CUBA, LOS CAMILITOS DE CUBANACAN EN SANTA CLARA

cam,ilitos

París, 15 de marzo de 2014.

Mi querida Ofelia:

Celebramos el Día del Padre en Francia. Como tuve un padre que mejor no pudo ser, éste siempre fue un feliz día en casa. Posteriormente, con mi hijo traté de ser lo más justo posible, logré educarlo junto a mi esposa, con los valores morales que heredé de mi familia, inculcarle la apertura de espíritu, la honestidad, la tolerancia y el amor a la Libertad. Creo que lo logramos. Ahora le toca a él educar a su hijo en unión de su encantadora esposa. Nosotros hogaño interpretamos el bellísimo papel de abuelos.

Pero bueno, esta carta es para contarte que hace una semana me encontré en La Casa de la América Latina del Barrio Latino a Luisita Ríos. Hacía mucho que no la veía. Participábamos a una velada cultural. A pesar de los años transcurridos y de ser una feliz madre de cuatro niños, Luisita sigue siendo una belleza tropical, poseedora de una mirada y una sonrisa espléndidas dignas de las cinco estrellas Michelín. La conocimos hace un cuarto de siglo, recién llegada de la Isla del Dr. Castro.

Me dio la noticia de que mi viejo y querido amigo Carlos Manuel Galindo había fallecido en Cuba. Inmediatamente me vinieron a la mente una gran cantidad de recuerdos de mi juventud.

En marzo de 1968, la compañera Asela de los Santos (no sé si sería muy santa), esposa de turno del Gallego Fernández, me envió con otros ocho jóvenes a la E.M.C.C. de Santa Clara, para hacer mis prácticas pedagógicas. Esa escuela militar era conocida como Los Camilitos de Cubanacán. Estaba situada sobre una colina, en la carretera central, más exactamente en el tramo que va de Santa Clara a Placetas, ocupando lo que fue el Club Campestre Cubanacán en la época pre-castrista.

Nos montaron en el Tren Lechero, muy similar a los que se ven en los filmes americanos sobre la Conquista del Oeste, sólo faltaba que los indios lo atacaran. Para recorrer los 200 y pico de kilómetros que separan a San Cristóbal de La Habana de la Ciudad de Marta Abreu, el tren demoró 22 horas. Fue algo impresionante, había campesinos que subían a él con gallinas o guanajos amarrados con sogas por las patas, otros llevaban conejos o gallos en rústicas jaulas. Una señora subió con un cerdito de color rosa. Los niños gritaban y saltaban sobre los bultos y cajas de cartón que ocupaban el pasillo. Como el baño estaba tupido, a una señora se le ocurrió poner a su niño a orinar por la ventanilla durante una de las numerosas paradas que hizo El Lechero, pero en ese momento arrancó y el orine se desplazó como lluvia benéfica sobre los que estaban sentados detrás, en los duros asientos de varillas de madera.

De la vetusta estación de trenes villaclareña, nos llevaron en un camión militar soviético al Comité Militar, que estaba situado en una casa que tenía pinta de haber pertenecido a una familia siquitrillada (así se denominaban en aquella época a las familias expoliadas por el régimen). Fue allí donde después de un papeleo, nos montaron en otro camión rumbo a Cubanacán. Ese día conocí a Carlos Manuel Galindo. El nos acompañó al día siguiente al campamento de Siberia Arriba, en las lomas del Escambray, donde se encontraba la escuela en la etapa de trabajos voluntariamente obligatorios llamado La Escuela al Campo. Por suerte que faltaba sólo una semana de “heroico” trabajo.

Al llegar, nos presentaron al jefe de la unidad militar, director de la escuela, el cual era un “compañero” grande, grueso y de rostro achinado, al que le pusimos como nombrete Ichi, pues se parecía mucho a ese personaje de las películas de samurais japonesas que estaban de moda en aquellos años. Al capitán sólo le faltaba el sable en la cintura para ser casi idéntico al actor nipón.

Aquella semana vio surgir efímeras historias de amor entre los jóvenes recién llegados de la capital (todos teníamos 17 ó 18 años) y las alumnas de un Instituto de Trinidad que estaban allí también en la Escuela al Campo.

Al regresar “heroicamente” a Cubanacán (en aquella época el adjetivo heroico era como el arroz blanco, pegaba con todo), tuvimos un pase de tres días. Yo tenía la suerte de tener familia en Santa Clara, Camajuaní y Caibarién, por lo que pude visitarlos, desplazándome de un pueblo a otro “pidiendo botella”. Además caí bien, pues el subdirector era el teniente Martínez, amigo de Conchita, una tía política mía. El me trataba bien y me permitió muchas veces partir después de las clases entre semana en la “maricona” para quedarme en casa de mi tía Tana en Santa Clara y, regresar en la misma “maricona” al amanecer con los profesores civiles que venían de esa ciudad, en donde casi todos vivían.

Los profesores que vivían en otros pueblos como Placetas, Fomento, Remedios o Sancti-Spiritus, tenían un albergue en Cubanacán e iban a sus casas, al igual que los alumnos, sólo durante los fines de semanas. El transporte consistía en unos cómodos autobuses japoneses, marca Hino. Un gran lujo en aquellos momentos.

La “maricona” era un camión militar cerrado, con dos bancos de madera laterales, dos ventanillas y una puertecita por el fondo a la cual se subía por una rudimentaria escalera hecha con cabillas. Como se cogía por detrás, la imaginación criolla la bautizó como “la maricona”.

Tengo que reconocer que el claustro de profesores estaba compuesto por personas de gran maestría pedagógica, habían sido formados en la Cuba pre-castrista en la Universidad de Santa Clara y en la Escuela Normal de Maestros de esa misma ciudad. Eran personas educadas y cultas.

Entre ellos estaban como profesor de español Alomá (era de Trinidad) y Carlos Manuel, de historia Margarita (cuyos ojos verdes eran espléndidos), de geografía Rosita y Edelsa Galindo, etc.

Edelsa y Carlos Manuel Galindo formaban una pareja símbolo de carácter elegante y distinción, a pesar del uniforme de milicianos que debían gastar todos los profesores civiles. Eran personas cultísimas y educadísimas, verdaderos burgueses de provincias. Como yo fui ubicado en geografía, trabé una gran amistad con Edelsa, la que se convirtió prácticamente en mi madrina pedagógica. Sin embargo su esposo insistió muchas veces para que yo pasara a trabajar con él en español. Me parece que era debido a nuestras conversaciones sobre literatura ya que yo me dedicaba a leer por las noches, los grandes clásicos de la literatura europea, sentado en la terraza que daba a la cancha de tenis, mientras mis colegas jóvenes veían la pelota por la tele o la escuchaban por la radio.

Se creó una gran corriente de simpatía entre el matrimonio Galindo y yo durante aquel período de mi juventud.

Nalmy, era una profesora de geografía, secretaria del núcleo del Partido Comunista, por lo cual a pesar de su fragilidad física, su carita de perrita pequinesa y su cuerpo diminuto, era la gran eminencia gris de la escuela.

A Ichi le gustaba pararse a la entrada del comedor a observar como entraban los alumnos. Debo reconocer que tenía un gran instinto paterno. Su secretario era un simpático recluta de apellido Milton, al que hacía escribir en el menú de los viernes (ese era el día en que nos daban una malta por cabeza en el almuerzo), Tivolí vitaminado, en lugar de malta. No sé por qué. Cuando visité el Parque de Tívoli en Copenhague me acordé de Ichi y de Milton.

A los pocos meses, Ichi se retiró y fue sustituido por un teniente llamado Hernán Palacios, ese “compañero” era gambao, por lo cual parecía que se había acabado de bajar del caballo, además como no tenía nalgas, era planchao, se pasaba la vida subiéndose los pantalones que se le caían bajo el peso del grueso cinturón con la pistola y los cargadores de balas. Caminaba con la mano izquierda metida dentro de la portañuela, que se introducía por arriba del cinturón. Me parecía que se estuviera rascando en permanencia sus órganos genitales. Pues bien, este “compañero” resultó muy autoritario y daba órdenes y más órdenes, prohibía y publicaba tantas prohibiciones inútiles, que después mandaba a poner en los numerosos murales.

Recordando a nuestra anterior unidad militar 2868, le pusimos al asta de la bandera el hijueputómotro, el cual marcaba la intensidad de las hijueputadas de las órdenes y prohibiciones del “compañero” Hernán Palacios. Pero Milton tuvo una idea genial: a cada prohibición escrita por él a máquina, ponía al pie de la hoja a la derecha, sólo las iniciales H.P., lo que en buen cubano significa hijo de puta, pero Hernán Palacios ingenuamente firmaba sin percatarse del choteo.

En Cubanacán surgieron historias de amor entre los jóvenes llegados de la capital y muchachas que estaban allí en períodos de prácticas docentes, procedentes del Instituto Pedagógico de Santa Clara. Esas historias de amor llegaron a convertirse en bodas en algunos casos como la de Albertico y Luisa o la de Valderrama y Margarita. Hubo tres bodas. En noviembre de 1969, regresamos sólo seis a San Cristóbal de La Habana. Los tres recién casados pasaron a trabajar con sus esposas, también profesoras, a la nueva escuela de Camilitos, situada frente a la Universidad Central, en la carretera entre Santa Clara y Camajuaní.

En aquella escuela militar conocí a dos muchachas: María Agustina Lorenzo y María Teresa Brito, ambas eran bellas y estaban llenas de encanto femenino. Como estábamos en 1968, aún los jóvenes no eran “el hombre nuevo”. Esas dos muchachas habían sido educadas por sus padres con los valores de la sociedad pre-revolucionaria. Por las noches nos íbamos a una salita de descanso que tenía grandes ventanales, desde donde se dominaba un bello paisaje sobre el Domo de Cubanacán, para escuchar al programa Nocturno, con aquellas lindas canciones que hogaño forman parte de nuestro patrimonio sentimental. Ellas dos y la pareja de los Galindo son mis mejores recuerdos de Cubanacán. ¿Dónde estarán ahora María Agustina y María Teresa? ¡Cómo me gustaría ponerme en contacto con ellas!

Algunas tardes, cuando el teniente Martínez me daba pase para ir a la ciudad, iba una de ellas conmigo, íbamos al cine Glorys, paseábamos por el parque y tomábamos helados en el Coppelia. Regresábamos a Cubanacán a las diez de la noche en la “maricona”.

El 21 de febrero de 1969, fui solo a Santa Clara y como se me fue “la maricona” que partía a las diez en punto de la noche del Parque Vidal, tuve que correr a la Terminal de Ómnibus. Logré tomar un autobús que iba para Placetas. Al bajar en la puerta de Cubanacán, caí a la cuneta y la rueda delantera del ómnibus me cogió el pie izquierdo de refilón, raspando la bota y arrancándome el tacón. Ese día mi Ángel de la Guarda estaba muy cerca de mí. Sólo tuve un gran hematoma, pero pude haber perdido el pie. Me llevaron en un camión de vuelta a Santa Clara al hospital y al amanecer de nuevo a Cubanacán. ¡Ese día cumplí 20 años!

Galindo tuvo la idea de organizar un curso de cultura general para los oficiales de la escuela, entre ellos el “compañero” H.P. Yo fui nombrado para darles clases de geografía. Recuerdo perfectamente cuando expliqué la forma de la tierra, la fuerza de gravedad, etc., o sea, lo mínimo indispensable para comenzar. El “compañero” H.P. me dijo que no me creía, que la tierra era plana, que eso de que era redonda era una invención de los imperialistas yankees. Mi asombro fue enorme, pues ese H.P. era nada menos que el director de la escuela.

Cuando me tocaba ser jefe de la guardia durante un fin de semana, por la tarde me iba a bañar a la pequeña represa del riachuelo que abastecía al campamento. Tenía que pasar entre las antiguas plataformas abandonadas de lanzamiento de cohetes. Cubanacán antes de ser la EMCC, había pasado a ser de Club Campestre a base militar soviética.

Los alumnos provenían de Santa Clara y de los pueblos de los alrededores, eran unos 700, entre ellos había hijos de mártires de la revolución, de miembros del Partido Comunista o de simples gentes que veían esa escuela como una forma de que sus hijos subieran en la nueva escala social establecida por el régimen. Algunos chicos los lunes me ofrecían mangos, guayabas, incluso sinsontes y azulejos, que me habían traído desde sus pueblitos de regalo.

Se impartían clases desde el séptimo hasta el duodécimo grado. De allí los chicos continuaban hacia las escuelas de cadetes como el ITM situado en la ex antigua y reputada Escuela de Belén de San Cristóbal de La Habana.

El 17 de noviembre de 1969 partí de Cubanacán en un camión hacia el Comité Militar, ubicado en la misma casa del año anterior. Allí me dieron la desmovilización de las « gloriosas y heroicas » Fuerzas Armadas Revolucionarias. Nos propusieron que nos presentáramos en el MINFAR de la Plaza de la Revolución (la que fue Cívica antes de ser revolucionaria, cuando Cuba era Libre), a ver de nuevo a la “compañera” Asela de los Santos. Así lo hicimos tres de nosotros. La “compañera” nos propuso un puesto en los Camilitos de Baracoa (playa al oeste de San Cristóbal de La Habana). Aceptamos la proposición y… allí trabajé durante tres años. Pero ésa es otra historia, que quizás te cuente algún día.

Nunca más vi ni tuve noticias de: Carlos Manuel, Edelsa, María Agustina, María Teresa, Alomá, Rosita, Milton, Martínez y Margarita, de los cuales conservo agradables recuerdos en mi mente. Tampoco supe nada más de Ichi, H.P. y Nalmy, pero a ellos no los he logrado borrar de mi mente.

Te pido por favor, que si te es posible, pongas hoy unas flores en mi nombre sobre la sepultura de mi padre. Basta que recortes algunas flores de las que tienes en tu patio y se las lleves.

Te quiere siempre,

Félix José Hernández.

La Directiva el Círculo Naval Cubano donó $500.00 al monumento Memorial Cubano

1

Recientemente la Directiva el Circulo Naval Cubano durante su almuerzo semanal de los martes en el restaurante La Carreta de la 87 avenida del SW y la 40 Calle, le hizo una donación al monumento Memorial Cubano por la cantidad de $500.00.

Recientemente la Directiva el Circulo Naval Cubano durante su almuerzo semanal de los martes en el restaurante La Carreta de la 87 avenida del SW y la 40 Calle, le hizo una donación al monumento Memorial Cubano por la cantidad de $500.00.

Estuvieron presentes el  Presidente del CNC Humberto Cancio González , su Vicepresidente el  Piloto Naval  Ángel Hernández Rojo, así como el tesorero  Pablo Lense  mas  los asiduos concurrentes de estos almuerzos: Rosa y Juan L Cosculluela; Marta y Carlos Marques, Marleine y Benito Pérez,  Graciela y Jorge de Guzman,Juanita y Osvaldo Inguanzo , Abelardo de Guzman,Raul de la Rúa.

Estuvieron presentes el Presidente del CNC Humberto Cancio González , su Vicepresidente el Piloto Naval Ángel Hernández Rojo, así como el tesorero Pablo Lense mas los asiduos concurrentes de estos almuerzos: Rosa y Juan L Cosculluela; Marta y Carlos Marques, Marleine y Benito Pérez, Graciela y Jorge de Guzman,Juanita y Osvaldo Inguanzo , Abelardo de Guzman,Raul de la Rúa.

dona4

Como periodista y fotógrafo voluntario del monumento Memorial Cubano, me sentí sumamente honrado de haber sido el escogido por dicha institución para recibir  dicha donación. Posteriormente tuve la oportunidad de darles las gracias a todos en nombre de los miembros de la corporación Memorial Cubano, Inc.  Ojalá otras instituciones de nuestro Exilio imitaran al Circulo Naval Cubano con donaciones como estas.     Enviado por:  Jesús Angulo  Periodista y fotógrafo voluntario del Memorial Cubano

Como periodista y fotógrafo voluntario del monumento Memorial Cubano, me sentí sumamente honrado de haber sido el escogido por dicha institución para recibir dicha donación. Posteriormente tuve la oportunidad de darles las gracias a todos en nombre de los miembros de la corporación Memorial Cubano, Inc.
Ojalá otras instituciones de nuestro Exilio imitaran al Circulo Naval Cubano con donaciones como estas.
Enviado por:
Jesús Angulo
Periodista y fotógrafo voluntario del Memorial Cubano

Reportaje gráfico sobre candidatura de Martinez Malo a presidente de la 2506

Mario A. Martinez-Malo, aspirante a la presidencia de la Asocciacion de Veternados de la Brigada de Asalto  2506 explicó con lujo de detalles la plataforma de su candidatura asi como las razones que le condujeron a dar ese paso.

Mario A. Martinez-Malo, aspirante a la presidencia de la Asocciacion de Veternados de la Brigada de Asalto 2506 explicó con lujo de detalles la plataforma de su candidatura asi como las razones que le condujeron a dar ese paso.

Enviado por:Jesús Angulo (Marina FRD) Aspirante a Director de Prensa e Información en la candidatura de Mario A. Martinez Malo. www.jesusanguloguines.com

Enviado por:Jesús Angulo (Marina FRD) Aspirante a Director de Prensa e Información en la candidatura de Mario A. Martinez Malo.
http://www.jesusanguloguines.com

Gran respaldo de brigadistas a la candidaura de Martinez-Malo como Presidente de la Brigada 2506en las elecciones que tendrán lugar el 20 de abril de 2014

escudo

El Capitán Amado Cantillo, aspirante a Vicepresidente de la Asociación, expresó que de salir electo defendería los valores patrios de la Brigada de Asalto 2506, Hogar, Museo y Biblioteca para que estos permanezcan en el lugar histórico donde fueron creados.

El Capitán Amado Cantillo, aspirante a Vicepresidente de la Asociación, expresó que de salir electo defendería los valores patrios de la Brigada de Asalto 2506, Hogar, Museo y Biblioteca para que estos permanezcan en el lugar histórico donde fueron creados.

 

El brigadista, escritor e historiador Frank de Barona mientras autografiaba los libros que el vendía para entregarle posteriormente el 50 % de lo recaudado a la candidatura de  Martínez Malo.

El brigadista, escritor e historiador Frank de Barona mientras autografiaba los libros que el vendía para entregarle posteriormente el 50 % de lo recaudado a la candidatura de Martínez Malo.

El ex-presidente de la Asociación de Veteranos de la Brigada de Asalto 2506  Miguel Álvarez, exhortando a los asistentes a votar durante las elecciones que tendrán lugar el 20 de Abril

El ex-presidente de la Asociación de Veteranos de la Brigada de Asalto 2506 Miguel Álvarez, exhortando a los asistentes a votar durante las elecciones que tendrán lugar el 20 de Abril

El ex presidente de la Asociación de Vetéanos Brigada de Asalto 2506 Modesto I. Castañer , respaldando la candidatura presidida por Mario A. Martínez Malo.

El ex presidente de la Asociación de Vetéanos Brigada de Asalto 2506 Modesto I. Castañer , respaldando la candidatura presidida por Mario A. Martínez Malo.

Ing. María Fernández Porrata actuó como Maestro de Ceremonia durante el desayuno en el restaurante La Carreta de la 36 Avenida del SW y la 8 Street. en Miami

Ing. María Fernández Porrata actuó como Maestro de Ceremonia durante el desayuno en el restaurante La Carreta de la 36 Avenida del SW y la 8 Street. en Miami

Patricia Allen hija del brigadista Carlos Allen EPD apoyó la candidatura que preside Mario Martinez-Malo

Patricia Allen hija del brigadista Carlos Allen EPD apoyó la candidatura que preside Mario Martinez-Malo

Crónica: La Aduana en La Habana, Cuba

argps

 
 Por Marcos Jesús Concepción Albalat*
 
Realmente me ocasionó dificultades escribirle una introducción a este preocupante relato… Es conocido por mis amistades que me agradan las Crónicas, reconociendo que no soy periodista ni mucho menos escritor, solo cubano, creyéndome que con eso me es suficiente hasta para ser cosmonauta, no obstante, y por tratarse sobre un tema tan delicado, se me ocurrió reproducir lo que expresó el Presidente cubano, General Raúl Castro Ruz, en el ‘III Pleno del Comité Central del Partido Comunista Cubano’ (PCC), el 22 DICIEMBRE DEL 2011**
 
  • El presidente de Cuba, Raúl Castro, aseguró que la corrupción en la isla “es equivalente a la contrarrevolución” y llamó al gobierno a ser “implacable” contra ésta, ya que puede “llevarnos a la autodestrucción”.
     
  • En el Tercer Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, celebrado ayer y cuyo resumen fue transmitido por el Noticiero de la Televisión Cubana, Raúl agregó que esos delitos son consecuencia “de la pasividad con que actúan algunos dirigentes y la falta de funcionamiento integral de no pocas organizaciones partidistas.”
     
  • Recordó un discurso del líder de la Revolución cubana Fidel Castro en el 2005 y dijo que “estos fenómenos pueden llevarnos a la autodestrucción de la revolución”.
     
  • Raúl llamó a enfrentar “con firmeza” las negligencias e irresponsabilidades que dañan a la economía nacional”. “No se puede andar con los brazos cruzados”, expuso.
     
    Es decir, Revolución y CORRUPCION son incompatibles, y precisamente a esto me quiero referir, a la CORRUPCION que en mi país, Cuba, se practica abiertamente en algunos lugares y a ‘la cara’ como diría un buen cubano, pero lo más preocupante y lamentable, es que el germen está presente en uno de los ‘frente’ más susceptible del país, que es en la ‘Aduana’ del Aeropuerto Internacional ‘José Martí’ de La Habana, es decir, por la ‘frontera’…
     
    El pasado día 25 de marzo mi compañera visitó sus familiares en Cuba, que hacía más de dos años no los veía, utilizando el ‘chárter’ de la Empresa ‘Mar Azul’, Miami-La Habana, en el vuelo nro. K8-5931, y el regreso lo hizo el día 29 en el vuelo nro. K8-5932 en horas de la tarde… Luego del sagrado saludo de bienvenida que le dimos nuestros dos hijos y yo, me contó, entre tantas bonitas anécdotas que vivió y disfrutó junto a su familia y amistades, por los desafortunados procedimientos realizados por algunos Oficiales de la ‘Aduana’ a su entrada y en su salida de la Isla por el Aeropuerto Internacional ‘José Martí’ de La Habana, que no entiendo ni entenderé que estén ocurriendo en estos precisos instantes, lugar que hace ‘frontera’ con el país que por más de 50 años ha querido destruir la Revolución cubana, y harto conocido es que si no lo han logrado, es porque se han tomado las medidas más inteligentes que ser humano haya conocido…    
     
    Vamos a ver si me doy a entender, porque yo no termino de digerir lo que mi Compañera me contó a su llegada y salida por el Aeropuerto, y no solo con algunos Oficiales de Aduana, sino también con la dependienta de un establecimiento que oferta productos nacionales a los turistas en su salida….  
     
    Escribiré en notas cortas lo contado por mi Compañera para no disgregar la idea central:
     
    …‘A mi entrada al Aeropuerto, realicé los trámites de Emigración sin dificultades, todo transcurrió con respeto y me dieron la bienvenida al país deseándome una buena estancia… y en la salida, el comportamiento fue el mismo, “feliz regreso”’…
    …‘Salida de Inmigración pasé al salón de ‘Aduana’ para recoger mi equipaje, una joven Oficial de ‘Aduana’, sobre unos 30 años, más o menos, delgada, trigueña, me informa que yo traía en mi bolso de mano una ‘laptop’, lo que le respondí que no… La Oficial de ‘Aduana’ me insistió, pero que no obstante si la llevaba si le ‘aportaba algo’ no tenía problemas en dejármela pasar, insinuándome que de aportarle algún dinero no tendría que pagarle lo que aplica la Ley… Le respondí a la Oficial de ‘Aduana’ que abriera y revisara mi bolso, incluso, hasta le expliqué que el peso de mi equipaje estaba por debajo de lo establecido, y cuando la Oficial de ‘Aduana’ se percató de mi insulto y mi intransigente posición, me respondió con mal carácter ‘pasa’, y demostró estar muy molesta por no haber logrado su objetivo’…
    Y estos síntomas, en cualquier parte del mundo se llaman CORRUPCION… 
    …‘Sacando mi equipaje de la mesa ‘giratoria’ en el salón de ‘Aduana’, se me acercó otra Oficial de ‘Aduana’, y con amabilidad me ofreció su ayuda, aclarándome antes que ella podía recibir alguna ‘propina’, es decir, condicionaba su amabilidad a cambio de que yo le diera dinero… Le respondí que no, que gracias’… Y también se molestó’…
    Y estos síntomas, en cualquier parte del mundo se llaman CORRUPCION… 
    …‘En salida del salón Internacional del Aeropuerto, en la misma puerta del edificio, un joven Oficial de Aduana, no podía sobrepasar los 30 años, delgado, con una estatura de unos 5 pies, más o menos, mulato, también me pidió de forma directa, que “si quieres darme una ‘propina’ (dinero) te la aceptamos, no hay problemas”… Le respondí que no llevaba dinero y que muchas gracias’…
    Y estos síntomas, en cualquier parte del mundo se llaman CORRUPCION… 
    …‘De regreso a Miami, en el salón Internacional de espera en el Aeropuerto, para abordar el avión, se me ocurrió comprar una botella de ron ‘Havana Club’ y una caja de tabaco y de cigarros ‘Cohíba’… Cuando le aporté el costo de lo comprado a la dependiente, le pedí a la Compañera, de unos 6 pies de estatura, más o menos, gruesa, blanca y de unos 50 años, que me entregara el comprobante de pago, la cual me lo negó, ya que, según ella, no me hacía falta para abordar el avión… Es decir, y comentando con otra Señora que estaba a mi lado comprando también otros productos, en esa tienda no se lleva control de lo que se vende, y el que compra corre el riesgo de hasta de perder la mercancía si algún Oficial del Aeropuerto me llegara a pedir la factura de la compra, y que este tipo de gestión de venta se podía prestar para el robo autorizado’…
    No hay que ser tan inteligente para darse cuenta que la inexistente constancia de la venta, y la ausencia justificada del que compra, es al final un germen de CORRUPCION…
     
    En su exacto sentido, indico lo que deseo expresar en esta Crónica…. No puede llamarse revolucionario aquel que ejerciendo un cargo público, y tan importante como es la ‘Aduana’ de un país, se apropie de dineros que no le pertenecen y más aún, cuando tales dineros son usualmente destinados a la satisfacción personal de caprichos inducidos por el sistema capitalista que tanto criticamos…
     
    He tratado de ser lo más exacto posible de lo que me contó mi Compañera sobre lo que le sucedió en su entrada y salida del país, porque se trata de un asunto muy serio con la ‘Aduana’ del Aeropuerto Internacional ‘José Martí’ de La Habana, Cuba, y que se comenta a viva voz de la parte de acá por los que viajan por esta vía a la Isla, y con ello, de cierta manera, se involucra al Organismo correspondiente y al proceso Revolucionario al que yo apoyo abiertamente, y que estoy completamente seguro, MAS QUE SEGURO, que un Oficial de ‘Aduana’ en la Isla no está debidamente autorizado a pedir ‘propinas’ (dinero) a cambio de sus obligaciones de servicio como Oficial de uno de las instituciones más serias e importantes del país… 
     
    Luego que mi compañera me contó lo relacionado con su viaje a Cuba, me vino a la mente que en una ocasión regresando a Miami a través de Cancún, México, cuando le entregué el Pasaporte estadounidense al Oficial de Inmigración mexicano, me recordó que faltaba ‘algo’, y le pregunté ¿Qué falta?… ‘pues usted sabe, aquí no le estampamos el cuño de entrada a los que llegan de Cuba para que ustedes no se busquen líos con los gringos’
    Mi compañero de viaje me aclaró que había que darle al Oficial de Inmigración unos $20.00 Dólares/USD para que no me ‘acuñara’ el pasaporte, o sea, no registrar mi tránsito por México procedente de Cuba… Le respondí al Oficial de Inmigración que me pusiera el ‘cuño’ de entrada a México, ya que por yo poseer una Credencial de periodista, estaba dentro de la ‘Licencia General del Departamento del Tesoro de EEUU’ que me autorizaba viajar a Cuba, y que por cumplir con la Ley, no tenía problemas de ningún tipo al entrar a EEUU si llegaran a preguntarme por qué viajé a la Isla… Eso me ocasionó que me pusieran la ‘luz roja’, y me registraran hasta los calzoncillos… Pero no le pagué al Oficial de Inmigración mexicano los $20.00 Dólares/USD que me pidió a cambio de no estamparme el ‘cuño’ en mi pasaporte por la procedencia de mi entrada…
     
    Pregunto: ¿Esto es lo que yo le deseo para mi país, Cuba, aunque no viva en su territorio nacional?… NO… Yo no deseo que en Cuba, ni en ningún otro país, se establezca como medio de vida, y de soluciones, nada que pueda dañar, o violar la Ley, especialmente, a la juventud… La CORRUPCION se sabe cuándo empieza, pero no cuando termina… Y solo hay que revisar las noticias que provienen del propio México, por citar un solo ejemplo, y esto no lo deseo, como explico anteriormente, para mi país, Cuba…
     
    Pregunto: ¿Tendrá paz el hermano pueblo mexicano en los próximos años por la terrible CORRUPCION que tiene enraizada desde hace muchos años?… NO… Lo dudo… Tendrán que surgir nuevas generaciones, incluyendo el cambio de su sistema político, económico y social…
     
    …‘Fidel dijo, que nosotros mismo podíamos destruir a la Revolución… ¿Por qué lo dijo, por qué hizo una declaración tan dramática que no se había hecho nunca? ¿Estaría pensando en la corrupción también? ¿Cuáles son esas fuerzas que están dentro de nosotros mismos y que pudieran acabar con la Revolución? Creo que debemos haber pensado en eso… Fidel habló de revolucionarios destruyendo a la Revolución, es decir, que dentro de la propia Revolución podía estar la fuerza que la destruiría… ¿Se puede vivir tranquilo con esa premonición, de quien nos conoce mejor que nosotros mismos?’… (xEsteban Miguel Morales, Cuba, Domingo/21-07-10, ‘Correos de los Trabajadores’)…
     
    Si lo que acabo de escribir en mi Crónica, sobre los procedimientos que actuaron sobre mi Compañera en la Aduana y en el local donde venden productos nacionales para los turistas en el Aeropuerto Internacional ‘José Martí’ de La Habana, Cuba, ellos están autorizados a proceder por sus respectivos organismos, pido disculpas por haberlos señalados de irresponsables…   
     
    No obstante, deseo reiterarle a los entendidos de la materia las siguientes frases…
     
  • “estos fenómenos pueden llevarnos a la autodestrucción de la revolución”… Fidel Castro… 
     
     
    Pd.-
     
    Invito a leer el siguiente Articulo: ‘Cuba: El misterio de la Santísima Trinidad: Corrupción, Burocratismo, Contrarrevolución’…
     
     
    *Marcos Jesús Concepción Albala… (Trinidad/Casilda, SS, Cuba)… Reside en Miami, Florida, Estados Unidos… Licenciado en Gestión Comercial Internacional… Miembro de la ‘FELAP’ http://www.felap.info/ – Director de la Agencia de Información ArgosIs-Internacional… @: argosisdirector@yahoo.com – argosisinternacional@gmail.com – WEB: www.argosisinternacional.com – http://espanol.groups.yahoo.com/group/ArgosIs-Internacional

 

Lic. Marcos Jesús Concepción Albalat (MF-EE.UU)
Dirección General
ArgosIs-Internacional
MIEMBRO DE LA ‘FELAP’

FALLECIÓ EN FRANCIA EL EX AGENTE SECRETO CUBANO ANDRÉS ALFAYA

Andrés Alfaya (Juan Vivés).

Andrés Alfaya (Juan Vivés).

París, 2 de marzo de 2014.

Querida Ofelia:

El sábado 22 de febrero falleció en Francia a causa de un infarto, el ex agente secreto cubano Andrés Alfaya. Lo conocí en París en el “Juicio contra Fidel Castro”, que se celebró durante dos días en el Hotel Lutetia de París, en el ya lejano 1986. Allí la prensa francesa pudo escuchar los testimonios de ex prisioneros políticos, víctimas de torturas en las cárceles del régimen cubano. Néstor Almendros hizo un filme sobre esos dos días cuyo título es: Nadie Escuchaba. En él participaron personalidades de la política y de la cultura como Jorge Semprún o Yves Momntad entre otros.

Andrés Alfaya escribió numerosos artículos en la prensa del sur de Francia bajo el pseudónimo de Andrés Borrel.

En su primer libro de 390 páginas: « Les Maîtres de Cuba » (Los dueños de Cuba), escrito bajo el seudónimo de Juan Vivés, el ex agente secreto cubano, cuenta como Fidel Castro entregó el país a los soviéticos. Fue publicado en 1992 por Robert Laffont.

En el 2005 publicó  
“El Magnífico. 20 ans au service secret de Castro” , también utilizando el pseudónimo de Juan Vivés, (Editions Hugo et Compagnie. 38. 301 páginas).

De éste último libro tomé los datos siguientes:

“Pasé la mitad de mi vida eliminando a mis enemigos y la otra mitad evitando ser matado”

“Sí, para mi familia, soy un enigma, e inquietante para mis amigos. Soy para mis enemigos un ángel exterminador posado sobre un caballo de la Apocalipsis… Pero, para mi perro, soy Dios, y está muy bien que sea así”.

Nació en una familia de la gran nobleza española emigrada a Cuba. Juan Vivés tenía quince años cuando se unió a los guerrilleros de la revolución cubana. Conocido como El Magnífico después de una hazaña a inicios de la revolución en 1958, participó junto a Ché Guevara y Fidel Castro en la caída del régimen dictatorial de Fulgencio Batista.

Capitán del ejército rebelde, fue uno de los primeros cubanos que recibió un entrenamiento completo como agente secreto en el seno de la KGB. Gracias a esta formación y su parentesco con el presidente cubano Dorticós Torrado nombrado por Fidel Castro, El Magnífico continuó durante más de veinte años realizando las misiones más secretas a través del mundo, al servicio de los intereses soviéticos cubanos en: la URSS, Vietnam, China, Argelia, Angola, Etiopía, Francia, España, Italia, América del Norte, América Central y América del Sur. El Magnífico encontrará así a los dirigentes más altos de estos países y negociará, comprará, influirá, aconsejará y espiará.

Pero el descubrir la cara escondida y oscura del régimen de Castro lo afectará y convencerá de que tendrá que desertar. Terrorismo, manipulaciones, asesinatos todo tipo , en particular los de Camilo Cienfuegos y de Ché Guevara, así como la Crisis de los Mísiles, la corrupción de los dirigentes, el nepotismo del régimen, los tráficos de droga, la miseria del pueblo cubano, etc,, lo llevarán a una ruptura total con el régimen de los hermanos Castro.

Logrará salvarse milagrosamente de varios atentados en Occidente.

Esta autobiografía de un disidente cubano, une su extraordinaria e increíble historia personal a la Historia e Cuba a partir de mediados del siglo XX.

El 17 de septiembre de 2005, en un conocido programa de la televisión francesa, Juan Vivés fue entrevistado por Thierry Ardisson sobre su libro El Magnífico. Vivés declaró que Ché Guevara era un personaje de carácter difícil y añadió que fue Fidel Castro quien hizo asesinar al Presidente Salvador Allende por Patricio de la Guardia. Ileana de la Guardia llegó al plató y se enfrentó a Vivés. La polémica fue muy fuerte, al considerar la Sra. de la Guardia que Vivés mentía y manchaba el honor de su padre y su tío, a los cuales según ella, Vivés no conocía.

Ileana de Guardia escribió en 1999 el libro “Le nom de mon père”(Editions Denoël, 320 páginas). En él, esta joven exiliada cubana denuncia a Fidel Castro por asesinato y tráfico internacional de estupefacientes. Ileana de Guardia desea que el hombre que quebrantó a su familia sea enjuiciado. El 13 de julio de 1989, su padre, el coronel Tony de la Guardia, así como el general Arnaldo Ochoa, héroe de la guerra de Angola, y varios hombres más, cayeron bajo las balas de un pelotón de ejecución. Acusados de tráfico de droga, fueron víctimas de un falso proceso, preparado por los dignatarios del régimen. De la noche a la mañana, su familia se encontró en el campo de los perseguidos.

Ileana de Guardia cuenta la vigilancia diaria, las vigilancias nocturnas en La Habana, el careo con los carceleros, la traición de los amigos más próximos, et. Hace revivir los treinta últimos días de la vida de su padre.

Escribí una crónica sobre el libro El Magnífico y sobre el programa de Ardisson, lo cual provocó que Vivés me llamara por teléfono – nunca me dijo quién le había dado mi número-. A partir de ese momento me llamaba casi cada semana para comentar la situación en Cuba.

En agosto del 2009 pasé una semana de vacaciones con mi esposa en la ciudad en la que vivía. Me presentó a su familia, a su hijo del cual tan orgulloso estaba y a su encantadora esposa. Pudimos encontrarnos y pasear juntos cada día. Después supe que estuvo ingresado varias veces a causa de su corazón enfermo, hasta que su señora me llamó por teléfono para darme la noticia de su fallecimiento.

Recordemos que él, como todos los que trabajaron como agentes del régimen de los Castro, sólo alimentaron a Saturno, el que devoró a sus propios hijos.

Andrés Alfaya era un hombre con gran fe religiosa, por lo cual creo que en estos momentos ya Dios habrá recibido su Alma.

Envío mis condolencias más sinceras a su bella familia.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.