CUBA, “MI AMADA INMOVIL”


Estatua de la Libertad cubana. Villa colonial de San Juan de los Remedios, fundada en 1513, Villa Clara, Cuba. Foto: lezumbalaberenjena

Por Roberto Solera

En mi ya lejana juventud me causaba fruicción y alegría leer a los poetas líricos como Amado Nervo, el talentoso mexicano que bordaba sus ideas en magníficas palabras, destinadas a su amada, como lo hizo en la Amada Inmóvil.
Entonces romántico, yo creia que el mundo se podía mejorar luchando por él y por su libertad. Tenía cuando eso Fé, mucha Fé y como ciego daba tumbos en busca de dónde depositar mis ansias libertarias y justicieras. Leía como trastornado todo lo que a mis manos llegaba. Lo mismo “Los Cipreses creen en Dios” de Gironella, como al magnífico Enrique Jardiel Poncela, que me hacía desternillarme de risa con su “La Tournée de Dios” o aquel magnífico título “¿Pero hubo alguna vez 100,000 virgenes?”. No olvido que Jardiel Poncela decia “A las mujeres las respeto como a las espadas, desnudas” y atacaba con furia digna de mejor causa a los preceptos de moda haciéndolo reír a uno con su afán iconoclasta. Entre sus célebres frases estaba “Los hombres que buscan el alma de las mujeres lo primero que hacen es decirles que se abran la camisa” y otras lindezas dignas de recordarse décadas después.
Para mi, mi Amada Inmóvil es Cuba la que llevo impregnada en el alma aunque ya mi amada no es igual ni la misma de mi juventud. Hoy toda ella está inmovil y pétrea. Al igual que en Il Gatto Pardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, todo cambia para que todo siga igual. Y los que tienen la suerte de poseerla ni cuenta se dan. Ni hacen nada por sacarla de su sopor, que ya cuenta décadas.
Tal vez el Aldabonazo de Eddy Chibás no fue todo lo sonoro que debía haber sido pues sólo lo oyeron algunos, muchos de los cuales, luego encerraron a los discrepantes en las mismas lóbregas ergástulas a las que habían combatido ferozmente cuando los que mandaban eran otros, como el “General de Tres Galones” como lo calificaba un joven y al parecer iconoclasta, Fidel Castro en la Bohemia de la época.
Hoy, ya ni los Cipreses creen en Dios en Cuba donde hasta los mas altos prelados de la Iglesia se confabulan con el poder impuesto por los desechos revolucionarios de otras épocas, que se aferran a los resortes del poder y a sus correspondientes ‘mieles’ como lo hace un macao con su concha a cuestas a cualquier posible asidero.
Tras desilusiones sin cuento y sacrificios inútiles sometidos a los dictados estúpidos de los otrora revolucionarios, los cubanos de adentro de la Isla –y muchos de los que lograron salir de ella– solo aspiran a poner pies en polvorosa si habitan en Cuba y a satisfacer sus apetitos egoístas si viven en un exilio, que no lo es para ellos. Viajan de regreso a la isla-prision sin importarles lo que sus hechos denuncian y abastecen a los mismos que ayer decian despreciar. Ay, Cuba, que sola te han dejado, unos y otros. A ver como sales del abismo a donde te han lanzado tus peores hijos y sus mejores cámplices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s