LA CUBA QUE EXTRAÑAMOS

(a alguien que adora la naturaleza y la cubanía con los Valles de su historia)

Por, Amelia M Doval
Fotos, Adrián De la Paz Rodríguez

Cuando uno abandona la tierra limpia que lleva en la conciencia, es el cuerpo el que se va, son los huesos forrados de piel los que caminan por calles con nombres nuevos. Asustadizos enanos parecemos cuando el monstruo de la nueva sociedad nos abraza. No hay consuelo, culpamos por las ausencias. Agotamos a los que nos rodean con historias personales que nos ubican en un momento de la vida, porque de repente, a una edad cualquiera dejamos de pertenecer y somos parte de la nada, no sabemos, no entendemos de qué balsa podemos agarrarnos.

La Patria que extrañamos no son gobiernos con parábolas de poder, es la naturaleza, es el aire, son los amigos, el mar, hasta el viento que se muestra rebelde y acapara la atención. Esa arena que nos parece mucho más hermosa cuando la miramos desde nuestra perspectiva, como parte de la historia que incluimos en fotos y memorias.

El país al que volvemos aunque sea sólo en sueños, lleva animales, flores, olores que cuando le damos volumen parecemos petulantes criaturas mostrando una realidad ajena a los que escuchan. Nuestros recuerdos son trozos de Patria que le robamos a la humanidad. Miramos con asombro las cosas sencillas que siempre estuvieron al alcance y hoy se escapan, se esconden en los más lejanos rincones de la conciencia, entonces comenzamos a adorar el instante mismo.

Esta es Cuba, la que extrañamos, la que tiene un Pinar del Río con su Viñales y obstenta la belleza de una cueva llamada Incógnita. Dios nos regaló la naturaleza para tocarla y sentir que el Paraiso estaba cerca, que somos ángeles dentro de este mundo alejado de todo lo superficial.

Nuestro archipiélago es también su Isla de Pinos que ahora, con ínfulas de cambio le dio por llamarse Isla de la Juventud. No importa el nombre, la realidad es esta, un bote sobre el mar tranquilo, una paz que traspasa la foto y nos llega al alma. Una estación de acopio de langostas, un lugar cualquiera con una función desconocida, esa es La Manteca, como se nombra; para nosotros es parte de la Patria, de ese pedazo de celúla que en el cuerpo infinito nos pertenece. Esa es la Cuba que extrañamos, la que no podemos doblar como pañuelo y dejar que se llene de vejez en la gaveta.

 

APLAUDO Y SIGO DE CERCA TU PROGRAMA TONY CORTÉS

http://cubanuestra6eu.files.wordpress.com/2010/03/martel.jpg
Por Jose L. Martel josel
martel@yahoo.com
 Un gesto de confraternidad universal de cubanos resultó la invitación y comparencia a tu programa del querido director y editor de Revista y Sitio Web, Carlos Manuel Estefania, con su Cuba Nuestra nacida en el exilio cubano de Suecia.
Felicito tu trabajo directamente con aquellos hermanos cubanos que tanto trabajo pasan en su trayectoria a través de terceros países buscando libertad. El contacto directo con ellos en los lugares donde residen es algo admirable de tu parte. Creo que ahora Mega TV tiene competencia de superar en rairting a a la competencia de A Mano Limpia del Canal 41.
No desmayes y sigue imprimiendo esfurzos y calidad. calidad y esfuerzos a tu trabajo de denuncia y expone de lo que se dice es una realidad, todo es cierto. Para aquellos que no reconocen estos capítulos de desperación que viven nuestros hermanos en esos paises que los abusan y discriminan tu programa muestra esta obra en vivo.
Te estas ganado un espacio positivo y tan necesario que muchos cubanos y de otras nacionalidades estan pendientes de cada acontecimiento que suceda. El tema de boxeadores cubanos fue muy ilustrativo trata de hacer algo con los peloteros cubanos que arribaron y siguen llegando a tierras de libertad.
Y una cosa completamente aparte, si nacistes en el barrio de Pueblo Nuevo, eres coterraneo de Marzo Fernández y de un servidor. Dicen que los nacidos en este barrio son gente de buenos corazones.
Un abrazote
JM
             José (Pepe) Martel
                     Periodista
Fundador: LAGRAFA, Asociacion Comunicadores Miami y 
Comunidad  Comunicadores  Iberoamerica (COMUNICASIBER).  

Desde la Otra Orilla: Un palenque llamado Miami.

Objeto en venta de la tienda de recuerdos Sentir Cubano, en la calle 8 de Miami. Foto. Carlos M. Estefanía

Por Francisco Almagro.

Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad transitoria, no son merecedores ni de la libertad ni de la seguridad.
Benjamín Franklin

 

Miami fue, es y puede que siga siendo durante un buen tiempo un sitio hacia donde se escapa. Miami puede ser ese refugio que se piensa temporal y termina siendo irreversible. Miami es, desde hace mucho, como esos antiguos palenques o quilombos de tiempos coloniales: una tierra prometida liberal e incluyente hacia donde ir sin que algunos sepan bien por qué y para qué.

El palenque o quilombo era el único sitio hacia donde el esclavo podía huir, y allí, rodeado de otros cimarrones –escapados, desertores del Amo- aspirar a una vida en libertad. Poco sabemos de cómo se organizaba un palenque, quien y como se repartían las tareas, los alimentos, la defensa. Y no es una casualidad. Ni los cimarrones dejaron una constancia escrita suficiente por obvios motivos culturales y de educación, ni los que contaron la Historia –los blancos vencedores- tuvieron interés en hacerlo. Algunas anécdotas han llegado a nuestros días. Sabemos que no tenían Rey. Que hubo bastante igualdad entre sus integrantes a pesar de que los había nacidos en América –criollos- y traídos de África. Los apalencados no usaban armas de fuego y sus palizadas resistieron el embate de las armas y las tormentas tropicales.

Aun cuando la analogía de comparar esta bella y moderna ciudad con un quilombo perdido en las serranías de la Sierra Maestra o de Rio de Janeiro sea osada, la historia misma de Miami –quiere decir agua dulce- nos habla de una larga cadena de hechos curiosamente engarzados. Los habitantes autóctonos eran de la etnia miyaimi, y en menor cuantía los calusa. Pero los primeros aborígenes destinados a habitar estas tierras por los colonos ingleses fueron un desgajamiento de la tribu Creek, los seminoles. Una de las posibles traducciones a la palabra seminole es traidor o desertor. Los indios seminoles se refugiaron en todo el sur de Península, haciendo de los Evergadles y sus alrededores una suerte de palenque anodino.

No pocos afroamericanos encontraron en estas tierras refugio y olvido a la esclavitud. Más al sur de Miami, en Key West –latinizado Cayo Hueso-, cientos de cubanos se refugiaron antes y durante la Primera Guerra de independencia. Sin ellos y sus aportes financieros, José Martí no hubiera podido relanzar la lucha.

Los colonos blancos norteamericanos se empezaron a establecer a finales del siglo XIX, cuando aun los mosquitos y sus temibles trasmisiones de malaria y fiebre amarilla hacían casi imposible la vida humana. Entonces Miami era un pantano que se hundía en unas arenas gruesas bañadas por las mareas del Atlántico. Apenas existían conexiones viales adecuadas con el resto del país. Una acaudalada viuda llamada Julia Tuttle, no sabemos si escapando a su infortunio temprano, decidió vivir en estas tierras hacia 1891. Y se dice que fue ella quien convenció al multimillonario Henry Flagler para construir tramos de ferrocarril y enlazar Miami con los cayos y el resto de las ciudades floridanas.

Las mejores vías de comunicación facilitaron el apalencamiento de hombres y mujeres de todo pelaje y condición. Se sabe que durante la llamada Ley Seca, Miami y los cayos fueron entradas sin sequedad alguna de mucho alcohol cubano. En los hoteles que entonces comenzaban a florecer, durmieron o vivieron los más famosos delincuentes de la época. Pero Miami siguió siendo refugio, quilombo americano para ancianos en jubilación, mansos excluidos cuyo último deseo fue huir del Norte doblemente frio: en lo climático y lo humano.

Miami cambia su fisonomía a partir de 1959, con la Revolución Cubana. Se calcula conservadoramente que en los primeros 10 años llegaron a Miami casi medio millón de cubanos de una población que fluctúo entre seis y siete millones de habitantes. Eso sería como si del Ingenio escaparan dos de cada diez esclavos de la dotación. Una verdadera ruina para el dueño. Y una vez en Miami, cuentan los más viejos, el palenque no fue lo que esperaban: los letreros de No se aceptan perros, niños o cubanos; magistrados, médicos e ingenieros recogiendo tomates porque no tenían un titulo valido. No había trabajo si no hablaban Ingles. Los nuevos cimarrones lo perdieron todo, como dice Jorge Valls, el exilio fue como un naufragio.

Cuando este palenque que es Miami comenzó a parecerse un poco a una ciudad ordenada –en los cánones anglo-, una imprevista ola de más de cien mil cubanos arribaron a sus costas en menos de dos meses. Estos nuevos cimarrones ya encontraban cierto orden y algunas cosas hechas, pero vivir en el barracón donde el mayoral es quién corta el bacalao, y por lo menos hay un techo donde dormir, a tener que pescar por su cuenta y agenciarse el techo propio hay un tramo bien grande. No resultó fácil entenderse. No fue fácil repartir. Algunos quisieron regresar a la Plantación, rendidos ante el peso de la responsabilidad y la libertad. Otros, la mayoría, se instalaron en un terreno entonces casi virgen y construyeron un quilombo modesto, a su medida, que responde al nombre de Hialeah –Hermoso valle-; allí se reproducen sin sonrojo muchas de las costumbres de sobrevivencia que se tenían en el Ingenio.

Después han sido sucesivas olas de todas partes. En este palenque muchos de los que lo habitamos tomamos, tal vez de modo inconsciente, actitud de cimarrones impenitentes: escapando siempre de algo o de alguien. Hay escapados de México y Centroamérica, huyendo de la miseria y la violencia endémica; los hay que huyen de los Socialismos del Siglo XXI, con sus millones y sus sueños en el Doral –ese nuevo palenque de Miami-; hay evadidos de Europa del Este y del Oeste porque ya no importan las coordenadas si los bancos deudores son buenos usureros; existen los clásicos fugitivos de todo maleficio, los asiáticos, quienes en la medida que su Ingenio mejora prefieren venir a este palenque previendo, como buenos discípulos del Zen, que la Iluminación solo se logra con el orden interior, la frugalidad, la autonomía.

Miami es, pues, una ciudad de sobrevivientes. De casi cuatro millones de historias que viven en su área metropolitana, y que han llegado de los más lejanos rincones del Mundo haciendo verdaderas proezas para ingresar vivos al quilombo. Aquí vive una masa de apalencados que se resiste a un(a) orden(nanza) en sus lugares de origen y a veces se confunden, y se creen que pueden hacer aquí lo mismo que hacían en el lugar de donde escaparon. Convencidos de que no hay vuelta al Ingenio, a la Plantación o lo que se le parezca, luchan por hacer cada día de este sitio algo así como la Gran Manzana –sería algo así como el Gran Mango, o la Gran Banana-, con todos sus sueños y pesadillas posibles. Todavía mañana, mientras usted lea estas líneas, estarán llegando nuevos cimarrones a este paraje con la idea de hallar refugio en una zona de libertad absoluta y de bonanza material sin límites y no haber venido a un territorio hacinado, adusto y tórrido donde uno, al menos, puede respirar.

Miami.Foto. Carlos M. Estefanía

Hermano de Orlando Zapata se queja de la política en el Exilio

CUBA LLORA Declaraciones de Rogelio Zapata Tamayo

enviado desde geminiscuba2004 no_reply@yahoogroups.com

En declaraciones hechas a Olance Nogueras para el Noticiero de Gentv, el hijo mayor de Reina Loina Tamayo, Rogelio Zapata Tamayo, hizo fuertes declaraciones contra el exilio y sus patrocinadores. (Fotos: Nuevo Acción/Gentv)

Las palabras textuales de Rogelio Zapata Tamayo, son duras y sobre todo reflejan una actitud contraria a la que se supone que asumirían unos REFUGIADOS POLÍTICOS.

Rogelio, llegado el pasado 9 de junio, junto con su madre Reina Loida y 12 familiares más, afirmó molesto antes las cámaras de Gentv: “Todo se vuelve política. Yo no como política, yo no siembro política…ya yo lo que viví en Cuba, yo lo hice en Cuba. Mi objetivo principal aquí es trabajar”

.

Más adelante en la entrevista dijo, evidentemente molesto: “Todo esto ha sido un engaño y todo es una mentira, desde que llegamos, primero nos dijeron una cosa, y luego nos dijeron otra, y al fin y al cabo, la verdad no se sabe donde está”.

Fuente: Nuevoaccion.con , Olance Nogueras y GenTV

JUVENTUD REBELDE, ANCIANIDAD DOBLADA

Por, Amelia M Doval
Foto, Adrian De la Paz Rodríguez

Lo que nunca llegó a ser una juventud rebelde hoy es una ancianidad doblada. Inclinada la cerviz por el peso del pecado de vivir en una aceptación eterna. Un servilismo que no calibró las consecuencias. Más de medio siglo de miseria cargado sobre las espaldas de una población que envejece en un olvido total.

Esto es Cuba, los jóvenes de ayer y los de hoy muestran un rostro ajado, decrépito, corroído por el virus de lo que nunca llegó a ser. Manos que han sostenido el eterno aditamento: una jaba que se repite de generación en generación, vacía de soluciones y repleta de preguntas innecesarias pues, todos conocen las respuestas. Cuba, no es la Habana donde a veces florece la aparente abundancia de un mercado sólo apto para consumidores foráneos, es una isla que sostiene el riesgo de jugar con la muerte como única opción de vida.

Para una demografía que muestra, a través de sus creibles estadísticas, la verdad de la subsistencia es evidente que todo marcha en retroceso. La población disminuye sus cifras de nacidos vivos, de habitantes por kilómetros cuadrado. Las enfermedades acrecientan su presencia con variantes endémicas, resultado de una pésima alimentación y una deplorable higiene que no encuentran refugio ni solución en la fatalidad geográfica, justificación una y otra vez de las carencias provocadas por los impositores de leyes irracionales, aplicadas a lo social, a lo económico, laboral, político. Cuba es la isla de la absurda disquisición porque todos conocemos el veredicto y no logramos ponernos de acuerdo en la manera de ejecutar la sentencia.

CARLOS ESTEFANIA EN EL PROGRAMA DE TONY CORTÉS

Carlos M, Estefanía durante almuerzo ofrecido por La Gran Familia. Foto cortesía de José L Martel.

José (Pepe) Martel.

Abundantes felicitaciones para el productor de Mega TV-Canal 22 y para su presentador Tony Cortés por la invitación cursada a nuestro querido amigo y compatriota, Carlos Manuel Estefanía, director de Cuba Nuestra, que reside en Estocolmo, Suecia. La disertación de Carlos Manuel fué admirable como fiel representante de los cubanos rebeldes en ese país. Defensor de los postulados democráticos y gestor de la revista Cuba Nuestra y director de una página digital del mismo nombre completa en información que se edita del viejo continente europeo. Definida su línea de defensa y lucha por la democratización de nuestra patria mantiene una volumen sólido y cualitativo de temas de interés educativo, político, social y económico..

Aproeecho para agradecer sus palabras a mi persona y decirle que siempre ha sido parte de un grupo que lo recibió como un miembro de honor, La Gran Familia de Miami (LaGraFa), convertida después Asociación de Comunicadores de Miami (ACM) y representado actualmente por Comunidad de Comunicadores de Iberoamerica (COMUNICASIBER) su institución.

Nos agradó la oporundiad que esta vez brindó ese espacio y su presentador Toni Cortés de recibirlo como lo que representa, una personalidad cubana exiliada en Europa, distinta a la que hace dos años le ocurrió cuando de forma descortéz la periodista María Elvira Salazar trató de acorralarlo de forma impropia y donde de forma serena y talentosa le demostró que la libertad de prensa dentro del mundo libre es invulnerable y el derecho a la réplica es insoslayable.Recuerdo que LaGraFa le ofreció en cambio una amistoso almuerzo donde el invitado tu la oportunidad de ofrecer una charla de gala recibiendo cálidos aplausos. Esta vez bienvenido a Miami donde tienes grandes amigos y conocidos.

Miami, Florida, USA
joselmartel@yahoo.com

GRAN ESPECTACULO DE ¡YA! EN MIAMI

Miami. Julio 2011. Foto: Carlos M. Estefanía

Por José (Pepe) Martel
Indudablemente que José Arenal es un gran comunicador y antes de seguir descargando quiero darle un efusivo, emotivo y gran abrazo a su talento desbordado en creatividad y efectos positivos en nombre de la Comunidad de Comunicadores de Iberoamérica que estuvo presente en este esa magnifico Gran Show de Artistas y Actores que colmaron el Teatro Manuel Artime el pasado domingo 17 de julio celebrando el “Décimo Aniversario del periódico ¡YA!”
No creo disfrutamos un “derroche de talento” como anunció su publicidad. Esa palabra derroche tiene distintas significaciones de acuerdo a sus motivaciones ya que se interpreta como “malgastar valores innecesariamente” y al mismo tiempo “abundancia de cualidades buenas y positivas”. Y ante estos significados -ni uno ni otro- el elenco artístico-cultural presentado sobrepasó derroches y abundancias con espectaculares actuaciones de reconocidos y afamados intérpretes de la farándula y el clásico mundo del espectáculo. Pudimos deleitarnos con nuevos autores que no conocía que deslumbraron a la audiencia y produjeron sendos merecidos aplausos a esos talentosos exponentes de en cada una de sus bellas interpretaciones. No solo Arenal nos presentó un show de escenario fijo sobre las tablas sino que “sin alfombra roja” ni esa pasarela de grandes eventos fuimos sorprendidos por esa disposición de artistas que escenificaron sus números compartidos directamente con el público desde sus asientos.
Abrió el evento el Dr. Luis Conte Agüero cantando los himnos nacionales de Estados Unidos y Cuba siguiéndole un gran artífice de la instrumentación y actuación Martín Terry que tocando su saxofón abrió el show viniendo desde atrás por uno de los pasillos de la sala produciéndose deleitando a todos con lindas melodías. Le siguió una gran pianista e intérprete del canto Vicky Roig, un conocido cantante Miguel de Cervantes deleitó con bellas interpretaciones y no faltó humor y costumbrismo cubano con el elocuente y polifacético Juan Troya versando algo de Cayo Hueso, Colón y la negrita chancletera típica de aquella época.
Representando a la madre patria, cantó y bailó Grace de España, el piano retumbó ese gran intérprete pinareño Ramón Arronte con bellas y recordadas composiciones. Una joven y deslumbrante vocalista cantando en inglés y español arrancó prolongadas ovaciones. La legendaria y querida Nenita con sus cuentos y chistes al rojo vivo, el salsero Rey Ríos con sus movidas interpretaciones, un guarachero/salsero de gran calibre puso a bailar a todo el mundo desde sus asientos y el característico guarachero recordando dos figuras de la música cubana, Benny Moré y Rolando Laserie, mantuvo a todos movidos y coreando en todo momento.
En un emotivo acto ¡YA! otorgó premios de reconocimiento a conocidas personalidades de nuestra comunidad como: Enrique Encinosa (Premio Félix B. Caignet); Jorge Félix (Premio Mario Barral); Pedro Román (Premio Caridad Bravo Adams); Omar Reyes, (Premio Manolo Alonso); Leslie Pantin (Premio Rolando Barral); Dr. Manuel A. Alzugaray (Premio Dr. Carlos J. Finlay) y Cristóbal Díaz Ayala (Premio Antonio María Romeu).
Y no solo disfrutamos de actuaciones y premiaciones sino que Arenal se caracteriza por la entrega de muchos regalos que aportan sus patrocinadores y anunciantes que hacen una pincelada distinta que solo ¡YA! se convierte en exclusivo. Rifas y números regalos y obsequios ofertados como: Certificados para comprar en el Supermercado Presidente por $50 dólares; un viaje a la ciudad de San Agustín de Alegría Travel; una cena de The Fish House de $20., perfumes de Agustín Reyes y Perfumelandia; entradas para la Cinemateca Roxy, CDs de música popular, relojes de la Latin Cash y hasta pelucas resultaron incluidas en esas bendecidas jabas. La animación del programa estuvo a cargo de un conocido presentador y compositor, Miky Chevalier y una bella dama del espectáculo, María Lourdes, un dueto de reconocida profesionalidad. Un teatro lleno disfrutando entusiasmo y confraternidad compartiendo otro nuevo aniversario de uno de los mejores periódicos comunitarios que se editan en Miami y agradeciendo de su director-editor José Arenal y a su ¡YA! continuidad en mantenernos bien informados en temas que otros no publican.
Miami, Florida, USA. / joselmartel@yahoo.com