LOS LASTRES QUE NOS DEJARA EL DESASTRE

photo

Cuba 2013. Foto: Rinaldo Wurglitsch

 

Por. Lcdo. Sergio Ramos

La Destrucción Cubana —- eso que eufemísticamente llaman “Revolución” —- dejará

al término de su triste y doloroso recorrido por el tiempo y el espacio de aquella isla

llamada por sus aborígenes Cubanacan, un manto de ruinas físicas y humanas, las cuales

significarán un lastre a la reconstrucción y el encause del país hacia el desarrollo y el

progreso. Cincuenta y cinco años de persistente devastación de material y moral del

Recientemente salió a la luz uno de los grandes lastres para la reconstrucción nacional:

La descomunal deuda externa de 30,500 millones de dólares, que para una economía

subdesarrollada, improductiva y en ruinas, representa un fuerte obstáculo para la

adquisición de préstamos para financiar el proceso reconstructivo del país.

Otro de los elementos que podrían significar otra dificultad es la falta de la adecuada

y moderna infraestructura para asentar las bases de la reconstrucción y el inicio del

desarrollo nacional. Las carreteras de Cuba están en pésimo estado. Las facilidades

portuarias son anticuadas e ineficientes, no empece el proyecto portuario financiado por

Brasil en la Bahía de El Mariel, que de por si es insuficiente si tomamos en cuanta que el

desarrollo futuro de Cuba debe ser equitativo y extensivo a todas las regiones del país.

Los aeropuertos carecen de las facilidades modernas que requieren los nuevos tiempos.

Los sistemas de transportación terrestres y ferroviarios son escasos, obsoletos y

se encuentran muchos de ellos en mal estado. Los sistemas de alcantarillado están

anticuados y seriamente deteriorados tras más de cinco décadas sin el debido

mantenimiento. La producción de energía, no solo es insuficiente, sino ineficiente y

escasa para un arranque industrial. Las tecnologías en telefonía, Internet y electrónica no

están suficientemente expandidas, ni al nivel requerido. En resumen, se requiere una gran

inversión de capital en infraestructura para reparar y adecuar estas a los requerimientos

básicos para forjar las bases del desarrollo económico sostenido del país.

La mayoría de las industrias cubanas están obsoletas en cuanto a las nuevas tecnologías

de producción, las cuales son necesarias para hacerlas económicamente rentables y

competitivas en el mercado internacional. Muchas de sus plantillas están infladas por

causa de la burocrática estatización y sus métodos están muy alejados de ser productivos.

La agricultura sufre un serio deterioro. La industria azucarera, otrora gloria nacional, solo

cuenta con 56 centrales de los 161 que cantaba al comienzo de la gran debacle nacional

en 1959. Los suelos están invadidos por la maleza y el marabú, mermada su fertilidad por

causa del mal uso del suelo y de los fertilizantes. Esto creará un problema para levantar la

agricultura a los niveles productivos necesarios para garantizar la exportación sostenida

de productos agrícolas de calidad, luego, claro esta, que sea abastecida satisfactoriamente

toda la población nacional.

Falta en Cuba una cultura y experiencia comercial. Los comercios estatizados son

totalmente inadecuados dejan costosas perdidas. Los nuevos pequeños comercios

privados (cuentapropistas) carecen del capital y del conocimiento empresarial, lo cual

implicaría la creación de intensos programas de capacitación empresarial para fomentar

eficientes empresarios nacionales. También la falta de instituciones de financiamiento

para la inversión, expansión y la operación representa otro obstáculo inicial que

permanecerá, en tanto y en cuanto la banca privada no se asiente y encuentre un clima

estable para garantizar sus inversiones.

Entre los obstáculos sociales confrontamos una serie de lastres que generarán dificultades

por un tiempo hasta tanto se logren los ajustes sociales necesarios, los cuales tomaran

un tiempo indefinido en producirse. La falta de una cultura laboral adecuada para la

productividad real. El obrero cubano ha estado acostumbrado a la falta de posibilidades

mejorar en cuanto a salario y condiciones de vida, lo que lo ha llevado a la simulación

de productividad, la corrupción para la sobrevivencia y el ausentismo. Esto hace que

inicialmente existirá un bajo índice de productividad de la mano de obra del trabajador,

en tanto y en cuanto tales hábitos laborales negativos al desarrollo no se enmienden por

otros acorde con un nuevo sistema económico de verdadera libre empresa. Así ocurrió

con la mano de obra heredada en Polonia, Republica Checa, Hungría y Alemania tras la

caída del Bloque Soviético.

La corrupción generalizada a todos los niveles contribuye a crear un clima negativo

al desarrollo, puesto que crea incertidumbre, falta de transparencia y socavación del

ordenamiento jurídico. Este tipo de clima negativo es repelente de la inversión sólida

y estable que necesita un país que se enfoque al logro del progreso y el desarrollo

económico. La corrupción en Cuba se originó en la población como mecanismo de

sobrevivencia ante la escasez y las restricciones impuesta por el régimen. Mientras que

en la cúpula del poder esa misma corrupción existe como parte sistema de privilegiar

desmedidamente a los altos jerarcas quienes hicieron de sus funciones un medio de

enriquecimiento desmedido e ilícito. La cúpula misma impartió con sus actos el mal

ejemplo al pueblo. La corrupción es un nocivo lastre que debe ser erradicado de raíz en la

reconstrucción del nuevo país.

Hay mas lastres y obstáculos y otros tantos aparecerán tras la caída del régimen. Los

obstáculos y las dificultades no son insalvables, pero hay que conocerlas para saber

como acometerlas y superarlas. Son los retos que habrá de enfrentarse nuestro pueblo

en la nueva obra que se avecina tras la caída del totalitarismo, tal y como los hicieron

los pueblos europeos tras la Segunda Guerra Mundial o los países de la Europa Oriental

después del desplome del Muro de Berlín.

Mas sin embargo, entre todos los lastres que nos dejará la Destrucción Cubana, Cuba

cuenta, en la naturaleza del pueblo cubano con virtudes y ventajas, que sabiéndolas

manejar dentro de un clima adecuado para la construcción del nuevo país, representan

poderosos avales para sentar las bases del progreso y el desarrollo nacional dentro de una

patria libre, justa y democrática y de los cuales hablaremos en un articulo sucesivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s