendo sus instrucciones, su cadáver será incinerado y sus cenizas quedarán al cuidado de su esposa de 40 años, Yolanda Miyares.

Durante los próximos días se anunciará una misa en su memoria en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad—La Ermita, presidida por su rector el Padre Fernando Heria; la misma será el acto público de homenaje y despedida de sus colegas de lucha, familiares, amigos y pueblo en general.

Agradecemos las numerosas manifestaciones de solidaridad recibidas.

Por la Junta Directiva del CCPDH:

Oscar Peña Martínez y
Sebastián Arcos Cazabon

VIVIENDA DIGNA Y SEGURA ES UN DERECHO

Por Lcdo. Sergio Ramos

Duele ver el triste espectáculo de familias cubanas durmiendo en portales por miedo al desplome de ruinosas viviendas. Son muchas los miles de familias cubanas que residen hacinados en inseguras edificaciones, con riesgo para sus vidas por causa de derrumbes.

Según estadísticas oficiales para 2018 se calcula que en país hay 9,823 cuarterías y unas 84,452 viviendas en estado precario. Además, hay 854 edificios residenciales en estado crítico, todo lo cual se estima que afecta unas 849,753 personas. A ello cabe añadirse el déficit de un millón de   viviendas, lo cual afecta a 2.5 millones de habitantes en todo el país.

Este no es solo este el único gran problema que día a día padece el pueblo cubano. Añádase la falta de alimentos y medicinas, las condiciones insalubres de los hospitales, la mala calidad del transporte público, entre otros muchos.

Se trata de un mal endémico cuya raíz está en la ineficiencia intrínseca del impuesto sistema económico, político y social que ha arruinado al país tras 60 años de dictadura comunista, y el cual se caracteriza por el centralismo totalitario, el clasismo y la privilegiación.

El improductivo sistema económico genera los escases de los materiales necesarios para la construcción de nuevas viviendas y la reparación y el mantenimiento adecuado de las existentes. A su vez, el control del Estado en la distribución y venta de aquellos limitados materiales que éste pone a disposición del público, son vendidos a precios exorbitantes en divisas o moneda convertible (CUC), inaccesibles para el salario de los ciudadanos, lo cual genera la existencia de un mercado negro basado en la corrupción y el robo.

Esto súmesele el problema generado por el enfoque clasista de privilegios en favor de aquellas personas incondicionalmente comprometidas con la dictadura, a los cuales el Estado les otorga viviendas, alimentación y servicios médicos en detrimento de las personas más necesitadas y las cuales son otorgadas en mayor calidad y cantidad en cuanto mayor sea la jerarquía dentro de las estructuras políticas del Estado.

En el fondo, el régimen cubano no puede, ni le interesa, resolver el serio problema de la vivienda que sufre el pueblo, pues la pobreza es parte del control social que el estado totalitario ejerce sobre el ciudadano.

Así pues, el Estado cubano viola institucionalmente un derecho humano contenido en el artículo 25, inciso 1, de la Carta de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que establece que: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial a la alimentación, el vestido, la vivienda…” (énfasis nuestro)

En otras palabras, todos los seres humanos tienen derecho a una vivienda digna y segura. Un derecho que sistemáticamente el régimen le ha conculcado al pueblo cubano durante décadas.

Bajo las actuales condiciones, resulta imposible la solución del serio problema habitacional que padece el pueblo cubano. Se trata de un problema sistémico. O sea, que es causa de una economía centralizada, ineficiente e improductiva, dentro de una sociedad dominada por una casta privilegiada, exclusivista y minoritaria que ostenta el dominio absoluto de un estado dictatorial y totalitario.

Para dar solución de este mal y a muchos otros que padece el pueblo cubano, se requiere la sustitución de la economía centralizada o en cualquier forma dirigida y controlada directa o indirectamente por el estado, por un sistema económico que abra el país al libre empresarismo y mercado para todo el pueblo sin distinciones. Esa libertad empresarial hará incentivar la productividad y acrecentar la economía, al tiempo que incrementará el empleo y elevará el salario de los trabajadores, por ende, el nivel de vida de la población; y consecuencia, se incrementará la producción de los materiales de construcción y provocará su abaratamiento en el libre mercado, garantizando su accesibilidad al pueblo para la reparación de sus viviendas y la construcción y/o adquisición de otras nuevas. Por otro lado, la libertad de empresarismo generará la apertura del mercado financiero, lo que permitirá la adquisición de préstamos para los inversionistas desarrolladores de viviendas y para los ciudadanos en general que deseen adquirir una vivienda nueva, lo que hará accesibles la adquisición de viviendas seguras y dignas con verdaderos y plenos títulos de propiedad.

Luego la solución del grave problema de la vivienda, y demás escases y penurias que sufren los ciudadanos cubanos, empieza por el cambio total y profundo del sistema político, social y económico imperante en el país. Un cambio enmarcado dentro de un sistema inclusivo y participativo de todos los cubanos basado en el democrático pluralismo político, la justicia social, y la libertad empresarial y de mercado.

San Juan, Puerto Rico a 4 de julio de 2019.

 

 

Cuba: contextos, caminos y desafíos

Jornada Académica en Madrid

Sábado

29 de junio, 2019

PROGRAMA

HOTEL PRECIADOS
C/ Preciados, 37
28.013 Madrid

Junio 2019
9:00 h.
29
Se ruega confirmación de asistencia en el correo:comunicacion@observacuba.org
FRIEND ON FACEBOOK
FOLLOW ON TWITTER
VISIT OUR PAGE
Instagram
YouTube
Copyright © 2019 Observatorio Cubano de Derechos Humanos, All rights reserved.
Usted está recibiendo este boletín de noticias porque se suscribió en nuestra página http://observacuba.org

Our mailing address is:

Observatorio Cubano de Derechos Humanos

Calle Eduardo Rojo 16
Calle Alberche 14

MadridMadrid 28007

Spain

Add us to your address book

Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Invitamos presentación libro BIOGRAFÍA DE UN HOMBRE DE DIOS – La vida de Monseñor Agustín Román de Julio Estorino

unnamed

Los invitamos a la presentación del libro

BIOGRAFÍA DE UN

HOMBRE DE DIOS

La vida de Monseñor Agustín Román

del escritor y periodista cubano

Julio Estorino

el sábado 13 de julio de 2019

a las 3 de la tarde

SALÓN VARELA

ERMITA DE LA CARIDAD

3609 South Miami Ave, Miami.

Presentado por:

Juan Manuel Salvat, Mons. José Luis Hernando y Sylvia Landa

LOS ESPERAMOS A TODOS

*************************************************************************************************

NEW BOOK INFORMATION:

INFORMACIÓN SOBRE NUEVO LIBRO:

1.- TITLE (TÍTULO): BIOGRAFÍA DE UN HOMBRE DE DIOS / La vida de Monseñor Agustín Román

2.- AUTHOR (AUTOR): Julio Estorino

3.- AUTHOR INFORMATION (INFORMACIÓN AUTOR):

JULIO ESTORINO nació en Unión de Reyes, Cuba, en 1943. Escribe desde su infancia. Se fugó de una prisión castrista en 1962, obtuvo asilo en la Embajada de Uruguay en La Habana y recibió asilo político en Estados Unidos en 1963. Sirvió como voluntario en el Plan de Unidades Cubanas del Ejército de Estados Unidos. Obtuvo sendas licenciaturas en Español y Ciencias Políticas en lo que es hoy la Universidad Católica de Santo Tomás, en Miami. Ejerce el periodismo desde 1959. Ha mantenido programas en las principales radioemisoras del sur de la Florida y ha tenido columnas de opinión en El Nuevo Herald, Diario Las Américas y la Revista Ideal. Fue cercano amigo y colaborador de Monseñor Agustín Román durante 45 años. En 2012 editó en forma de libro los escritos del Pastor del Exilio bajo el título de Una palabra más fuerte. Está casado desde 1967 con Isabel Pita. Tiene tres hijas y siete nietos.

JULIO ESTORINO was born in Unión de Reyes, Cuba, in 1943. He writes since his childhood. He escaped from a Castro prison in 1962, obtained asylum in the Embassy of Uruguay in Havana and received political asylum in the United States in 1963. He served as a volunteer in the Cuban Units Plan of the United States Army. He obtained two degrees in Spanish and Political Sciences in what is now the Catholic University of Santo Tomás, in Miami. He has been a journalist since 1959. He has maintained programs in the major radio stations in South Florida and has had opinion columns in El Nuevo Herald, Diario Las Américas and Ideal Magazine.. He was a close friend and collaborator of Monsignor Agustín Román for 45 years. In 2012, he edited the writings of the Pastor of Exile under the title of A Stronger Word. He is married since 1967 with Isabel Pita. He has three daughters and seven grandchildren.

4.- DESCRIPTION (DESCRIPCIÓN):

Este libro que tienes en tus manos es parte biografía, parte autobiografía y parte historia. Biografía, porque en él Julio Estorino nos cuenta la extraordinaria vida del bien llamado Pastor del Exilio Cubano, Monseñor Agustín Román. Autobiografía, porque mucho de lo que el autor relata es transcripción textual de lo que el biografiado dijo de sí mismo y de su vida en los diez años (2001–2011) en que ambos sostuvieron intermitentes sesiones de grabación y recopilación de datos con vistas a esta obra. Historia, porque en el ejercicio de su misión apostólica Monseñor Román se vio varias veces en el vórtice de acontecimientos de importancia histórica para la Iglesia, para Cuba, los Estados Unidos y/o los cubanos del exilio. Lo que se pretende con esta obra es presentar a un hombre de Dios —nunca mejor aplicada la expresión— en la integridad de su persona y en todas sus dimensiones: de la espiritual a la humana, de la patriótica a la eclesiástica, de la cotidiana a la extraordinaria. Lo que se busca es que el ejemplo de su vida suscite imitadores de su andar por la Tierra ganándose el cielo, pero no por ganar el cielo, sino por sanar la Tierra. Así Dios nos ayude.

This book is part biography, part autobiography and part history. Biography, because in it Julio Estorino tells us the extraordinary life of the well-called Pastor of the Cuban Exile, Monsignor Agustín Román. Autobiography, because much of what the author relates is a textual transcription of what the biography said of himself and of his life in the ten years (2001-2011) in which both held sessions of recording and data collection with a view to this work. History, because in the exercise of his apostolic mission Monseñor Román was seen several times in the vortex of events of historical importance for the Church, for Cuba, the United States and / or the Cubans of exile. What is intended with this work is to present a man of God in the integrity of his person and in all its dimensions: from the spiritual to the human, from the patriotic to the ecclesiastic, from the everyday to the extraordinary.

5.- PLACE OF PUBLICATION (LUGAR): Miami, Florida, USA

6.- SERIES (COLECCIÓN): Colección Félix Varela # 59

7.- EDITION (EDICIÓN): First edition (primera edición)

8.- PUBLICATION DATE (FECHA EDICIÓN): June, 2019 (Junio, 2019)

9.- BINDING (ENCUADERNACIÓN): Paper (rústica)

10.- FORMAT-PAGES ( FORMA­TO/PÁGINAS): 6 x 9″ 655 p.

11.- LIBRARY OF CONGRESS CAT. CARD # 2019937355

12.- I.S.B.N.: 978-1-59388-305-8

14.- PRICE (PRECIO): Precio especial día de la presentación

********************************************************************************

“Declaración de Panama”, resultante del Taller Estratégico 2019 de la Mesa de Unidad y Acción Democrática de Cuba

Ciudad Panamá.LicenciaAtribución Algunos derechos reservados por Avodrocc 

 

Mesa de Unidad y de Acción Democrática
Declaración Final
Ciudad de Panamá – La Habana Vocería: 19-05

Los miembros de la Mesa de Unidad de Acción Democrática (Muad), reunidos en la Ciudad de Panamá los días 3 y 4 de junio de 2019 en el Taller Estratégico 2019, junto a nuestros colegas del interior de la isla de Cuba, que fueron impedidos por el gobierno de viajar a la cita, hemos acordado lo siguiente:
El ascenso de Miguel Díaz-Canel Bermúdez a la cima del poder político en Cuba y la entrada en vigor de una nueva Constitución, no solo no han supuesto un cambio en las condiciones políticas y económicas del país, sino que han ahondado la falta de representatividad política de los órganos de gobierno y la precariedad material y espiritual de la nación. La Muad, desde su creación en 2015, ha ofrecido su concurso para la superación del clima de confrontación y hostilidad verificado por décadas en Cuba, y nada se ha logrado desde entonces. Nuestra meta es propiciar una nación que respete la democracia y el estado de derecho, pero no como resultado de la victoria de unos sobre otros sino del triunfo de todos sobre la desidia, el abandono y la irresponsabilidad. Un cambio del que cada cual se sienta autor.
Las libertades fundamentales de las personas continúan siendo conculcadas bajo la propia Constitución y su extensión lógica de leyes. Se mantiene la retórica del “enemigo” como forma de desconocer al adversario. Se estigmatiza al que abandona el país, a la emigración, diversa pero siempre cubana y se persigue y encarcela al que piensa diferente. Se injuria al que trabaja y, aún más, al que consigue con su trabajo superar las condiciones de hambre y necesidad.
Estas condiciones no ayudan al país ni ofrecen esperanzas. Mucho menos cuando son acompañadas por el excesivo poder económico de las empresas militares, decididas a erigir gigantescos hoteles de lujo con compañías y trabajadores extranjeros, y se ponen en práctica generosas políticas de atracción al capital foráneo, ajenas para sus equivalentes nacionales.
Frente a la imperiosa necesidad de “enemigos”, los cubanos nos hemos visto clasificados como tales por el Estado, que debía ser nuestro facilitador. Es una situación anómala que vuelve sospechosos los más elevados gestos de humanidad.
La Muad rechaza el tratamiento dado recientemente a los connacionales que procuraron ayudar a las víctimas del tornado que afectó algunas de las áreas más pobres de La Habana el pasado 27 de enero. Rechazamos también la represión con que se ultimó la marcha contra la homofobia el pasado 11 de mayo y que divulgó la imagen de un país que persigue lo que en el mundo se vive como una fiesta. Y rechazamos el silencio estatal sobre los feminicidios y crímenes relacionados
con la discriminación de género, racial y cualquier otra lesiva de la dignidad humana.
Apreciamos las facilidades que han dado acceso a los ciudadanos de la isla a internet y las redes sociales. La novedad ha puesto de relieve que la sociedad civil cubana es una realidad, pues lo que hasta hace poco tiempo eran iniciativas difíciles de apreciar, han ganado una capacidad de convocatoria y divulgación inéditos. Se ha movilizado a la población para asistir a damnificados, reivindicar un trato más humano hacia los animales, luchar contra la homofobia, denunciar decretos estatales que bloquean la libertad artística y reducir los precios de los servicios de conexión a la llamada red de redes, por solo citar los más relevantes. Igualmente fue efectiva la movilización por el No en vísperas del referendo constitucional del pasado 24 de febrero. La campaña que en favor de su aprobación realizó el Estado cubano, monopolizando los medios de difusión y penalizando la manifestación pública en contra del texto propuesto, encontró en la movilización a través de las redes sociales la única contestación pública. La parcialidad respecto de la utilización de los medios de comunicación y la movilización pública hacen de la aprobación resultante un evento cuestionable.
Como resultado del nuevo texto constitucional, el país prepara una nueva Ley Electoral. La Muad insta al Estado cubano a hacer de ese texto un modelo que propicie la participación efectiva de los ciudadanos en el proceso de elección de sus representantes políticos, respetando las libertades de asociación y movimiento sin mirar sus preferencias ideológicas.
Convocamos al gobierno cubano a que libere los espacios de participación, de modo que la movilización creciente no tropiece con un clima de represión y agravio, como el que vimos durante la asistencia a los damnificados del tornado en las jornadas posteriores al 27 de enero, y a los que se movilizaron contra la homofobia el pasado 11 de mayo.
En este momento se verifica un distanciamiento entre el gobierno de Cuba y el de los Estados Unidos. El régimen de sanciones del país vecino hacia Cuba se vigoriza y las consecuencias no se han hecho esperar. La Muad considera que esta dependencia del mayor o menor distanciamiento respecto del gobierno de los Estados Unidos se debe a la incapacidad del país para producir alimentos y generar recursos productivos y financieros que nos independicen de los
ciclos políticos de otras naciones. Los miembros de esta Concertación instamos al gobierno cubano, una vez más, a liberar las ataduras a la capacidad productiva de la nación, tanto agrícola, manufacturera como de servicios de alto valor agregado. La Muad se solidariza con los luchadores democráticos de Venezuela y Nicaragua y desea que todos los gobiernos carentes de legitimidad social sean sustituidos por regímenes democráticos.
Surgidos de la movilización por la democracia en Cuba, conocemos el costo y el dolor de ambos pueblos.
La represión política es para la Muad el aspecto más enojoso e inaceptable de las prácticas autoritarias del gobierno cubano. La consagración de un sistema de partido único en el nuevo texto constitucional deja sin efecto la proscripción de la discriminación que el mismo texto dicta.
Repudiamos de manera particular la existencia de presos políticos y la criminalización de los hijos, cónyuges, hermanos y padres de los opositores, como manera de desestimular su lucha.
La libertad es una, el dolor que causa su falta es infinito. Paremos ya este despropósito.
Ciudad de Panamá-Cuba, 10 de junio de 2019

Anuario Histórico Cubanoamericano # 2

PORTADA ANUARIO 2

Ya está a la venta en Amazón el Anuario Histórico Cubanoamericano #2 con trabajos relacionados con la Historia de Cuba y sus Exilios de los siguientes autores:

Iván M. Acosta Fernández

Roberto Álvarez Quiñones

Guillermo Belt

Hugo Byrne

Raúl Eduardo Chao

Pedro Corzo

Enrique Del Risco Arrocha

Jesse Fernández

Lucio Fernández

Cristóbal Garau Rodríguez

Manuel Gayol Mecías

Mariela A. Gutiérrez

Luis Leonel León

Eduardo Lolo

Roberto Madrigal

Ángel Marrero

Dean Luis Reyes

Perla Rozencvaig

Liliana Soto Marini

Octavio de la Suarée

Aurelio de la Vega

Contiene, además, una carta hasta ahora inédita de Bartolomé Masó a Tomás Estrada Palma que, cuando menos, pone en entredicho la imagen que se tenía de la relación entre ambos.

Para más información o adquirir un ejemplar, hacer click en el siguiente enlace.

Pueden reenviar (forward) este mensaje a familiares y amigos en su lista que consideren pudieran estar interesados. Gracias,

Dr. Octavio de la Suarée, Editor

ACADEMIA DE LA HISTORIA DE CUBA EN EL EXILIO, CORP.

Email: directiva@academiahce.org

P.O. BOX 521364

Flushing, NY 11352