“A la memoria de la que me enseñó a leer y escribir”

Palabras pronunciadas por el Colaborador de Cuba Nuestra, profesor Felix José Hernandez, al recibir el Premio Internacional de Periodismo el 27 de octubre 2012, en el Renaissance Ballroom de Miami, durante el Banquete Anual del Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio, con motivo del Día del Periodista.

El profesor y colaborador de Cuba Nuestra, Felix José Hernández pronunciando su discruso de agradecimiento por el premio recibido. Foto: Germán Díaz Guerra.

Distinguidos Señores miembros del Honorable Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio.

Damas y caballeros:

Una inefable emoción llena mi pensamiento permeando mis palabras, al leer estas líneas de gratitud por el alto honor que se me confiere luego de más de treinta años de exilio que no bastarán nunca para borrar en mí los sentimientos que me unen a nuestra Patria.

Las tristes circunstancias que sacudieron nuestra tierra con lo peor que podía ocurrirnos a causa de la instauración de la dictadura más larga que conozca el planeta, me alejaron de nuestro pueblo natal, siguiendo junto a mi hermano, los pasos de nuestros padres hacia La Habana, dando inicio a un desgarro inevitable en nosotros. Atrás quedó lo más hermoso de mi infancia. Quien no lo haya vivido, no sabe lo que sufre el ser humano cuando emigra, cuando tras de sí se cierra quizás para siempre una puerta y se abre la de un mundo desconocido.

Agradeceré siempre a mi padre su ejemplo imperecedero, la vocación profunda por la Libertad y la dignidad del ser humano. La Habana fue para mis padres el exilio forzado en la “otra Cuba” que comenzaba a radicalizarse día a día en intolerancias y desmanes. Aquel exilio debió prolongarse hacia las tierras generosas de los Estados Unidos de América, donde hoy por gracia de Dios nos encontramos reunidos, pero con la llegada de la llamada “edad militar”, el salto hacia la Libertad se vio frustrado.

El profesor Felix José Hernández junto a directivo del Colegio de Periodistas de Cuba en el Exilio. Foto: Germán Díaz Guerra.

Los pasos de mis padres se detuvieron en La Habana, pero su pensamiento voló conmigo junto a mi esposa y a mi hijo de 4 años, cuando el 21 de mayo de 1981, Dios permitió que pudiera nacer de nuevo, esta vez en la Libertad que nos ofreció Francia, a la cual debemos gratitud eterna por ello. La nueva tierra que nos abría los brazos lo hacía en otra lengua, con códigos culturales y clima muy diferentes a los nuestros, pero no nos importaba, la sensación de ser libres se imponía por encima de todas las dificultades iniciales que podían alzarse en nuestro camino.

Con el paso de los años aprendí a repetir con Víctor Hugo, Gran Maestro de las letras galas que también sufrió el exilio: “La liberté! Sauvons la liberté! La liberté sauve le reste.” (¡La libertad! ¡Salvemos la libertad! La libertad salva lo demás).

El profesor Felix José Hernández. Foto: Germán Díaz Guerra.

Semana tras semana escribí una Carta a Ofelia, mi adorada madre. Estas cartas resumían la esencia inicial de contar a mis padres todo lo que el mundo presentaba ante mis ojos y que ellos nunca habían podido imaginar.

Cuando ellos se marcharon por siempre a la Casa del Señor, las cartas continuaron volando hacia el mundo gracias a la “magia” de Internet y en ediciones impresas, como justo homenaje póstumo a quienes guiaron nuestros primeros pasos por el mundo.

Por estas razones deseo expresar mi especial gratitud a los distinguidos directores de los medios de prensa: Roberto Solera de Cuba en el Mundo en Miami, que fue el primero en publicarlas; al Mayor General Erneido A. Oliva de Camco Cuba en Washington; a Carlos Manuel Estefanía de Cuba Nuestra en Estocolmo; a Miguel Ángel García Puñales de Cuba Matinal en Madrid; a Fernánd Díaz de la Asociación Sociocultural “Europa 93”, de Islas Canarias que publica el Boletín Europa Actualidad en sus talleres de formación a discapacitados y que con tanto empeño ha hecho posible la edición impresa de las Cartas a Ofelia en 16 volúmenes; a Miguel García del Club Camajuaní y de la Revista de nuestro querido pueblo natal en Miami, a una gran dama francesa, Madame Geneviève Escande por su comprensión y generosidad; y al ingeniero Leonel Mena Valdés, por la creación de nuestro sitio web cartasaofelia.com.

Hoy día 27 de octubre se cumplen 38 años desde el día en que Marta y yo, unimos nuestras vidas ante Dios y los hombres. A ella va mi reconocimiento por todo su apoyo, ayuda y paciencia en todos estos años, sin los cuales no me hubiera sido posible hacer realidad el sueño de las Cartas a Ofelia.

La vocación de difundir todo lo nuevo, espíritu inicial de las CARTAS se traduce hoy día en el compromiso moral de todo el que se ocupa de estos menesteres, de transmitir los más preciados valores que inspiran la vida del ser humano y la exaltación de la Libertad como máxima aspiración del hombre. Parafraseando a nuestro José Martí, Apóstol de nuestra Independencia e insigne Maestro de nuestras letras, me atrevo a decir que: “Sin aire, la tierra muere. Sin libertad, como sin aire propio y esencial, nada vive. Es la libertad la esencia de la vida”

El tercer milenio ha comenzado para Cuba con una agudización de la pérdida de valores en la sociedad civil que comenzó con el macabro intento de neutralizar la existencia de los valores cristianos, de la familia cubana, de la unidad nacional de nuestro pueblo, para terminar en el puerto al que Cuba ha llegado a atracar, en el callejón sin salida de la creación del llamado “hombre nuevo”, engendro de los años sesenta orquestado por la más intolerante ideología que haya volado sobre los cielos de la América Latina en el siglo XX con el “socialismo real” cubano.

El profesor Felix José Hernández junto al redactor de Cuba Nuestra Germán Díaz Guerra.

Tras más de cinco décadas de destrucción, la reconstrucción de la Nación Cubana será muy dura, muy difícil, y será un noble objetivo de la prensa cubana, el inculcar “a los que en Cuba sólo vivieron bajo el comunismo”, qué significa ser libre, qué significa poder pensar, hablar, opinar, disentir, discutir, existir y vivir plenamente sin temor a las consecuencias de un determinado discurso.

La prensa, la radio, el cine y la televisión en Cuba – hoy conformistas y justificantes –, tendrán entonces ante sí la misión de abrir los ojos y devolver estos valores a nuestras jóvenes generaciones que no conocen otro mundo sino aquel, y entonces pediremos a Dios que nos ilumine y ayude a recuperar el camino recorrido por nuestros próceres, por nuestros intelectuales, por quienes inspiraron la vida de la Nación Cubana en el alba del siglo XX.

Mi gran sueño es poder un día recorrer nuestra Cuba, libre y sin mordazas, junto a mi esposa, hijo, su esposa y mis nietos.

Queridos compatriotas, durante un recorrido por Croacia vi esculpida sobre la puerta principal de la muralla de la ciudad de Dubrovnik, la frase en latín NON BENE PRO TOTO LIBERTAS VENDITUR AURO, (La libertad no se vende ni por todo el oro del mundo). Desde entonces esa frase camina junto a mí como mi más preciada divisa.

Valga la ocasión para expresar mi gratitud al Sr. Abelardo García Berry, decano del Honorable Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio, al Sr. Sergio Galán Pino, Presidente de la Comisión de Cultura, al Sr. Orestes A. Pérez, Secretario Ejecutivo y a los miembros de La Junta de Gobierno, por tan alto honor.

Dedico este importante premio a la memoria de la que me enseñó a leer y escribir… ¡A mi madre!

¡Muchas gracias a todos!

Prensa cubana en el exilio. Foto: Germán Díaz Guerra

Anuncios

John Mckain se reune con los veteranos de Bahia de Cochinos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Enviado por: Jesús Angulo, Brigadista
http://www.youtube.com/user/TVparaCUBA/videos

El Senador John Mckain le hablo a los brigadistas en el local de la Asociación.El Senador John Mckain le habló a los brigadistas
en el local de la Asociación de Veteranos de Bahia de Cochinos. Lo acompañaron los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Diaz Balart.
Romney/Ryan fue la palabra de orden, muy bien recibida por todos los presentes con fuerte aplausos.

Mi caballo “Lucero”

El autor montando a Lucero

Por Rolando Lorie

Todas las mañanas lo veía pasar frente a la casa de mis abuelos detrás de su madre, aún cuando era un pequeño potrillo alegre y juguetón; se adelantaba corriendo y esperaba por ella, la que era montada por su dueño “Güito” camino al mercado. Me gustaba mucho su color dorado, en combinación con la mancha blanca en su frente; con los meses desarrolló como un hermoso potro de mucho brío; mi abuelo me observaba en silencio disfrutar la presencia de aquel animal. Pasado unos días, abuelo se me acercó preguntándome:
-¿Te gusta el caballito de Güito?
Yo, de inmediato le respondí con entusiasmo:
-¡Sí!
Entonces él me explicó que había acordado con mi papá, comprarle el potro a Güito para mi regalo, y que ya el negocio se había finiquitado, solo debía esperarse a ser domado y entrenado por su dueño para la entrega. De más está decirles lo contento que me sentí, le di las gracias, un beso, un abrazo fuerte y salí corriendo a contarle a abuela y primos el notición; abuela me relató, que por coincidencia, mi papá de pequeño había tenido un caballo muy parecido a éste, de su mismo color y la mancha blanca en la frente, llamado “Lucero”, por lo que decidí que así sería también su nombre. Llegó el día en que Güito vino con el potro montado en él; abuelo me llamó y dijo:
-¡Ahí lo tienes, desde hoy es tuyo!
Nuevamente se lo agradecí; no era la primera vez que montaba un caballo, pero esta vez era el mío; Güito antes de irse me dio algunos consejos sobre las características del bello equino y su cuidado, lo cual siempre aprecié mucho; entre las cosas que me dijo, llamó mi curiosidad y motivó la risa, el hecho de que los caballos mudan su primera dentición en la etapa de sus iniciales tres años, considerándose hasta ahí como potros, y yo en ese momento, también estaba en la muda de mis llamados “dientes de leche”. Sin perder tiempo tomé la soga atada a manera de frenillo y conduje a Lucero cerca de una gran piedra en el patio de la casa, subí a ella y de un salto monté en su lomo sobre el vasto que traía; comencé a disfrutar de su agradable y acompasada marcha, dando un paseo por el pueblo y su vecindario. Lucero era un caballo de “paso fino” no de trote como los utilizados para arrear ganado; podías cabalgar leguas y leguas de manera confortable. Al siguiente día acompañé a abuelo, ambos a caballo, a la talabartería de Beto para recoger unas polainas para mí y la montura y bridas con el freno de Lucero, lo cual le había ordenado a hacer con anticipación; ensillé al potro comprobando la confortabilidad de la silla recién confeccionada; de allí pasamos por la herrería de Nano y pude apreciar sus habilidades al herrar a la bestia; me explicó que debía estar pendiente de sus cascos y de no caminarlo cuando le faltara alguna herradura, pues estos podrían enfermarse de la llamada “mazamorra”, infección que le causaría intenso dolor al apoyar la pata en cuestión. Le agradecí sus advertencias y abuelo y yo seguimos nuestro camino. De pronto abuelo detuvo su caballo y me dijo:
-¡Ahora, a comprarte un bonito sombrero cowboy Stetson!
-¡Lo que tu digas abuelo!-le respondí, pensando en cómo luciría con el sombrero.
Llegamos a la tienda-almacén de Eliodoro y escogí un sombrero color crema a mi medida, que tenía una cinta negra alrededor de la copa; con el sombrero puesto busqué la aprobación de abuelo parándome frente a él, la cual dio con un movimiento afirmativo de cabeza. Mi afán en lo adelante era que Lucero me reconociera como su jinete, identificación que todavía debíamos desarrollar en estrecha relación; el caballo es un animal muy inteligente que solo de montarlo, reconoce sí esa persona lo sabe hacer o no, de ahí que le obedezca por intuición. Comencé por compartir varias horas del día con él; lo buscaba al potrero temprano en la mañana y lo regresaba al atardecer, después de ajetrearnos bastante en compañía; con el tiempo le enseñé a que viniera hacia mí a comer azúcar o granos de maíz de la mano cuando pastaba suelto, sin necesidad de correr detrás de él para enlazarlo, lo llevaba al rio a abrevar dos veces al día, lo bañaba una por semana, cosa que le encantaba. Mi única obligación por encargo de abuelo, era ocuparme de su cuidado, lo que hacía con mucha satisfacción; amigos más o menos de mi edad salíamos al amanecer los fines de semana de cabalgata, a visitar otros pueblos de aquella región, siempre guiados y cuidados por Nandito, padre de mi amigo José Alberto; éramos alrededor de catorce o quince jinetes levantando polvo por caminos vecinales en época de seca, para nuestro disfrute; la mayor atracción era atravesar a caballo algunos ríos que se encontraban en nuestra ruta,chapoleteando el agua hasta más no poder para mojarnos unos a otros;Nandito, experto conocedor de la zona, permanecía siempre al final del grupo y no permitía que alguno de nosotros se adelantara mucho, atento a nuestro buen recaudo. Llevábamos algo de comida, frutas y un porrón grande de agua potable recubierto de tela de saco, para que se mantuviera fresca; regresábamos al atardecer, cansados pero felices de haber pasado un día maravilloso entre amigos. Otra diversión que recuerdo con agrado de mis tiempos en Jarubí, era “la competencia de cintas”; se hacían dos grupos de jinetes en números iguales; el bando rojo y el azul, que competían en destreza; en el espacio de unos doce pies, se extendía entre dos árboles, una soga de la cual pendía una argolla fina metálica del tamaño de una moneda de veinte centavos, lo que conocíamos como una peseta, con una cinta de color acorde al bando concursante; el jinete debía pasar por debajo de la soga a todo galope y enganchar sin caérsele la argolla con la cinta, utilizando un puntero de madera cuya longitud era de cinco pulgadas aproximadamente, el que sostenía con su mano dominante; cada integrante tenía tres intentos, ganaba el bando que más argollas acumulara. Se hacían competencias de adultos y de niños; abuelo me obsequió el par de espuelas de plata mejicana y su puntero de madera tallada de cuando él participaba. Cada año al finalizar mi estancia vacacional y regresar a la capital junto a mis padres y hermanos, experimentaba mezcla de alegría y nostalgia al mismo tiempo; me separaba de mis abuelos y demás familiares, de los amigos del pueblo y las costumbres que llegas a incorporar; serían muchos meses hasta el próximo verano, sin disfrutar de los paseos y la compañía de mi fiel caballo Lucero.
¡A mi edad, era como vivir en mundos diferentes al mismo tiempo!

Pienso que Nunca es tarde para reconocer y rectificar errores y medidas incoherente

El gobierno cubano continua revisando y actualizando su política hacia nosotros los emigrados, es evidente que el gobierno busca una relación normal entre Cuba y su emigración.. Pienso que Nunca es tarde para reconocer y rectificar errores y medidas incoherente, contraproducentes y obsoletas..

Nos toca a nosotros los emigrados revisar y actualizar nuestra postura.. Se puede seguir apoyando el embargo económico que azota a nuestro país, la actual política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba, la política de mano dura de políticos que están totalmente desvinculados, desconectados de la realidad cubana y jamás han pisado suelo cubano?

Hugo Cancio

Colaborador de Cuba Nuestra recibe Premio Internacional de Periodismo

El profesor Felix José Hernández, antiguo colaborador de Cuba Nuestra, será galardonado por el Colegio Nacional de Periodistas de Cuba en el Exilio con su Premio Internacional de Periodismo. Aquí vemos al premiado durante una reciente visita a Ucrania, en el Palacio de Livadia, donde se firmara el histórico acuerdo de Yalta, firmado tras la reunión que mantuvieron del 4 al 11 de febrero de 1945, Iósif Stalin, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt, como jefes de gobierno de la URSS, del Reino Unido y de Estados Unidos, respectivamente.

Entregará el CNP Premio Internacional de Periodismo

 
Los actos del Día del Periodista empiezan el viernes 26 a las 10 a.m. en la Plaza de los Periodistas Cubanos muertos en el exilio, 13 Ave. y calle 12 SW, allí colocaremos una ofrenda floral.bDe ese lugar partiremos al parque José Martí, donde esta el busto del apóstol 4ta. Ave. y 4ta. calle SW

En un gran acto conmemorativo del “Día del Periodista”, el Colegio Nacional de Periodistas de Cuba en el Exilio entregará el Premio Internacional de Periodismo creado por la institución, recientemente,El evento, un banquete en el Renaissance Ballroom, en el 5910 S.W. de la calle 8 será escenario que reunirá a mas de doscientos colegas y amigos para honrar a periodistas destacados y ratificar la posición del Colegio en defensa de la libre expresión del pensamiento y supermanente denuncia contra la tiranía en Cuba.

El máximo galardón de la profesión, otorgado por el CNP, ha correspondido al colega Félix José Hernández, profesor, poeta, escritor y periodista, figura de la cultura radicado en Paris, quien estará con nosotros en tan señalada ocasión.En ésta oportunidad el Colegio de Periodista también entregará reconocimientos a colegas destacados, de los medios locales, quienes han sido evaluados, con sentido profesional y ético, por la Comisión de Cultura del Colegio.

La conmemoración del “Día del Periodista” se origina para recordar la fundación de “Papel Periódico”, el primer periódico editado en Cuba en 1790, durante el gobierno de Luis de las Casas, muy diferente a los que le precedieron y tuvo, entre sus redactores, a José de la Luz y Caballero, Tomás Romayy otros valores de la cultura, cuando surge la “Sociedad Económica Amigos del País”, y la imprenta alcanza su auge.. Para el CNP ésta fecha tiene un gran significado pues, a traves del tiempo, nos hemos reunido para el recuento histórico y hacer planes de futuro para la institución.

Fdo. Abelardo García-Berry, decano y Orestes A. Pérez, secretario

Sobre el Decreto-Ley 302 que modifica la Ley de Migración cubana

EL UCASE MIGRATORIO DEL DICTADOR

Por: Lcdo. Sergio Ramos

El régimen de Cuba acaba de emitir un Decreto-Ley 302 modificando la Ley de Migración del país. La misma mantiene el carácter restrictivo al derecho humano de libertad de movimiento, las cuales vanamente justifica con un prólogo donde inculpa a terceros de las razones por las cuales los cubanos, a los largo de mas de medio siglo de dictadura, abandonan el país.

Argumenta en dicho Prólogo que la salida de se debe al “bloqueo de los Estados Unidos”, a “la Ley de Ajuste Cubano” y “al robo de cerebros con objetivos políticos “entre otros. Como de costumbre la dictadura ‘ex profeso’ ignora las verdaderas razones del masivo y continuado éxodo de sus ciudadanos al exterior, no solo a los Estados Unidos, sino que los cubanos se han quedado o han escapado a cualquier lugar del planeta que les ofrezca la oportunidad alcanzar lo que la oligarquía gobernante le niega al pueblo. Y cuando esto sucede consistentemente en un país, es porque algo anda mal, muy mal, en ese lugar.

La realidad es que la hostilidad proviene del régimen cubano contra el pueblo, y no de terceros países. Que los ciudadanos se van del país porque los oligarcas gobernantes les niegan el derecho a los ciudadanos de progresar y desarrollarse libremente y les obligan a trabajar por salarios de miseria. Son ellos y nadie más que ellos los únicos responsables de la falta de libertad y de futuro, porque han diseñado e impuesto un sistema para favorecer a los privilegiados del poder a expensa de la explotación de los obreros, campesinos, estudiantes, técnicos, científicos, artistas, atletas y profesionales cubanos.

La enmienda Migratoria promulgada por Decreto es, además, discriminatoria al establecer ciertas categorías de ciudadanos que no pueden salir del país. El articulo 23 inciso (f) restringe la salida de Cuba por “Carecer de autorización establecida, en virtud de las normas dirigidas a preservar la fuerza de trabajo cualificada para el desarrollo económico, social y científico-técnico del país, así como para la seguridad y protección de la infamación oficial”. Estos quedan coartados de la libertad de locomoción al aprobarse simultáneamente el Decreto 306 en donde en el Articulo 1 establece las categorías de directivos superiores, graduados de educación superior (universidades), científicos, técnicos medios especializados que realizan actividades “vitales” y atletas de alto rendimiento, los cuales quedan restringidos de viajar, temporera o permanentemente al exterior”.

Esta clasificación discriminatoria, contraviene el artículo 13 inciso 2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que establece que “Toda persona tiene el derecho a salir del país, incluso del propio, y a regresar a su país”.

En otros países civilizados, se mantiene a los profesionales, a los científicos, artistas, a los técnicos cualificados y a los atletas de alto rendimiento con mejoras sustanciales de sus salarios y condiciones de trabajo, pero en Cuba el régimen los retiene por virtud del ucase dictatorial, atándolos a la miseria y la explotación del estado cubano.

La medida resulta contrastante, cuando vemos países sub-desarrollados como por ejemplo la República Dominicana, donde sus ciudadanos entran y salen de su país, para visitarlo o para retornar a residir sin mas restricción que tener su pasaporte y un visado del país extranjero a donde se dirigen, en caso de salir del mismo.

El discrimen también aplica a los que regresan temporera o definitivamente al país, pues a tenor con el articulo 24.1 inciso ( c ) resulta inadmisible “toda persona” que haya participado en “Organizar, estimular, realizar o participar en acciones hostiles contra los fundamentos políticos, económicos y sociales del Estado Cubano”. O sea, que los opositores al régimen, dentro y fuera de Cuba, quedan excluidos de poder ejercer el derecho a salir o retornar a su país, siendo esta, no solo otra violación al citado articulo 13 del la Carta de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, sino un medio de discrimen, persecución y represión contra todo aquel que activamente manifieste su oposición a la dictadura castrista.

Es importante señalar que esa disposición es un mecanismo coercitivo contra la libertad de expresión y de acción política del ciudadano, pues constituye una chantajista amenaza de prohibición de entrada o salida contra el ciudadano que opta por hacer actos y expresiones publicas contra la dictadura.

Si bien el Decreto Ley 302 elimina la llamada “Tarjeta Blanca” o permiso de salida, dicho permiso sigue existiendo a través de otros organismos del estado, ya que delega en los distintos ministros otorgar la llamada “liberación” para poder viajar al exterior, a tenor con los Artículos 3 y 4 del subsidiario Decreto 306 que, además, deja en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social la determinación de los cargos y puestos de trabajo sujetos a las restricciones máximas para viajar.

Existe también una razón económica del régimen cubano para hacer ciertas disposiciones un poco más laxas. Se trata de la extensión de la autorización de estadía en Cuba de los visitantes hasta 90 días o 180 días (Articulo 48.1), según sea el caso y, por otro lado, la de permitir a los ciudadanos que salen del país por tiempo “indefinido” por un término de hasta 24 meses (Articulo 40). El propósito, en ambos casos, es buscar una manera de ingresar divisas a un país quebrado por el síndrome sistémico de la improductividad. Cónsono con esa intención económica, se abre también unas categorías de residentes en el país para aquellos que tienen inversiones inmobiliarias, (Residentes Inmobiliarios (Articulo 3 Inciso e )).

Estas medidas no pueden ser consideradas como “aperturas” ni “liberaciones” del régimen, sino que constituyen modificaciones originadas en crisis económica que afecta el país, manteniendo el carácter opresivo del régimen castrista. Por cuanto seguirán ocurriendo las fugas de ciudadanos buscando la libertad y el progreso.

Cuba no necesita de estos oprobiosos ucases propios del mayor despotismo zarista, sino un Estado de Derecho que respete los derechos humanos y las libertades ciudadanas fundamentales y les brinde bienestar y progreso.

Cuba, no necesita de decretos que coarten la libertad de movimiento de sus ciudadanos, los cuales tienen el derecho de vivir donde les plazca y por cuanto les plazca sin pedirle permiso a nadie. Si Cuba quiere retener a los profesionales, a los técnicos, a los estudiantes universitarios, artistas, científicos y a los atletas, tiene que cambiar radicalmente su sistema, de un modelo que solo produce pobreza y opresión, por un modelo que produzca riqueza y libertad. Y para eso hace falta un radical cambio estructural, político, social y económico, que los perpetuados incumbentes del poder no están dispuestos a realizar.

La vida es un conjunto de momentos

Por Oscar Peña

14 oct (hace 4 días)

para consenso

Foto: La vida es un conjunto de momentos. Ocasiones de alegría y de dolor. La existencia humana se va construyendo de alegrías y llantos y es el libro de la vida de todos. Si algo hay en la existencia humana que no tiene privilegio para nadie y que es un camino que todos atravesamos en que por igual recibimos porciones de dolores y porciones de alegrías. Busque alguien que sea feliz los 365 días de cada año y vera que no existe. Sin embargo, busque a los que en los 365 días del año han pasado por duros y tristes instantes y también por otros alegres y risueños y vera como todos alzamos el brazo. Esa es la vida. Esta comprobado. Ayer sábado 13 de Octubre después de unas horas de haber pasado por uno de esos tristes episodios de dolor que te da la vida recibí la otra parte, la de satisfacción y alegría: fui invitado a la Casa del Preso Político Cubano excelente lugar que escogió la Sociedad Internacional de Derechos Humanos que tiene su sede en Frankfurt Alemania para en una larga jornada de trabajo abrir una sección con sede en los Estados Unidos que vele por toda la situación de los Derechos Humanos en América Latina. Ello incluía proponer y escoger candidatos para componer la principal directiva. Y mi porción de sana alegría fue conocer que había sido propuesto para Presidente de ese importante capítulo en los Estados Unidos. Indudablemente tenernos en cuenta es un estimulo, un orgullo y un reconocimiento para todos los iniciadores del histórico y digno expediente de lucha de los derechos humanos en Cuba. Al final de la jornada entre un activista chino, una chilena y otro que no recuerdo bien pero creo que era hindú, quedaron 2 cubanos propuestos para ocupar ese frente; el que suscribe y el preso político del grupo de los 75 Normando Hernández. Ya arriba he expresado que es una honra, un prestigio y algo que enaltece la propuesta, pero no acepte mi candidatura y pedí se retirara. ¿Razones? Honestidad. Como en toda mi historia de vida pagar nuevamente el alto sacrificio de ser consecuente con mi pensar: estimo que para hacer cualquier labor de manera eficiente se tiene que estar muy convencido que lo que haces es la diferencia y es de utilidad, y yo confieso que las denuncias y las quejas sobre derechos humanos a nivel internacional ya no resuelven los problemas. Es una etapa que ya jugo su papel. Es en cada país, en cada sitio, en cada tribuna nacional que los ciudadanos tienen que abogar, denunciar y defender sus derechos y no en tribunas internacionales. Por otra parte -si no pensara como acabo de expresar en el párrafo anterior- también observe a mi colega Normando Hernández con algo que hoy no tengo. El estaba lleno de ánimo, de excitación juvenil, entusiasmo y las baterías llenas tanto de interés que no quise ser un obstáculo en su camino y no acepte la propuesta que habían hecho de mi. Aunque obviamente agradecí el gesto. Aun con lo explicado esa organización internacional tendrá nuestro apoyo. Incluso dentro de su dirección quedo formando parte de la misma con nuestro respaldo uno de los prestigiosos vicepresidentes de muestra organización el ex preso político Pedro Pablo Alvarez Ramos.

La vida es un conjunto de momentos. Ocasiones de alegría y de dolor. La existencia humana se va construyendo de alegrías y llantos y es el libro de la vida de todos. Si algo hay en la existencia humana que no tiene privilegio para nadie y q
ue es un camino que todos atravesamos en que por igual recibimos porciones de dolores y porciones de alegrías. Busque alguien que sea feliz los 365 días de cada año y vera que no existe. Sin embargo, busque a los que en los 365 días del año han pasado por duros y tristes instantes y también por otros alegres y risueños y vera como todos alzamos el brazo. Esa es la vida. Esta comprobado.

Ayer sábado 13 de Octubre después de unas horas de haber pasado por uno de esos tristes episodios de dolor que te da la vida recibí la otra parte, la de satisfacción y alegría: fui invitado a la Casa del Preso Político Cubano excelente lugar que escogió la Sociedad Internacional de Derechos Humanos que tiene su sede en Frankfurt Alemania para en una larga jornada de trabajo abrir una sección con sede en los Estados Unidos que vele por toda la situación de los Derechos Humanos en América Latina.

Ello incluía proponer y escoger candidatos para componer la principal directiva. Y mi porción de sana alegría fue conocer que había sido propuesto para Presidente de ese importante capítulo en los Estados Unidos. Indudablemente tenernos en cuenta es un estimulo, un orgullo y un reconocimiento para todos los iniciadores del histórico y digno expediente de lucha de los derechos humanos en Cuba.

Al final de la jornada entre un activista chino, una chilena y otro que no recuerdo bien pero creo que era hindú, quedaron 2 cubanos propuestos para ocupar ese frente; el que suscribe y el preso político del grupo de los 75 Normando Hernández.

Ya arriba he expresado que es una honra, un prestigio y algo que enaltece la propuesta, pero no acepte mi candidatura y pedí se retirara. ¿Razones? Honestidad. Como en toda mi historia de vida pagar nuevamente el alto sacrificio de ser consecuente con mi pensar: estimo que para hacer cualquier labor de manera eficiente se tiene que estar muy convencido que lo que haces es la diferencia y es de utilidad, y yo confieso que las denuncias y las quejas sobre derechos humanos a nivel internacional ya no resuelven los problemas. Es una etapa que ya jugo su papel. Es en cada país, en cada sitio, en cada tribuna nacional que los ciudadanos tienen que abogar, denunciar y defender sus derechos y no en tribunas internacionales.

Por otra parte -si no pensara como acabo de expresar en el párrafo anterior- también observe a mi colega Normando Hernández con algo que hoy no tengo. El estaba lleno de ánimo, de excitación juvenil, entusiasmo y las baterías llenas tanto de interés que no quise ser un obstáculo en su camino y no acepte la propuesta que habían hecho de mi. Aunque obviamente agradecí el gesto.

Aun con lo explicado esa organización internacional tendrá nuestro apoyo. Incluso dentro de su dirección quedo formando parte de la misma con nuestro respaldo uno de los prestigiosos vicepresidentes de muestra organización el ex preso político Pedro Pablo Alvarez Ramos.
OP