Dos opiniones sobre El Indice de Desarrollo Humano de Cuba

photo

Cuba, niños. Foto: Opspin

El Indice de Desarrollo Humano de Cuba
Por Rolando Castaneda

El pasado 2 de noviembre se publicó el Informe sobre Desarrollo Humano 2011 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El Informe de 2011 se centra en los temas del medio ambiente y la equidad incluyendo medidas estadísticas en ambas áreas para los países para que los que hay datos disponibles. El Informe del PNUD es el más confiable y completo en casi todos los aspectos del desarrollo humano para los países del mundo, aunque todavía presenta una marcada deficiencia en las áreas de desarrollo político y participación ciudadana. El informe ya está disponible y puede ser accesado en http://hdr.undp.org/es/informes/mundial/idh2011/.

Cuba fue reintegrada al Índice de Desarrollo Humano (IDH) y los cuadros estadísticos principales del Informe 2011, después de la ausencia del año pasado debido principalmente a su medición particular y heterodoxa del ingreso nacional bruto (INB), uno de los tres componentes del IDH. Evidentemente el PNUD aceptó el planteamiento del gobierno cubano y su IDH se volvió a calcular y se presenta ahora en 2011 para todo el período a partir de 1985. En 2009 sólo se presentó para los años a partir de 2005.

EL IDH estima que Cuba tiene un desarrollo humano alto, ocupando la posición 51 entre 187 países para 2011, la misma posición relativa que ocupó en 2009, cuando se utilizó una metodología diferente. Su nivel fue la 5ta. posición de América Latina en 2011 (después de Chile, Argentina, Barbados y Uruguay), en 2009 también ocupó la 5ta. posición (después de Barbados, Chile, Argentina y Uruguay). Accesar el perfil de Cuba para 2011 en http://hdrstats.undp.org/es/paises/perfiles/CUB.html.

Es evidente que la posición de Cuba es anómala pues mientras su ingreso nacional bruto por habitante es relativamente bajo su IDH general es alto. De los tres componentes del IDH, Cuba tuvo una medida muy baja del ingreso nacional bruto por habitante, colocándola en menos de la mitad del ingreso para los países de desarrollo humano alto y ligeramente superior aunque similar al promedio de ingreso de los países de desarrollo humano medio. De hecho Cuba ocupa la posición 23 de América Latina y 103 en su ingreso nacional bruto por habitante en el mundo.

El elevado crecimiento anual del INB real de Cuba del 8.6% en 2004-2008 es cuestionable y no se puede explicar con base en los niveles de inversión de los años anteriores que fueron muy bajos. Tal como los conocidos estudiosos del tema Carmelo Mesa-Lago y Jorge Pérez-López han examinado, dicho aumento reflejó un dudoso ajuste en la metodología de la estimación del INB que incluye varios elementos. Entre ellos: una revaloración de ciertos servicios sociales que pasaron de ser contabilizados de los costos de proveer los servicios a los precios que se le asignan por decisión administrativa. La expansión extraordinaria de las exportaciones de servicios profesionales a Venezuela en esos años se contabilizó sin mayores reparos “a los precios de transacción” a pesar de que se conoce que encubren un fuerte componente de ayuda externa (o sobrepagos) de Venezuela a Cuba. Así el aumento de las exportaciones de bienes y servicios fue del 18.8% anual en el periodo 2004-2008, pasando de 14.4% del PIB en 2004 a 20.5% en 2008. Asimismo el aumento del PIB generado por los servicios comunales, sociales y personales fue de 15% anual en 2004-2008 y saltó de 30.2% del PIB en 2004 a 37.8% en 2008.

El componente de esperanza de vida al nacer de Cuba es alto, 79.1 años. Cuba está detrás de Costa Rica (79.3 años) para este indicador y equiparado con Chile que también tiene 79.1 años. Los países de desarrollo humano muy alto tienen un promedio de esperanza de vida de 80 años y los países de desarrollo humano alto, como Cuba, de 73.1 años. Para este índice Cuba ocupa la posición 35 a nivel mundial.

El índice de años promedio de escolaridad de Cuba es elevado, 9.9 años. Los países de desarrollo humano muy alto tienen un promedio de años de escolaridad de 11.3 años y los países de desarrollo humano alto, como Cuba, de 8.5 años. Sin embargo, la gran sorpresa en la estimación del índice de desarrollo humano de Cuba es el segundo elemento del componente de educación. El índice de años esperados de escolarización es sumamente elevado, 17.5 años, superior a todos los otros países del mundo con excepción de Australia, Nueva Zelandia, Irlanda e Islandia, los cuales tienen 18 años. Este es un resultado imputable al cálculo mecánico de este índice basado en la matrícula actual en todos los niveles de la educación y la población de edad escolar para cada nivel de la educación. Este elemento del IDH representa aproximadamente una sexta parte del peso de la medida del IDH. El número es elevado quizás debido a la matrícula en las universidades municipales y al readiestramiento de los trabajadores desplazados del sector azucarero que aparentemente aún se mantiene. Este indicador del desarrollo humano es débil debido a que, a diferencia de la esperanza de vida y el ingreso nacional bruto por habitante, mide gastos e insumos en vez de resultados concretos. Cuba ocupa la posición 22 a nivel internacional para estos dos índices de educación.


Respuesta de Gladys P. Canizares

Ensimismada y preocupada por los acontecimientos que afectan la economía de de Europa y principalmente nuestro país de refugio, Estados Unidos, que actualmente tiene un índice de pobreza nunca antes visto, me sentí motivada a revisar y responder el excelente escrito sobre el Desarrollo Humano 2011 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Primeramente, me llamó la atención el análisis sobre la equidad en Cuba, porque el modus vivendi en Cuba es totalmente diferente a la mayoría de los países de América Latina y me atrevería a decir del mundo entero, ya que Cuba ha creado un sistema único. EL IDH estima que Cuba tiene un desarrollo humano alto, ocupando la posición 51 entre 187 países para 2011 e indica que su nivel fue la 5ta posición de América Latina en 2011 (después de Chile, Argentina, Barbados y Uruguay). Apoyo que Cuba tiene un desarrollo humano alto, aunque no comparto la comparación con los países mencionados, simplemente porque es como comparar peras y manzanas. En Cuba existe un control total de tipo paternalista, cuyo único objetivo es fomentar la educación y la capacitación con el propósito de mantener a los cubanos entretenidos, contentos y eventualmente usar sus capacidades como mercancía para repartir fuera de Cuba y para su proprio usufructo, con la atenuante de la represión. Cuando existe libertad de acción y de comercialización en un país libre, es sumamente difícil controlar los índices, ya que aunque el gobierno otorgue el camino de desarrollo educativo, es el mismo ciudadano quien maneja su elección. Por ende la comparación es ilógica. Es como si sometiéramos a dos ratoncitos a una prueba, donde pusiéramos un ratoncito en una pequeña caja y al otro en una inmensa y larga caja para medir cual llega primero a la otra punta y rinde mejor. En este caso las condiciones dentro de la caja afectarían el resultado. Claro está que Cuba ha logrado lastimosamente vender una imagen de David contra Goliat que ha cautivado a los izquierdistas en todas partes.
Continuando con el informe, dice que el componente de esperanza de vida al nacer de Cuba es 79.1 años, detrás de Costa Rica (79.3 años) para este indicador y equiparado con Chile que también tiene 79.1 años. Cuba tiene un promedio de esperanza de vida de 73.1 años y ocupa la posición 35 a nivel mundial. Este resultado no me extraña, los cubanos llevan una dieta de pocas calorías por el racionamiento y se alimentan frecuentemente de frijoles con un contenido alto de fibra. A esto se le agrega que no tienen que esforzarse en la lucha diaria de adquirir bienes como una casa, un auto, visitar restaurantes, vacaciones dentro y fuera de Cuba, etc. En fin, todo aquello que el capitalismo normal ofrece a sus ciudadanos. Los habitantes en Cuba viven el día a día con un techo reducido pero seguro y con el dinero que reciben (sin ganarlo competitivamente) de sus familiares en el extranjero. De manera que no riñen por actualizar su vida ni experimentan la ansiedad de una sociedad consumista.
Termina el informe, con un índice elevado de años promedio de escolaridad de Cuba de 9.9 años, comparado a los países desarrollados con un promedio de escolaridad de 11.3 años Sorpresivamente, el índice de años esperados de escolarización es sumamente elevado, 17.5 años, superior a todos los otros países del mundo con excepción de Australia, Nueva Zelandia, Irlanda e Islandia, los cuales tienen 18 años. Nuevamente reitero que Cuba ha usado la educación como su única base de admiración por aquellos que no comprenden lo que es vivir enfrascados en un sistema que aún con el alto índice de educación, no ofrece futuro, no deja margen para la creación ni para el progreso.
Es indiscutible que los altos índices favorecen a Cuba en cuanto la educación y la salud, aunque no apoyemos su sistema y objetivos. No obstante, para reafirmar los avances de Cuba no hace falta arremeter contra los cubanos en el exilio, ni referirse a la Cuba del ayer despectivamente. Yo recuerdo una Cuba pujante que siendo una pequeña isla siempre resaltó mundialmente. Un país que me lleno de alegría antes de la revolución y de inmensa tristeza hasta el día de hoy.

Si realmente queremos llegar a un punto de encuentro entre todos los cubanos, tenemos primero que aceptar que la Cuba de ayer exhibía desigualdad social, corrupción y también dictadura. Aunque muchos cubanos en el exilio lo nieguen y prefieran vivir consumidos por el odio. A la misma vez, debemos aceptar que la Cuba de hoy tiene logros a nivel de educación y de salud, pero sus métodos mantienen al pueblo sumido y hundido en un callejón sin salida. También debemos asumir que la gerontocracia del liderazgo cubano no abrirá pasos a un liderazgo joven capaz de romper barreras, porque prefieren morir indignos antes de relegar su poder. Por tanto o esperamos pacientemente o cuidadosamente abrimos espacios.

Por otro lado, todos debemos de hacer una reflexión sobre los últimos 50 años. Hemos pasado la guerra fría con el comunismo asechando a todos; hemos escapado y triunfado con el capitalismo creciendo desmedidamente y la avaricia corrompiendo a todos; y hemos dejado una sociedad consumista, endeudada y decadente. La democracia en Estados Unidos y bastión para el mundo se ha transformando, dejando que los ricos controlen el poder. Finalmente hemos llegado al borde del precipicio y los ciudadanos del mundo se han cansados de estar sometidos a regímenes dictatoriales y se liberan asimismo, mientras que los indignados, que representan el 99%, se tiran a las calles a ocupar los espacios robados y a defender sus derechos para crear un sistema democrático y equitativo para todos. Por eso podemos elogiar o exponer las deficiencias de ambos extremos, pero ya no cabe atacar ni defender el sistema comunista ni el sistema de capitalista, ya que ninguno ha ganado y todos hemos perdido.

Atentamente,

Gladys P. Cañizares

Anuncios

Un pensamiento en “Dos opiniones sobre El Indice de Desarrollo Humano de Cuba

  1. Pingback: 11.11.11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s