TRAS LAS HUELLAS DEL GRAN CHARLES DE GAULLE

La Boisserie

La Boisserie

París, 13 de enero de 2012.

Mi querida Ofelia:

Sólo hoy he encontrado el tiempo disponible para contarte el magnífico día que pasamos en el pueblito de Colombey-les-Deux- Églises, tras las huellas del gran Charles de Gaulle.

Durante todo el día tú nos acompañaste, pues recuerdo muy bien como me contabas que allá en tu pueblo perdido en un verde y fértil valle de nuestra isla caribeña, cuando eras joven, tú y tus amigas lo llamaban El Francés y lo admiraban. Claro que comparándolo con los otros personajes célebres de la Segunda Guerra Mundial: los asesinos de Hitler, Stalin o Mussolini, el rechoncho de Winston o el inválido Roosevelt – a pesar del gran carisma de éste último-, el único que tenía el porte elegante, la oratoria y un carisma extraordinario era nuestro admirado Charles de Gaulle.

Fuimos con nuestros amigos galos Clotilde y Louis en su coche. El viaje duró dos horas y media. El pueblito se encuentra en la célebre región de Champagne, rodeado por bosques y dominado por la impresionante Cruz de Lorena de granito rosa, la que se destaca sobre la colina. Esa cruz, de casi 45 metros de altura, fue inaugurada el 18 de junio de 1972, desde ella se domina el bosque de Clairvaux.

En el pueblito se encuentra La Boisserie, casa de campo, que aún hogaño pertenece a la familia de Gaulle. La casa fue comprada por el General en 1934. Durante la guerra fue casi destruida por los alemanes. Sólo en 1946 la familia volvió a ocuparla después de reconstruirla. Desde la calle se llega a ella por un camino rodeado de bellos árboles. Se puede ver el terreno para jugar al tenis y el parque infantil creados por el General para los niños de su familia. El vestíbulo está decorado con máscaras, lanzas y otros objetos africanos.

Sobre los libreros de la biblioteca se pueden admirar portarretratos con las fotos de los grandes del mundo de su época, dedicadas por ellos a de Gaulle. Sobre una mesa baja se encuentra un cofre de puros habanos en madera preciosa labrada, cuyos lados representan la puerta del Palacio de los Capitanes Generales de La Habana, mientras que la tapa reproduce el famoso grabado de las dos damas que pasean en un quitrín. Fue un regalo del Coma-Andante en Jefe a de Gaulle en 1967. La guía nos explicó que el general nunca encontró personalmente a Castro.

En un pequeño salón se puede ver la butaca donde falleció de Gaulle el 9 de noviembre de 1970, mientras jugaba a los naipes en una mesita.

La casa está decorada con gusto y sencillez, no hay objetos de lujo. El primer piso no se visita, pues son las habitaciones privadas de la familia.

Con la finalidad de consolidar las buenas relaciones entre Alemania y Francia, de Gaulle hospedó en esa casa al canciller Adenauer en septiembre de 1958. Fue el único Jefe de Estado que compartió la vida familiar de los de Gaulle en La Boisserie.


La tumba de Charles de Gaulle.


La tumba de Charles de Gaulle.

Al costado de la iglesia se encuentra el pequeño cementerio en el que reposan en paz el general, su esposa e hija Anne, en una sencilla sepultura. Es en la pared de la iglesia donde están situadas las decenas de placas de mármol y granito que le rinden homenaje; mientras que las coronas se sitúan al pie de una cruz que se encuentra al centro del cementerio.

Nuestros amigos nos invitaron a almorzar en un restaurante de elegancia intemporal, chic francés.

Por la tarde recorrimos el Mémorial Charles de Gaulle. Fue inaugurado en 2008 por los presidentes de Alemania y Francia. Está dedicado a la vida y obra del gran de Gaulle a lo largo del siglo XX. Se pueden admirar una gran cantidad de fotos, documentos, objetos, documentales y hasta los coches utilizados por el General, incluso en el que iba cuando sufrió el atentado en Petit -Clamart.

Del Mémorial, por un elevador, se puede llegar al jardín donde se alza la Cruz de Lorena.

Con Louis al pie de La Cruz de Lorena.

Con Louis al pie de La Cruz de Lorena.

Creo que la grandeza del General se basa en que fue un hombre que amó profundamente a su Patria. Fue el hombre que llamó a todos los franceses desde Londres a luchar contra los invasores. Pudo ser un dictador, pues poseía todos los poderes y una inmensa popularidad, sin embargo fue un demócrata en el más amplio sentido de la palabra. Hizo todo lo posible por el desarrollo económico y social de Francia. Recordemos que se solidarizó con los USA en los momentos en que el mundo estuvo al borde del cataclismo nuclear debido a la Crisis de los Mísiles en Cuba en octubre de 1962.

Su éxito para reintegrar a la Alemania vencida y destruida por la Segunda Guerra Mundial fue total. En él no hubo demagogia ni populismo, dos males que son una verdadera epidemia hoy día entre los políticos de muchos países. Para mí como para ti, mi querida Ofelia, el General de Gaulle es el francés más importante del siglo XX.

Me incliné frente a su sepultura y le di las gracias por haber creado las bases de la actual democracia francesa, de la cual tengo el placer de disfrutar junto a mi familia.

Le doy mis más sinceras gracias a Clotilde y Louis por habernos permitido pasar un maravilloso día en un verdadero baño de Historia Contemporánea, tras las huellas del gran General Charles de Gaulle.

Un gran abrazo desde la bella, culta y Libre Francia, mi Patria de adopción,

Félix José Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s