ORLANDO BOSCH: ¿PATRIOTA? o ¿TERRORISTA? (IV parte)

Por José (Pepe) Martel
Este trabajo se lo dedicaré exclusivamente a la lectura que refleja el libro “Los años que he vivido” de Orlando Bosch en referencia a la explosión criminal del vuelo 455 merece mucha reflexión. Sobre estos hechos se han tejido innumerables versiones y en definitiva la caja negra nunca se encontró o jamás se buscó. A mi juicio Cuba si la encontró y oculto ese hallazgo. La voladura de esa nave aérea aconteció un 6 de octubre de 1976. Era un avión modelo DC-8 de Cubana de Aviación donde viajaban 48 pasajeros (32 cubanos, 11 guayaneses y 5 coreanos), 15 miembros de la tripulación y otros 10 empleados de la aerolínea incluyendo, me imagino, personal de la seguridad cubana. Se escribe en el libro que “al interrumpirse el vuelo 455 de Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados, Orlando Bosch estaba en Venezuela cumpliendo una invitación del presidente venezolano Carlos Andrés Pérez a través de su asesor de seguridad y jefe del DISIP, Orlando García Vázquez”.
Surge en esta historia un nuevo personaje que acompaña a García Vázquez a la llegada de Orlando al aeropuerto de Maiquetía (sep. 8/76). Se trata de Ricardo Morales Navarrete más conocido como El Mono y se decía que de informante del FBI se había convertido en comisario del DISIP, elemento discordante del recién llegado, tanto es que Orlando no durmió esa noche esperando un ataque trapero del Mono. Su trabajo aparte de la ayuda que deseaba pedirle al presidente Carlos Andrés Pérez, consistió en reunirse y visitar a los cubanos residentes en Caracas para recolectar fondos y continuar la guerra contra Castro. Luis Posada Carriles le asignó un chofer y un guardaespaldas de su agencia de investigaciones privadas, el último fue Hernán Ricardo. También le suministró una pistola Colt 45 y un revólver Python 3.57 Magnum además de un carné de la DISIP entregado por García Vázquez a su llegada al país. Hernán Ricardo se despide de Orlando alegando resolver problemas personas (oct. 5/76) y ya le había pedido autorización a su jefe, Posada Carriles, para cumplir un encargo de El Mono de fotografiar a una delegación de Corea del Norte que viajaría desde Guyana a Cuba en el fatídico vuelo 455. Con Hernán Ricardo iría Freddy Lugo entrenado en fotografía operativa.
El avión despejó del aeropuerto de Timehri, Guyana con casi media hora de retraso por la espera de la delegación norcoreana. Un empleado de la British West y dos pasajeros manifestaron posteriormente que fue un error no haberse procedido a identificar los equipajes ni en la pista ni en el momento de abordar la nave. A su arribo al aeropuerto de Piarco (Puerto España, Trinidad y Tobago) Hernán Ricardo entregó su maleta y Freddy Lugo solo cargaba un maletín de mano. Y pregunto ¿por qué la maleta de Lugo se quedó en el avión? De nuevo después de pasar los controles tomaron el avión con destino a Barbados. Al aterrizar en el aeropuerto de Bridgetown bajaron 18 pasajeros entre ellos Ricardo y Lugo y más tarde solo subieron 13. El despeje a la 1:15 pm (oct. 6/76) y minutos mas tarde se recibe el mensaje del piloto anunciando: “Tenemos una explosión a bordo.” Ricardo y Lugo esa misma noche volaron a Trinidad donde fueron detenidos y conducidos a Venezuela mientras que a la semana la detención de Orlando y Posada de forma preventiva. Puesto en libertad Orlando y Posada quedó encerrado.
En (oct. 26/76) Ricardo y Lugo son conducidos a la jefatura del DISIP acusados de cómo autores materiales de la voladura del avión en Barbados y al mismo tiempo se acusaba a Posada y Orlando de autores intelectuales del crimen. En este caso la jueza Delia Estava Moreno dictó auto de prisión preventiva (nov. 2/76) para Orlando y Posada los cuales fueron recluidos en la cárcel Modelo (Caracas. En (ago. 13/77) la jueza Estava dijo no tener competencia en este caso y se remitió al Juzgado Primero Militar quien su máximo responsable, coronel Néstor Murillo dictaría otro auto de prisión provisional siendo todos encerrados en el viejo cuartel de San Carlos con Orlando compartiendo una celda con Lugo, mientras Posada y Ricardo en otra.
Los cargos contra Bosch eran homicidio calificado, portar armas de guerra, vilipendio en contra del presidente Andrés Pérez y tenencia de pasaporte falsificado. Después de cuatro años desde el inicio de este caso y efectuadas todas las investigaciones, pruebas y demás verificaciones el propio fiscal militar admitió y el Consejo de Guerra Permanente declaró culpable (sep. 26/80) tan solo a Ricardo Lugo por el uso de documentación falsa. La sentencia precisa que “la voladura del avión DC-8 de Cubana de Aviación se produjo por una bomba de nitroglicerina, colocada en el compartimiento trasero de carga, sin poderse determinar la procedencia de la bomba ni el aeropuerto donde fue colocada dentro del avión ni las personas que pudieron haber intervenido”. Después de leer esto solo cabe que la justicia venezolana en esos momentos era frágil o que no tenía interés alguno en investigar este caso a profundidad y hallar a los verdaderos culpables.
En la cárcel Posada y Ricardo logran fugarse en (ago. 8/82) y no son aceptados en la embajada de Chile y son devueltos a prisión. Se producen varas huelgas de hambre por Orlando y denuncias de engaños por falsas promesas de sus captores cuando en (mar. 24/83) el expediente retorna de nuevo a la jurisdicción civil y los acusados son encerrados en la Cárcel Modelo. En un juicio oral (feb. 8/84) los fiscales piden la absolución de los acusados y alegando falta de cargos por la parte militar se estanca y paraliza el caso. Ya (mayo 17/84) la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitó al gobierno venezolano agilizar el proceso y llegar a conclusiones. En (dic. 8/84) otro intento de fuga de Posada y Ricardo, los explosivos utilizados no funcionaron y de nuevo tras las rejas esta vez ambos a celdas de castigo.
Desde pues de once años en prisión preventivo un viernes (ago. 7/86) Orlando salió en libertad bajo fianza. Es declarado inocente por el juez Tomás Enrique Guardia (nov. 8/86) donde su absolución era definitiva. La intención de su regreso a Estados Unidos lo puso siempre contra la pared ya que desde 1974 se había convertido en un fugitivo de la justicia norteamericana ya que pérdida su residencia permanente por estar fuera del territorio por más de dos anos sin permiso alguno. En 1987 solicitó visado de inmigrante con denegación de entrada al país no obstante en (feb. 18/88) entregó ilegalmente y fue detenido por haber violado su libertad condicional de 1974. En (mayo 19/88) su petición de asilo rechazada y ordenada su deportación. La intervención del senador Connie Mack, la candidata a representante federal, Ileana Ros-Lehtien y el futuro gobernador de la Florida, Jeb Bush intercediendo a su favor junto a la Fundación Nacional Cubano Americana, presidida por Jorge Mas Canosa lograron que el presidente George H. Bush cancelara la orden de deportación y en (jul. 17/90) Orlando fijó su residencia en Miami. (Continuará…).
Miami, Florida, UDA. / joselmartel@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s