La culpa es tan pulcra que nunca cae en el suelo

Castro culpó a Marti por el ataque al Moncada

Castro culpó a Marti por el ataque al Moncada

“El sangrar juntos de una misma herida, ha de hacer a los hombres sinceros súbitamente amigos.” José Martí

8 de abril de 2013 Héctor Lemagne Sandó:.

Unión City, New Jersey. USA

Incontables son las veces que el presidente Barack Hussein Obama ha mencionado a George Bush como el culpable de la crisis económica, social y moral, que hoy, y no sabemos hasta cuando, tendremos.

Castro culpó a Marti por el ataque al Moncada, culpa a los americanos por una inminente agresión y también los culpa de que en Cuba se carezca de papa, plátano y malanga por el embargo, a lo que cínicamente llama “bloqueo” ¡El, y todos los que lo repiten, todavía no saben lo que es un verdadero bloqueo! Los disidentes se culpan entre sí, y los exiliados también nos culpamos entre nosotros. A todos nos gusta este jueguito. “The blaming game” ¡Lo mas fácil que hay en la vida es criticar y culpar a los demás!

Ahora recuerdo, con un sentimiento de culpabilidad, cuando tenia 6 o 7 años, que con mi primo Ray, parece que se posó un diablito en cada uno de nuestros hombros, y decidimos meter a nuestro primo, Dominguito que estaba sin zapatos y en shorts, con el pretexto de decirle un secreto, en una esquina de una bodega donde había cientos de hormigas bravas, en la calle Recreo y Armonía (o Esperanza) en el barrio del Cerro. En menos de 5 segundos corrió saltando, gritando y rascándose, que no paró hasta la bañadera de su casa… y nosotros riéndonos. La risa cesó cuando los cintazos, (también estábamos con pantalones cortos y sin zapatos,) de mi tía, (que nos fue a buscar a la esquina) nos puso a gritar y llorar más que Dominguito. El asunto es que Ray me culpaba a mí y yo a Ray como el de la idea. Pero ambos recibimos nuestro merecido. ¡La mejor prueba es que, después de tantos años, aún me acuerdo!

Tuve la suerte, la que siempre he tenido, porque creo que estoy Bendecido por Dios, ya de adolescente y después de adulto que mi tío me hablara sobre la “Ley del Karma.” Y repito que estoy Bendecido porque escucho en cada momento lo que tengo que escuchar, leo en cada momento lo que tengo que leer, y estoy en cada momento donde tengo que estar. Eso me dijo mi tío: “Cada cual está en el lugar que merece estar” Ya bien sea por lo hecho en esta vida o en vidas pasadas. Y durante nuestras conversaciones explicó muchos ejemplos más que convincentes. Una de las enseñanzas, (que aún no he aprendido a cabalidad) es: “Nunca critiques a nadie. Antes de criticar muérdete la lengua. ¡Y si es preciso criticar, critícate a ti mismo!”

Cuando se es joven, que uno cree se las sabe todas, es difícil, y toma tiempo metabolizar filosofías tan profundas. Los años y la experiencia te dan la razón. Por lo que le ha sucedido a tus enemigos, y a tus amigos. ¡Pero sobre todo por lo que te ha sucedido a ti por seguir, o no, las reglas de la vida!

En una ocasión dije que Dios ha dejado a Cuba para último porque ni Dios mismo sabe como dar solución al problema cubano porque nosotros somos siempre un problema. Hay veces que no tenemos a quien culpar y culpamos hasta a Dios. Hay muchas formas de criticar. Los que leemos, escribimos y vivimos el problema cubano somos expertos en eso. Sobre todo cuando aprendemos a leer entre líneas. Y cada cual tiene su estilo. Lo que últimamente ha sucedido en el exilio, y también en el mundo, al menos nos ha puesto a pensar. ¡Eso es buenísimo! ¡Eso hacia falta! ¡Hacia falta que nos muerdan las hormigas, que recibamos cintazos, que nos sigamos culpando unos a otros, pero también que aprendamos la lección! ¡Lección que no ha llegado al capitulo final! ¡El capítulo final lo tiene Dios!

¡El día que los cubanos todos, admitamos que tenemos un alto grado de responsabilidad, de una manera u otra, de lo que ocurre en nuestra patria, y también que reconozcamos que todos, absolutamente todos, los que nacimos antes y los que nacimos después, hemos sido victimas del régimen mas brutal que ha existido sobre la faz de la Tierra, el día que cada cual haga en su momento lo que tiene que hacer, y el día que dejemos de culparnos unos a otros, y nos juntemos como cubanos, ese día Cuba será libre!

Porque no se concibe que en 1989 haya caído el muro de Berlín, la Unión Soviética y todos sus países “socialistas” y cuando esperábamos que la libertad de Cuba venía llegando, aún esta ahí con los Castro. Pasaron unos meses y pensé que, algo estamos haciendo mal, o algo estamos dejando de hacer, o algo dejando de sentir. ¡Basta ya! ¡Debemos resumir la causa de Cuba en 54 años! ¡No culpemos a nadie, culpémonos a nosotros mismos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s