JOHNNY CLARK: CUANDO UN AMIGO SE VA…

Por Juan Antonio Figueras

Murió Johnny, Johnny Clark”, le dijo el abuelo a una hija y a su nieta, mientras una lágrima furtiva corría por sus mejillas. La nieta, sin decir palabras, lo abrazó por un largo periodo de tiempo. Sabía que había sido su amigo, pero quería saber más de quién había sido para que el abuelo se sintiera así. Y en silencio le preguntó “¿Quién fue Johnny Clark?

El abuelo suspiró profundo y le dijo: “Johnny Clark, como lo conocían sus amigos, no era un americano anglo. El Dr. Juan Marcial Clark era un cubano integral e íntegro. Sobre todo, un gran ser humano preocupado por sus semejantes. Nació en La Habana, Cuba; su niñez transcurrió con sus padres y hermanos en un barrio de clase media, El Vedado. Jugaba en el Parque Medina y estudió hasta graduarse en el Colegio Lasalle.

Johnny Clark, religioso desde su juventud, se hizo miembro de la Juventud de Acción Católica. Opositor, como su hermano José Benito, de la dictadura batistiana, pronto, después de que Castro tomara el poder, se unió al clandestinaje anti-castrista. Ya en el exilio, mientras su hermano José Benito participaba en actividades de infiltración anticastrista en la Isla, Johnny se integró a la fuerzas de la Brigada 2506 en Guatemala; no desembarcó en Cuba, llegó por el aire, era de las fuerzas paracaidistas que cercaron los aires de la Ciénega de Zapata el 17 de abril de 1961.

En la cárcel permaneció Johnny Clark por dos años, argumentando con los que los encarcelaban, dando clases a los que lo deseaban, dando ánimo, dirigiendo el rosario todas las noches, y escribiendo en casi ilegibles letras sus notas de presidio, las que algún día desde la cárcel misma llegaron al exilio.

A finales de 1962, llego a Miami. Se casó con Clarita de León, el amor de su vida, su único amor, con quién compartiría alegrías, tristezas y enfermedades. Recién casados, fueron a Caracas, Venezuela. Johnny Clark trabajó en los barrios pobres, en los cerros, haciendo esfuerzos por mejorar sus condiciones de vida. Su hijo mayor nace en un hospital público de la ciudad.

Comprende Johnny Clark que debe preparase intelectualmente para servir mejor a la humanidad. Estudia Sociología en la Universidad de la Florida, en Gainesville. Vive con Clarita, en las antiguas y modestas casas de madera para los estudiantes,” Flavet”, donde habían residido los veteranos de la II Guerra Mundial que regresaron a los estudios al terminar la guerra. Estudiaba continuamente, trabajando en el Student Union; pelaba a sus amigos, como en la cárcel, sin cobrar. En Gainesville, nació su segundo hijo.

En Gainesville Johnny Clark sacó su doctorado (Ph.D.) en Sociología. Regresó a Miami, siempre con Clarita e hijos. Comenzó a trabajar como profesor en Miami-DadeCollege hasta retirarse como Profesor Eméritus. No dejó nunca de combatir por la libertad de Cuba y los cubanos, por servir mejor al ser humano.

De combatir como paracaidista, armas en mano en Cuba, prosiguió combatiendo intelectualmente con denuedo donde quiera que fuera en defensa de la libertad. Colaboró en distintas investigaciones sociológicas nacionales. Participó en incontables programas radiales y televisivos; escribió artículos para los periódicos; donde quiera que se requiriera su participación voluntaria, ahí estaba Johnny. Siempre haciendo investigación sobre Cuba:
por qué se iban los cubanos de la isla, cuáles son las condiciones de vida en Cuba, cuáles son las medidas represivas en todos los aspectos, en la educación, en contra de los que creen en Dios, cómo se violan todos los

derechos humanos. Así publicó cientos de artículos, documentos y sobre todo su libro, Cuba: Mito y Realidad, siempre actualizándolo, preparando su edición en inglés. Vivía modestamente en la misma casa desde su regreso de Gainesville, rodeado — mejor dicho inmerso, en libros y notas de periódicos, con su perro y sometido a los requerimientos de Clarita, hijos, hermanos, y algunos amigos que dejara más espacio libre para él y Clarita.

Johnny Clark, salvo de los tiranos de la dirigencia castrista, nunca habló mal en público de nadie. Era comedido y riguroso en sus investigaciones. En su vida privada era abstemio, austero, espartano; jamás disfrutó de un placer sibarita. Usaba un automóvil modesto; por años se conocía la llegada de Johnny por el Volkswagen viejo, tipo “Beetle”, lleno de herramientas, y cuanta cosa se pudiera imaginar. Era un “handyman’ en su casa, aún en su retiro, era el barbero para algunos de sus cercanos amigos. Portaba una libretica de direcciones con una letra ínfima. Johnny Clark en sí era un hombre de gran humildad, no acumuló riquezas, ese no era el objetivo de su vida. Lo que deseaba era servir a los demás, particularmente con respecto a Cuba. Su conversación: Cuba, y con orgullo, sus nietos.

Hace años sufría estoicamente de una enfermedad que pocos conocían. Su familia, hijos y hermanos, su Clarita, lo cuidaban con denuedo y se preocupaban por él, así como algunos amigos cercanos, como Mario Martínez Malo. Ayer Jesús, Dios, lo reclamo junto a Él. “Johnny, ya has cumplido con creces tu función en la tierra. Es tiempo de descansar”.

Al terminar, le dijo el abuelo a la nieta,“Ese era Johnny Clark, la explicación ha sido larga, pero aún así no creo haber podido explicarte bien y completamente qué gran ser humano era. Quizás alguien lo haga mejor que yo”.

Y esa noche, en silencio, con el pensamiento, el abuelo le dio el pésame íntimamente sentido en un abrazo a Clarita, a sus hijos, a sus hermanos José Benito y Sergio. Y a Cuba, que quizás sin saberlo dejaba de contar en la tierra con un hijo que excelentemente la había servido y que habría de servirla desde el Cielo hasta el fin del mundo.

Finalmente, una lágrima cruzó de nuevo la cara del abuelo, sin cubrirla, en la soledad de la noche, y vinieron a su memoria las palabras del poeta-cantautor “Cuando un amigo se va…”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s