El derrotero oculto de un ferry a La Habana

 Entrada a la bahia de La Habana. Foto: Alberto Hernández

Por el Lcdo. Sergio Ramos

Acaba de inaugurarse un servicio de ferry para pasajeros entre Florida y La Habana. Reaparece después de cinco décadas de haberse interrumpido dicha ruta marítima entre ambos países. Este medio de transportación aumentará las visitas de cubanos residentes en el exterior a Cuba, y junto con ello el incremento de viajeros y el aumento de divisas que recibirá la dictadura castrista.

El derrotero de dicha embarcación ida y vuelta desde Key West ( Cayo Hueso) y Port Everglades a La Habana es parte de otro solapado trazado de ruta política entre los gobiernos de los Estados Unidos y Cuba que implica un acercamiento entre ambos gobiernos hacia una futura normalización de relaciones diplomáticas y económicas.

Si observamos los eventos que vienen ocurriendo en la relación entre ambos países, notaremos una serie de medidas que proyectan un claro rumbo de acercamiento. En el 2009 el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos liberaliza las restricciones de viajes y el envío de remesas de familiares a Cuba. En el 2011 el gobierno americano liberalizó las remesas a Cuba de no familiares hasta un monto de $2,000.00.

Esta liberalización ha representado un incremento en turismo para Cuba del orden $2,218 millones de dólares en el 2011 con un total de 2.7 millones de turistas visitando Cuba. Por su parte las remesas a Cuba le han representado a dicho país ingresos por $2,294 millones según el Fondo Multilateral de Inversiones del banco Interamericano de Desarrollo (BID). Estos rubros representan en estos momentos la mayor fuente de divisas para la dictadura cubana, lo cual constituye un apuntalamiento a la permanencia de un régimen contumaz violador de los derechos humanos del pueblo.

Por otro lado, desde el 2009 se implementó el llamado “Intercambio cultural“ entre los Estados Unidos y Cuba, por el cual reconocidos artistas en Cuba, afines al régimen, visitan la ciudad de Miami y otras de Estados Unidos, para hacer sus presentaciones y luego regresan con los dineros ganados en estas a Cuba. Del mismo modo, profesores universitarios, pintores, e intelectuales han sido participes de este intercambio, incluyendo Mariela Castro la hija del dictador General de Ejercito Raúl Castro y la nieta de este, Vilma Rodríguez Castro. Lo detestable de este “intercambio” cultural es la base discriminatoria que mantiene marginados a artistas exiliados notoriamente opuestos al régimen dictatorial como lo son los casos de Willy Chirino o de Gloria Estefan, quienes no pueden ir a cantar en igualdad de condiciones y libertades a Cuba.

Por el lado cubano, el gobierno de Cuba ha reajustado los impuestos a los recibos de dineros en divisa, bajándolos. Ha enmendado las leyes migratorias para permitir que los cubanos salgan con salida “indefinida” (léase temporera) manteniendo sus casas y propiedades por 24 meses. También, ha abierto la venta de inmobiliarios a extranjeros otorgando entre otras medidas una visa de “ residente inmobiliario’.

Cuba por su parte compra productos agropecuarios a los Estados Unidos desde hace varios años, representando para el 2011 un monto de importaciones por $1,500 millones de dólares

Simultáneamente, el gobierno de dictador Raúl Castro liberaliza medidas económicas permitiendo, no sin fuertes restricciones, el pequeño negocio por cuenta propia, lo que constituye un paso orientado a la ‘chinizacion’ de la economía cubana.

Este acercamiento se produce a espaldas de los intereses libertarios del pueblo cubano, el cual sufre hoy un considerable aumento de la escalada represiva contra los opositores dentro de la Isla. En los primero nueve meses del presente año 2012 alcanzó la cifra de 5,105 detenciones de opositores, superando las 4,123 ocurridas durante todo el año 2011.

El patrón de acercamiento entre ambos gobiernos se esta produciendo sutil y paulatinamente, en una progresión similar a la que hubo con China varias décadas, y con igual desconocimiento de las violaciones a los derechos humanos del pueblo. Mientras, para tapar el curso de lo real, se mantiene una demagógica apariencia de descontento con los abusos policíacos en Cuba y de apoyo la libertad y democracia para la Isla…pero lo real es que el verbo y el hecho esgrimido por Washington no compaginan.

El resultado de estos confluentes derroteros políticos de Punto Cero y la Casa Blanca, implican una traición más el pueblo cubano en sus justas aspiraciones a la libertad y la democracia. Una traición con funestas consecuencias, tal como las hubo cuando la Casa Blanca decidió retirar, en pleno campo de batalla, el apoyo comprometido con los valientes patriotas de la Brigada 2506. Aquella traición, equivalió a darle cinco décadas más de vida al castrismo. ¿Y ahora esta, cuantos años mas de poder totalitario les dará a los jerarcas del régimen y a sus herederos? ¿Cuántos más abusos, torturas y asesinatos de opositores cubanos propiciará la detestable política de acercamiento con el totalitarismo castrista?

Por vía de un proceso similar el ahora mutado estado dictatorial fascista chino está afianzado en el poder; luego para Cuba, muy posiblemente, esta nueva traición será mucho más seria y de mayores nefastas consecuencias que las que tuvo aquel ‘embarque’ intencional de Bahía de Cochinos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s