Hacia dónde va la revolución cubana

https://i1.wp.com/farm2.staticflickr.com/1400/942926132_90268763a2.jpg
Foto:Galería de onepotscreamer

Por Gladys P. Canizares

Es incomprensible qué los cubanos se sofoquen cuando se presentan datos fehacientes que expones los obstáculos que impiden al gobierno cubano, amén del embargo, a poner en marcha cambios que favorezca la producción interna y la evolución del país. En vez de aceptar los logros y fracasos de la revolución cubana, recurren a gastadas consignas y se abrazan a la bandera de la justicia. Coincidentemente y muy congruente con el tema de la revolución con sus logros y desaciertos, la revista The Economist, acaba de publicar un reporte de varias páginas sobre Cuba, les recomiendo lo lean. Como esta en inglés, lo he traducido para brindarles una síntesis del reporte que se divide en siete partes.
En la primera parte, explica la transición de Fidel a Raúl y sus consecuencias. Raúl Castro cuidadosamente trata de no contradecir a su hermano Fidel y a pesar de estar consciente de que el comunismo cubano tiene los días contados, aspira a que el socialismo si sea sostenible e irreversible. Pero aunque el mismo Partido Comunista aprobó los lineamientos en abril del 2011, apenas se están implementando muy lentamente, porque existe resistencia dentro del mismo partido a causa de su terquedad y burocracia. Ya que no importa el nombre que se le dé, esto implica el desarrollo del sector privado. Además existe mucho miedo a perder su modo de vida, ya que tanto Fidel como muchos de los altos jefes del partido, viven en las preciosas mansiones de Miramar. No obstante no hay marcha atrás, ya que Raúl insiste que las reformas se harán sin prisa, pero sin pausa. Pero Raúl no es liberal, simplemente es más modesto que Fidel y le gusta delegar y trabajar en equipo. El capital del país es insuficiente para afrontar sus servicios sociales, encima el liderazgo es gerontocrático, Fidel tiene 85 años, Raúl 80 y el averaje de edad del Politburó es 70. Los históricos, como son conocidos aquellos que pelearon en la revolución, lentamente están muriendo. Sin Carlos Lage, quien tenía gran potencial fue expulsado por haberse corrompido y por criticar a los Castros, de manera que actualmente carecen de sucesores. Por tanto la oportunidad de Raúl para institucionalizar el sistema es algo tardía.
La segunda parte, explica la desigualdad que crece según el estado paternalista no puede afrontar sus servicios sociales. Dos razones aparentemente han sostenido el gobierno de los Castros en el poder. La primera es haber logrado imbuir el nacionalismo cubano como el pobre David contra el Goliat americano y su embargo económico. Lo cual no fue difícil ya que el dominio que ejerció Estados Unidos sobre Cuba durante décadas provocaba resentimiento. A pesar de que Cuba mostraba indicadores socio-económicos altos, un sector de la población vivía en la extrema pobreza. La segunda razón, fue que a medida que Fidel expropiaba la propiedad privada, impulsaba programas sociales que le permitió proveer un sistema de salud y educación gratis en toda la nación, también eran gratis las pensiones y los funerales. La mala nutrición en los niños y el analfabetismo en los adultos fueron eliminados. Los índices de expectativa de vida y otros índices sociales se elevaron por encima de los Estados Unidos. Todos los hogares cubanos tenían (y aún tienen) libreta de racionamiento que les otorgaba una ración de alimentos a un costo módico. Muchos de estos servicios eran (y todavía son) subsidiados por el gobierno. Comparado con la América Latina, Cuba parecía lograr mayor igualdad racial y sexual. Todo esto atrajo muchos admiradores en el extranjero. A la misma vez le aseguraba al régimen más o menos el apoyo de la mayoría de los cubanos. El trato era que Fidel les otorgaba seguridad y llenaba sus necesidades básicas, a cambio de que los cubanos les entregaran su libertad. Aquellos que rechazaban el trato emigraban o eran encarcelados por el régimen en circunstancias espantosas. Sin embargo, el trato comenzó a desmoronarse durante el Período Especial, ya que los soviéticos repentinamente cortaron los subsidios y Cuba sufrió un déficit que llego al 33% de la producción domestica bruta. A raíz de este proceso, en el 2000 se encontró que el 20% de la población era pobre (definido por el riesgo de no poder satisfacer las necesidades básicas); la cifra nacional posiblemente sea ahora más alta. Como resultado, actualmente los servicios de salud y educación son menos accesibles y empeoran. La matrícula de la escuela secundaria está por debajo de los índices de 1989. Hay un exceso de graduados en humanidades y escasez de agrónomos e ingenieros. Se reporta que los médicos exigen pago por sus servicios. Procurando prestigio mundial, el gobierno cubano ha enviado a los médicos cubanos al exterior. En el 2010, 37,000 médicos cubanos y otros trabajadores del sector de la salud, trabajaban en 77 países alrededor del mundo, la mayoría en Venezuela. Pero actualmente hay falta de médicos y se debe a los bajos sueldos. Por ejemplo, un médico cubano gana aproximadamente $40 al mes. Raúl está dando pasos para racionalizar los servicios de salud y la educación y ha aumentado los sueldos de los maestros. Pero la reforma requerida para sostener el bienestar social depende en cambiar el método de subsidio de productos y servicios solamente a los más necesitados. Raúl ha disminuido estos servicios y está proponiendo retirar la libreta de racionamiento de los lineamientos durante el congreso del partido. Cuba depende del turismo y de las remesas de los familiares que viven en el extranjero. Lo cual ha agregado otro tipo de desigualdad. Cuba ya ha comenzado a parecerse al resto de la América Latina, pero sin libertades políticas. Aunque en Cuba aun no existen oligarcas, si tiene un grupo de personas adineradas que incluyen a granjeros, propietarios de negocios ligados al turismo, y algunos oficiales quienes le sacan provecho a sus contactos. Existe una clase privilegiada de artistas, músicos, y otros que incluyen a los hijos de Fidel y el Che Guevara. Y aunque los cubanos son extraordinariamente adaptables, su frustración es palpable.
La tercera parte revisa el empuje hacia el capitalismo y las razones del por qué son lentas y difíciles. Poco a poco se ven cubanos que trabajan por cuenta propia, y por toda Cuba los pequeños negocios están proliferando en una escala modesta. Muchos son maestros, contadores y médicos que han dejado sus empleos por una oportunidad más lucrativa. Si bien todavía las condiciones no son totalmente rentables, el cuentapropismo representa lo más visible de la reforma de Raúl Castro. No hay duda de que el embargo irrita, pero el fracaso de la economía cubana yace en el estado paternalista creado por Fidel, que les quitó el incentivo de trabajar. De manera que la mayoría de los cubanos no trabajan duro en los empleos gubernamentales. La gente tiene tendencia a estar parados charlando o teniendo prolongadas conversaciones telefónicas con sus parientes. Usualmente también hurtan artículos de sus lugares de trabajo; lo cual mantiene la economía informal funcionando. Los lineamientos aprobados por el partido, contienen medidas para levantar la producción y las exportaciones, recortar la demanda de importación y lograr que el estado sea financieramente sostenible. Para que esto suceda, tienen que producirse cambios, privatizaciones, retirar la prohibiciones que restringen las vidas de los cubanos para otorgarles más autonomía. Raúl originalmente propuso que el gobierno dejara cesante a 500,000 trabajadores en marzo del 2011 y un millón y medio para el 2014. Este periodo ya pasó, ya que el gobierno carece de alternativas creativas para que los trabajadores puedan dejar la seguridad de los empleos estatales. Algunas cooperativas se están creando para asimilar estos puestos. Si el cuentapropismo no es la receta para la pobreza, entonces el gobierno tendrá que aflojar sus reglamentos. Otro obstáculo es la falta de crédito. El capital para los nuevos negocios proviene de las remesas del exterior. En una prueba piloto, el gobierno aprobó $3.6 millones en créditos en el mes de enero, casi todo para la restauración de casas. Se estipula que para el 2015, no existirá la economía socialista de los 1990s, tampoco la misma sociedad. Pero existen trabas, ya que los oficiales temen que la inversión traiga la corrupción, para lo cual Raúl ha formado un equipo de anti-corrupción. Pese a esto, la inercia de los burócratas se debido al miedo a perder el poder impide el avance.
La cuarta parte señala que en Cuba no habrá una primavera al estilo Árabe, la represión continúa y el cambio surgirá dentro del mismo partido. Ahora que los cubanos pueden comprar teléfonos móviles y computadoras, probablemente se sentirá su impacto. Un ejemplo, es la bloguera Yoani Sánchez, quien disfruta de una cierta libertad y visibilidad internacional. Los grupos de disidentes tradicionales son pocos y a veces infiltrados por la seguridad del estado. Algunos son oportunistas y se ha prestado para que el gobierno les caracterice de agentes de Estados Unidos. Por tanto el cambio no puede venir de la oposición, por el aislamiento y la división. La Iglesia Católica ha jugado un papel importante en la isla.
La quinta parte cubre los Cubanos en Miami, quienes también están cambiando. Durante los primeros 15 años de la revolución, medio millón de cubanos arribó a Miami. Con excepción de algunos Batistianos, la mayoría era negociantes y profesionales a quienes le quitaron sus propiedades o quienes simplemente no querían vivir bajo el comunismo. Gracias a la ayuda federal y al empuje empresarial, los cubanos cambiaron a Miami de un lánguido lugar de turismo a un dinámico centro de negocios. También construyeron la más poderosa estructura política en la historia americana, dedicada a tumbar a los Castros mediante el embargo económico impuesto desde 1960. Su línea dura ha sido un impedimento. Durante décadas ha habido cambios en la política americana hacia Cuba, inclusive el presidente Obama ha efectuado cambios que permiten que los familiares visiten Cuba frecuentemente, lo cual ha creado una economía relevante, pero no han sido suficientes. Ha habido una evolución dentro de los exiliados, que ahora son inmigrantes, quienes no votan o no les importa tanto su vida en Estados Unidos. Como resultado, se respira un cambio, aunque según el Sr. Saladrigas, el que se atreva a hablar contra el embargo tiene que ser muy valiente.
La sexta parte tiene que ver con el factor biológico después de los Castros. Debido a la edad de Raúl, es evidente que no estará al mando por más de cinco años y no hay ningún aparente reemplazo. ¿Quién será el sucesor? Según el Sr. Ponte en Madrid, existe el miedo a la dinastía. Aunque aparentemente Fidel ha mantenido a sus hijos lejos de vista, Alejando quien es hijo de Raúl, actúa como su consejero de seguridad nacional; su hija Mariela, es una prominente defensora de los derechos de los homosexuales; y uno de sus yernos, el Coronel Luis Alberto Rodríguez, corre una buena parte del inmenso negocio de las fuerzas armadas. Pero ninguno de los tres son miembros del Comité Central, menos aun del Politburó. El próximo líder tal vez provendrá de las filas del partido, entre ellos los más recientes o nuevos secretarios del partido en las provincias, como la Sra. López Acea o el Sr. Díaz-Canel. Los economistas mas reformistas indican que Cuba se moverá hacia un socialismo de mercado como el practicado en Vietnam o China, pero otros no lo creen, pues existen diferencias culturales y geográficas. Todo parece indicar que mientras la obsesión de Fidel ha sido el mundo, la de Raúl es Cuba. Existen muchos imponderables para el modelo cubano, como por ejemplo un líder al estilo de Vladimir Putin que emerja del ejército o de la seguridad de estado. Existen muchas suposiciones pero es el pueblo de Cuba quien decidirá.
La séptima parte es dedicada al camino de Cuba hacia el capitalismo, que será lenta. Raúl Casto es un hombre más pragmático y practico. El reconoce que se le está acortando el tiempo. La población cubana se achica y envejece, la economía es desesperanzadamente no productiva y el estado no puede continuar pagando por los paternalistas servicios sociales que han sido su orgullo. La salud de Chávez es precaria y su continuidad en el poder es incierta. Los cambios que ha hecho Raúl son casi irreversibles. Un punto de avance similar a la revolución de Deng Xiaoping en China. Ningún hombre es una isla. Las reformas son lenta porque Raúl está ambivalente, por miedo a desmantelar el control del Partido Comunista. Ahora bien, ya es hora de que los Estados Unidos se quiten la rabieta que ha durado 50 años. Existen muchas razones para que muchos prefieran una transición ordenada hacia el capitalismo y la democracia en Cuba. Un colapso rápido del comunismo acarrearía el riesgo de una guerra civil, trafico de drogas y el crimen organizado. Además, la presencia de 1.2 millones de cubano americanos en el sur de la Florida hace que los Estados Unidos sea llevado a un conflicto. Desafortunadamente la política americana hacia y la testarudez del exilio, ha logrado que el embargo haya mantenido al gobierno cubano en el poder. Es cierto que los cubanos no son libres, pero tampoco lo son los chinos ni los vietnamitas y Estados Unidos ha concluido que es mejor para sus intereses normalizar las relaciones con estos países. Además Cuba no es una amenaza para Estados Unidos. En vista de que no existe un cubano del estilo de Mandela en Cuba, el resto de la América Latina ha concluido que es mejor propiciar el camino hacia la reforma en Cuba. Medio siglo de fracasos son muchos para recaudar apoyo para un cambio de política.
Hay mucho tema para reflexionar y como ven nada es claro, ni apunta hacia un futuro cierto, lo único que importa es el bienestar del pueblo cubano. Este foro nos da la oportunidad de aprender, de intercambiar y hasta de cambiar.
Atentamente,
Gladys P. Cañizares

Anuncios

Un pensamiento en “Hacia dónde va la revolución cubana

  1. Pingback: 2 abril 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s