UNA REMESA ÚTIL DE TIA FALLECIDA EN HIALEAH

.http://cubanuestraeu.files.wordpress.com/2010/07/emnvioshialoeha.jpg

Agencia de envio de remesas a Cuba en Hialeah. Miami. Foto: Carlos Manuel Estefanía

 

Por José (Pepe) Martel
Todo esto sucedió un 28 de diciembre. A Pepe Miami le gusta compartir de vez en cuando y de mañana con la gente de Los aires libres junto a la Peña del Versailles, pero esta vez decidió visitar Hialeah, bautizada como la ciudad que progresa de los cubanos. Visitó un viejo amigo quien le contó una experiencia nueva de un suceso que no es usual y menos normal. Una familia enviando una gran remesa a Cuba y a su vez satisfaciendo la voluntad de una fallecida.
No es un relato cualquiera, ni chiste ni cuento barato. La tía Edelmira muere aquí en Hialeah y sus familiares deciden enviar el cadáver a Cuba. Primero por cumplir sus deseos de ser enterrada en el panteón de la familia en el Cementerio de Colón y segundo deseo que no gastarán dinero en velorio ni panteón aquí por ser muy caro. Así la familia optó por enviar el cadáver a La Habana.
Esa tía específica siempre había sido muy caritativa en enviar ropa y dinero a sus familiares en Cuba y antes de fallecer comprometió a su gente y estas fueron sus últimas palabras “quiero que me juren que mi cadáver sea enviado a Cuba y mis envíos también”. Y eso hizo la familia doliente y con el ataúd de la tía Edelmira fue todo lo que se señala en esta carta que describo a continuación:
Querida tía Eulalia:
Todos tristes por el fallecimiento de vuestra hermana y tía Edelmira. Cumpliendo todos sus deseos embarcamos vía aérea el ataúd de nuestra querida tía fallecida. No se sorprendan que el cadáver les lucirá algo abultado y su cara totalmente aplastada contra el cristal de la tapa pero solamente cumplimos con sus deseos. Al abrir el guacal y destapar la caja mortuoria encontrarán en su fondo unas l2 latas de carne prensada, tipo spam y corned beef; 12 latas de sardinas en aceite, pulpos y calamares en su tinta; 12 frascos de acondicionador, 12 de shampoo Pantene, anti caspa; 12 potes de vaseline intensive care (excelente para la piel, no sirve para cocinar); 12 tubos de crema dental Colgate y Crest; 12 cepillos de dientes, 24 latas de frijoles, garbanzos, judías y lentejas marca Goya; 12 latas de tamal en cazuela, fabada asturiana y caldo gallego marca El Ebro y Kirby; 4 latas chatas de chorizos El Miño y unos frascos plásticos de aceite de maíz y vegetal para cocinar y sazonar ensaladas. Tres latas de aceite de oliva Sensat y Carbonell.
A la tía la vestimos con 15 sweaters (tipo sudaderas) Ralph Lauren; una docena de bloomers y dos fajas elastizadas; una docena de ajustadores Wonder Bra. A duras penas le ajustamos 9 jeans Levi y Lee; además de 6 pantalones de hombre Dockers. En las muñecas 12 relojes de hombre y 12 de mujeres; Dos manillas de oro y en sus dedos de las manos y los pies, 15 sortijas y 30 anillos. Creo que alcanza para repartir a la familia y hacer algunos “bisnes” en la calle. Lleva 6 gorras nuevas de los Miami Marlins y 2 sombreros de vestir para tío Claudio y el primo Clodomiro. Los cinturones de hombre, que son 10, para ustedes y algunos para vender a sobreprecio.
Siempre pensando en la abuelita Amalia le pusimos una dentadura postiza dentro de la boca de la tía difunta y dentro de sus orejas van dos aparatos auditivos buen buenos se lo entregan a la tía Carlota y el otro para “la chivatona Lola del comité” que tenerla calladita. Dentro de los ojos unos lentes de contacto para el tío Alfredo. Si revisan los bordes verán docenas de pares de medias, camisetas, calzoncillos atléticos y algunos pañuelos de mujer y de hombre.
Disculpen pero esta fue la única forma de cumplir los deseos de nuestra querida tía Edelmira y satisfacer las necesidades de ustedes allá. Le adjunto DOSCIENTOS DOLARES para sacar el féretro de la aduana y los gastos de transporte hasta el cementerio. Lo demás me imagino que ustedes resuelvan enterrarla en el panteón familiar. Y con esta decisión nos estamos ahorrando miles de “fulas” aquí en Miami, cumplimos a cabalidad con los deseos de la tía Edelmira y le pedimos al Señor que descanse en paz en Cuba.
Un abrazo y guardemos el luto y recuerdo a esa gran persona y familia que siempre fue, la tía Edelmira…Y saludos afectuosos de su familia en Hialeah.
Miami, Florida, USA. / joselmartel@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s