FE Y TRADICION, UN RECORRIDO EN LA MEMORIA

Por, Amelia M Doval

Fotografía, Adrián de la Paz

Septiembre nos regala la FE sin aparentes camuflajes, ni divisiones religiosas. Creyentes, no creyentes, curiosos, ansiosos, desesperados, enfermos, agradecidos, se acercan a la puerta de la iglesia buscando la paz que ha escapado. Comienza un nuevo año en el almanaque de quienes entregan sus más escondidos deseos y esperan un milagro.
La religión unifica, simplificando con gestos y cantos el mensaje para la humanidad: amor.

En la noche del 6 de septiembre, salimos a la calle para acompañar a la Virgen de Regla en su peregrinaje corto pero simbólico, queríamos dejar constancia de una imágen única, un momento especial. La lluvía apareció de repente, pero lo fieles la llevaban en hombro. Respetada por la policía, querida por sus admiradores y deudores, acompañada por una banda de música, bendecía con su presencia un barrio pobre. Repartir el pan de los milagros había marcado el inicio de este camino. Adentro, en el pequeño espacio los rostros reflejaban el dolor.

Mientras, en otro extremo, los fieles se aglomeraban bajo la cúpula vigilante y serena de La Ermita de la Caridad. El dolor de un pueblo que ruega por un futuro necesario, cedía espacio a la alegría de lo alcanzado, a los 50 años de presencia y constancia, de batallar y rogar.Tan distantes una iglesia de otra, tan diferentes sus aproximaciones religiosas y en los rostros de los fieles la misma señal de fe, de bondad, de sumisión, necesidad, de amor.

Culminamos el recorrido de la noche en Cuba 8, un lugar consagrado a la veneración de la Caridad. Una fiesta homenaje nos dejaba estampada en la memoria, con recurrente oficialidad, la verdad de una sociedad que inmersa se declara parte y creadora de un sincretismo donde la creencia no está regida por normas sino por la confianza. El salón, tan familiar, de una institución creada para el arte y por el arte, abrió sus puertas a los presentes para disfrutar con exquisita elegancia el nuevo amanecer.

Una noche de esperanza, de deseos de unificar, de expandir el amor. Una noche donde las barreras se levantan y los cantos promueven la fe. ¿Sincretismo religioso? ¿Globalización de la fe? ¿Unificación de amor?. A fin de cuentas no importa, lo que realmente se puede valorar es la masa de energía que se mueve con un objetivo. Los fieles con su incondicionalidad, son los que construyen y sostienen las religiones, son las fuertes columnas que soportan el techo que los protege, su templo.

El pueblo salió a la calle, celebró, se apretó en cerrado paso para dar muetras de su esperanza. Nuestra Señora de la Caridad´´Cachita´´ , está en el alma de cada cubano devoto de la libertad. La Ermita es un refugio frente al mar, un faro que alumbra los sueños y desde allí, su inamovible posta vigilante, parece gritar por la libertad en el silencio de la inmensidad. Custodiando siempre los sueños de un pueblo.¡ Qué Nuestra Señora de la Caridad(Oshún) nos guie, que la Vírgen de Regla (Yemayá) nos proteja!, las mismas expresiones, rostros diferentes, una sola palabra: FE.

Anuncios

Un pensamiento en “FE Y TRADICION, UN RECORRIDO EN LA MEMORIA

  1. Pingback: 9 sept 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s