“Quedarnos de brazos cruzados podría ser catastrófico”

El General de Ejército Raúl Castro, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, obsequia la replica de la Caridad del Cobre a Su Santidad Benedicto XVI, en el Palacio de la Revolución, en La Habana, el 27 de marzo de 2012.   AIN    FOTO POOLL/Jorge Luis GONZÁLEZ/Periódico Granma/

Todo comenzó con la visita de Su Santidad Benedicto XVI a Cuba…”El General de Ejército Raúl Castro, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, obsequia la réplica de la Caridad del Cobre a Su Santidad Benedicto XVI, en el Palacio de la Revolución, en La Habana, el 27 de marzo de 2012. AIN FOTO POOLL/Jorge Luis GONZÁLEZ/Periódico Granma/

LA DESCARACTERIZACION DEL EXILIO
Por: Lcdo. Sergio Ramos

Una serie de eventos recientes donde se promueve un acercamiento y aceptación del régimen cubano se han destapado en los últimos meses. Forman parte de una ofensiva de la dictadura.

Todo comenzó con la visita de Su Santidad Benedicto XVI a Cuba, caracterizada por el desconocimiento de la oposición interna por parte de la alta jerarquía de la Iglesia Católica y su silencio ante la escalada de reresión durante los días inmediato anteriores, durante y posteriores a la visita. Inclusive, Iglesia llegó al grado de colaboracionismo al permitir a los agentes de la Seguridad del Estado entrar a los templos para arrestar a los opositores que protestaban solicitando ver al Papa. Y simultáneamente, lo cálido de las visitas papales a las figuras cumbres de la dictadura matizada por elogios y presentes costosos, que demuestran una nueva actitud acomodaticia de amigables y cooperadoras relaciones entre ambos estados.

Inmediatamente después de partir el Papa de Cuba, aconteció la VI Cumbre de Las Ameritas en Cartagena, Colombia, en la cual se desarrolló una presión generalizada de la mayoría de los dignatarios del Continente Americano, demandando la admisión de Cuba en el seno de las Cumbres y la eliminación del mal llamado bloqueo, que no es otra cosa que un embargo a medias. Solo Canadá y los Estados Unidos se opusieron, pero quedó la sospecha de si tras bastidores el presidente Barak Obama, hiciera alguna concesión significativa, implementable para después de las elecciones. Algo creíble dado la actitud suavizante de la presente administración respecto a Cuba.

No había terminado el mes , y nos topamos con la noticia de que la Iglesia convocaba a un diálogo sobre inmigración en La Habana , con la participación de cubanos residentes en el exterior, participando en este alguna figuras conocidas como Carlos Saladrigas, quien como parte de sus intervenciones en el evento, lanza un discurso descaracterizando al exilio mas militante, llamándolo “histérico” y promoviendo un acercamiento con la dictadura castrista, sin la menor exigencia de los imprescindibles cambios políticos democratizantes.

Estos encuentros ya habían sido anunciados poco antes de la visita papal por el régimen, planteando que estaban dispuestos a reunirse con el “exilio respetuoso” (léase con aquellos que acatan el status quo dictatorial) y ocurren en el momento en que la dictadura esta planificando cambios, alegadamente profundos, en las leyes migratorias, según los manifestara el presidente del seudo-parlamento cubano Ricardo Alarcón.
La reunión fue duramente criticada por los opositores en Cuba, inclusive por un opositor afín a la Iglesia Católica como Oswaldo Paya, por no tratar y demandar los cambios políticos imprescindibles que requiere el país.

Cabe recordar que durante la visita del Papa a Cuba, el gobierno por boca de sus más altas figuras, afirmó categóricamente que “no habrá cambios politos” el país. Los cambios son económicos.

Simultáneamente, en España, una organización llamada Federación de Cubanos residentes en España, realiza su primer congreso y alegando tener 5,000 miembros y planteando que no se le llame mas exiliados, pues ellos son meros inmigrantes que salieron por razones económicas.

Cónsono con estos hechos, se produce una reunión por videoconferencia entre funcionarios de la dictadura y un grupo de cubanos residentes en distintas partes de los Estados Unidos. Destáquese el hecho de que uno de los participantes el Vice Canciller cubano Dagoberto Rodríguez manifestó que “Mucho se ha avanzado en la normalización de las relaciones” entre Cuba y Estados Unidos y que 400,000 cubanoamericanos han visitado a la Isla.

Es importante destacar que desde hace algún tiempo, han aparecido en la escena, entre los cubanos de Miami, una serie de personajes que proyectan en los medios de comunicación una imagen de emigrantes y avalando los intercambios culturales con Cuba. Se trata de gente que asume poses ‘light’ ante la dictadura. Simultáneamente, tras la liberación de las políticas de viajes e intercambios con Cuba, confrontamos la frecuente visita y actuación de artistas reconocidos que residen y actúan frecuentemente en la Isla. Lo mismo con intelectuales y profesores universitarios en un frecuente intercambio académico. Un curioso ‘intercambio’ unidireccional donde los artistas de allá vienen y actúan aquí, pero los de acá no pueden ir a hacer lo mismo allá.

Justifican este maquiavélico plan, en base a un por ciento significativo de exiliados silentes, pasivos y temerosos, que salieron por no estar de acuerdo con el régimen y que están inconformes con la dictadura , pero que no la combaten porque conciente o inconcientemente se sienten chantajeados por la dictadura, que les imparte el miedo de que si adoptan posturas políticamente militante contra este le impedirán a entrar y por ende, no podrán ver a sus familiares en Cuba, ni podrán llevarles la ayuda que los suyos tanto necesitan allá. A esto añádase, que les embarga un ingrediente de rechazo por todo lo que les huela a política, a causa de la intensa saturación propagandística que sufrieron durante toda su vida bajo la tiranía totalitaria.

También les sirve de pretexto, que muchos cubanos de las nuevas generaciones de nacidos o criados desde pequeños en fuera de Cuba, han sido en mayor o menor grado, absorbidas culturalmente de donde se desarrollaron y se identifican con el entorno que habitan y por cuanto no muestran actividad militante respecto a la lucha por la libertad.

El hecho de que en un pueblo sometido por una férrea dictadura, la mayoría adopte una postura pasiva, no implica que este a favor del dictador. Ocurrió, en nuestro caso, cuando Machado y cuando Batista, ocurrió Paraguay con Stroessner y en Venezuela con Marcos Pérez Jiménez; y de igual modo, ocurre hoy con el castrismo, pues el miedo a la represión esta incrustado en las mentes de los ciudadanos y a veces llega allende los mares. Pero, lamentablemente, esta conducta, — las de aquellos y estos — ayuda a justificar el plan de descaraterizacion del exilio esgrimido por dictadura.

Para apuntalar el plan de descaracterizacion del exilio, el Cardenal Jaime Ortega y Alamino, durante una reciente comparecencia en la Universidad de Harvard en Boston, ha ofendido y calumniado a la oposición interna y al pueblo cubano en general, al tildar de “delincuentes” a los trece valientes opositores que tomaran la Iglesia de la Caridad del Cobre en la Habana, exigiendo ver al Papa para expresarles los abusos cometidos por el régimen.

Esto desnuda el contubernio colaboracionista de la alta jerarquía eclesiástica cubana para ayudar a la dictadura a desactivar a la oposición y cambiar la imagen ante los ojos del mundo tratando de hacer ver que ha desaparecido el exilio y la mayoría de los cubanos residente fuera del país, son meros inmigrantes económicos.

Cabe destacar que todos estos eventos se producen en momentos en que el régimen desesperado por sus crisis en la economía, hace cambios económicos dirigidos a la creación de un modelo similar al de Viet Nam con los mismos gobernantes en el poder y sin alterar el modelo político. Un modelo, que nunca será igual al copiado, pues tendría connotaciones mas restrictivas, pero que al tiempo, es usado por la dictadura para simular ante el mundo que están haciendo cambios significativos.

He ahí la intensa y peligrosa ofensiva en marcha por la dictadura: Descaracterizar el exilio para crear una imagen de migración económica, desarticular a la oposición interna, desprestigiar al exilio militante, atraer el capital extranjero incluyendo de cubanos sin principio del exterior, mientras se va implementando el modelo vietnamita, sin cambio político alguno.

Con la descaracterizacion del exilio, la dictadura pretende producir varios efectos: Desproveer de credibilidad a los exiliados, neutralizando sus acciones en el ámbito internacional, facilitar un aumento en los adeptos por el levantamiento del embargo y las sanciones a Cuba al tiempo que abre el flujo de entrada de capital inversionista al país.

Este maquiavélico y bien orquestado plan precisa de acciones inmediatas por parte del exilio cubano y la oposición interna para desenmascarar la ofensiva de marras y paralizar, o al menos diluir, su nocivo su efecto. Quedarnos de brazos cruzados podría ser catastrófico.

Anuncios

Un pensamiento en ““Quedarnos de brazos cruzados podría ser catastrófico”

  1. Pingback: 30 abril 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s