ESCALA DEL COSTA CLASSICA EN AGADIR

 Vendedor de huevos (durmiendo), del Gran Mercado de Agadir, 2014.


Vendedor de huevos (durmiendo), del Gran Mercado de Agadir, 2014.

París, 22 de abril de 2014.

Querida Ofelia:

En la mañana soleada del jueves 20 de febrero, tocamos las costas de África al entrar en el puerto marroquí de Agadir. El nombre en lengua bereber significa granero fortificado. Se asoma sobre el Océano Atlántico a los pies de los Montes Atlas, un poco más al norte con respecto a la desembocadura del río Sous. Fue fundada por marineros portugueses en 1505. A partir de 1541 pasó a ser territorio marroquí. Agadir se encuentra en una zona minera rica en cobalto, magnesio y zinc, que son embarcados en su puerto. Et turismo, la pesca y su preparación son las actividades económicas más relevantes. En los últimos años la actividad turística ha experimentado un fuerte crecimiento gracias a la construcción de amplias estructuras turísticas en la periferia de la ciudad.

La ciudad bendecida por Alá: a juzgar por las extraordinarias cualidades naturales y paisajísticas de Agadir, una definición tan ambiciosa resulta totalmente adecuada. Sus jardines de eucaliptos y de pinos, se reflejan en las playas doradas y en un mar sereno bajo un sol cálido y agradable. Es sin duda alguna el lugar más agradable y renombrado de Marruecos, rico en numerosas ofertas deportivas, desde el golf a los deportes náuticos, desde el tenis a la equitación, pero sobre todo, rico en todos aquellos atractivos que hacen del descanso y del relax las actividades principales de las que se disfruta en sus playas.

La vida moderna de Agadir es sólo la última de las innumerables transformaciones de las experimentadas por una región habitada ya desde la Edad de Bronce, pero considerada como una meta privilegiada para los pueblos de navegantes desde la época de los fenicios. Después de la dominación romana que duró quinientos años, les llegaría su momento a los bárbaros; las incursiones de los vándalos fueron devastadoras. Más tarde fueron los bizantinos los que intentaron restaurar la civilización y el arte romano.

La invasión religiosa fue la primera auténtica revolución de la región: dentro de esta revolución se suceden muchas dominaciones, de la Dinastía Muslim a la Dinastía Berebere, que junto a los almohades lograron reinstaurar la paz entre los muchos desacuerdos existentes y la reunificación pacífica entre todas las tribus. Los merinidos expandieron Marruecos y el islamismo hasta España, mientras que los sadíes llevaron a cabo una expansión religiosa, a menudo perseguida con la sangre. La Dinastía Alauí, que es la que reina en la actualidad en Marruecos, domina desde el siglo XVII, habiendo vivido vicisitudes alternas. Apreciado por su pueblo, que cuenta con poco más de 30 millones de habitantes, de los que el 60% tiene menos de veinte años (resulta ser una de las poblaciones más jóvenes del mundo), fue el rey Hassan, el que convirtió a Marruecos en un país moderno y entregado al turismo y a la cultura europea.

Los tres grupos de población que habitan Marruecos, bereberes, árabes y souks, conviven pacíficamente, mientras que en otras regiones africanas existen conflictos ásperos y feroces. Agadir ha construido su propia fortuna turística incluso sobre sus propios dramas: efectivamente, en 1960, poco después de que Marruecos obtuviera la definitiva independencia de Francia, la ciudad quedó arrasada a causa de un terremoto que causó unas 15 000 muertes. Un drama del que Agadir consiguió resurgir gracias a una reconstrucción que fue respetuosa y cuidadosa con las tradiciones pero que, en cualquier caso, la ha convertido en una ciudad moderna, agradable y eficiente, al igual que su puerto, que, incluso después del desastre, es uno de los más activos de Marruecos, sobre todo por lo que se refiere a lo relacionado con la pesca.

Al tomar el autocar en el muelle para hacer la excursión, hubo una discusión entre dos parejas que se disputaban los asientos delanteros. Al fin el guía Karym – que resultó ser un hombre muy culto y afable- logró calmar los ánimos, mientras que Mohamed el chófer observaba la escena sin aparentemente comprender nada. Una de las parejas se había equivocado de autocar.

Comenzamos la visita de la ciudad, subiendo a las ruinas de la antigua Kasbah, que domina toda la ciudad desde una altura de 236 metros. Allí, como buenos turistas, nos sacamos la foto típica sobre un dromedario.

Tras su reconstrucción, Agadir presenta una notable uniformidad arquitectónica. El centro de la ciudad está cruzado por hermosas avenidas repletas de restaurantes, tiendas y centros de artesanía, que forman el corazón de la ciudad, y le dan un carácter de balneario.

A lo largo de la playa se extiende un Paseo Marítimo peatonal que separa la playa de la larguísima cadena de bellos hoteles. Detrás de ellos una avenida con palmeras a ambos lados los separa de una acera que recuerda a Nice y Cannes. Prueba de la célebre vida nocturna de la ciudad.

Recorrimos el Gran Mercado y nos llevaron a una tienda de Yerberos, donde nos sentaron en unos bancos (que me hicieron recordar la escuelita de María Fundora en Camajuaní, en la que estuve en segundo grado en 1956), un señor mostraba las yerbas para curar- según él-, todo: la artritis, la diabetes, los cálculos de los riñones, las jaquecas. Al final mostró una que « era mejor que el Viagra ». Algunos turistas compraron diversas yerbas, pero me di cuenta que cuando todo terminó y estábamos saliendo, un estadounidense de origen subsahariano llamó al vendedor al w.c. y poco después, éste último le llevó cuatro paquetes de la yerba “milagrosa”, la mejor que las famosas pastillitas azules.

Asistimos al espectáculo folklórico ” Fantasía ” en una especie de estadio con salas alrededor a nivel del césped. Nos sirvieron té a la menta y pastelillos típicos marroquís. Hubo trapecistas, danzas folklóricas, carreras de jinetes a caballos armados de fusiles que disparaban al unísono. Pero yo estaba en la primera fila y me ericé cuando un encantador de serpientes se sentó en el césped a sólo unos tres metros de mí y una cobra comenzó a alzarse y moverse. Tenía la impresión de que me estaba observando. A pesar del temor, no me atreví a mover ni un músculo de mi cuerpo.

Tuvimos una Cena de Gala en Il Ristorante Tivoli, situado en el puente ocho Roma:

Dîner de Gala

Bouchées d’espadon sur salade de roquette

Boeuf séché Bresaola, pain focaccina au pesto, Grana Padano, huile d’olive et citron

Fromage grillé avec poivron rôti

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Soupe de poisson, croûtons de pain à l’ail

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Pennette au saumon fumé et vodka

Crêpes farcies au fonduta de fromages et champignons

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Saumon en croûte d’herbs servi au sauce beurre blanc

Bavette de boeuf servie avec dôme de courgette et pommes de terre williams Cailles farcies au Pote Maison servie aux pommes de terre Macario et éventail de poire caramélisée

Flan aux haricots rouges, yaourt et pistaches

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Salade panachée

°°°°°°°°°°°°°°°°°

Sélection de fromages italiens et internationaux Fontal, Asiago, Pyrenero

Accompagnés de moutarde aux coings

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Después de la cena asistimos a un Cocktail para los pasajeros que hacían el Viaje de Luna de Miel o celebraban el Aniversario de Bodas. Creo que se equivocaron, pues no era nuestro caso. De todas formas fuimos y el Capitán Orazio D’Aita nos invitó a todos a la Renovación de los Votos Matrimoniales. Acto seguido le entregó una rosa roja a cada dama y ofreció un brindis con champagne a la felicidad de todos.

Asistimos al espectáculo “Fiesta Fantasía”’ en el Teatro Colosseo y terminamos la velada en el baile “Tropical Night” en Il Salone Puccini del puente 9 Firenze.

Al crepúsculo el Costa Classica había zarpado para recorrer durante la noche las 282 millas náuticas que nos separaban de Casablanca, donde terminaría este bello viaje.

Un gran abrazo con cariño y simpatía desde la espléndida Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

CASABLANCA, ÚLTIMA ESCALA DEL COSTA CLASSICA

 En la Gran Mezquita Hassan II de Casablanca, 2014.


En la Gran Mezquita Hassan II de Casablanca, 2014.

París, 23 de abril de 2014.

Querida Ofelia:

El viernes 21 de febrero, llegamos a Casablanca. Día en que cumplí 65 años… ¡Soy senior!

Cuando abrimos la puerta del camarote, me encontré en el buzón una tarjeta de Happy Birthday! firmada por el capitán Orazio D’Aita. Salimos a estribor para admirar la ciudad. Había 18°c, temperatura que nos acompañó prácticamente durante todo el crucero.

Es muy diferente llegar a una ciudad desde el mar que por carretera o peor aún, por tren. Creo que el mejor ejemplo es Nápoles. Cuando llegas desde la bella isla de Ischia, la ciudad con el Vesubio al fondo, los castillos en la costa, la Cartuja en lo alto de la montaña y los campanarios de las numerosas iglesias, te ofrecen una vista espectacular. Sin embargo, si en el aeropuerto tomas el autobús de lanzadera para ir hasta el puerto, te parece que estás en una ciudad basurero.

La imagen de Casablanca como guarida de espías, oportunistas, y especuladores sin escrúpulos dibujada por la celebérrima película de Humphrey Bogart, que aún hoy constituye el más espectacular spot publicitario de Casablanca, no existe: es más, quizás fuera más justo decir que, como sucede con toda película que se respete, la parte de ficción en lo que se refiere a la ciudad es verdaderamente extrema.

Casablanca es, en realidad, una metrópolis muy moderna que ha conocido el éxito gracias a empresarios que han apostado sus propias inversiones en el moderno puerto artificial que, hasta el día de hoy, es uno de los más grandes y activos de toda África. La actividad industrial y comercial de la ciudad y de sus suburbios gira alrededor de los éxitos del puerto, que ha atraído, en sus años de actividad más recientes, a los más de cuatro millones de personas que aquí viven. La actividad portuaria de Casablanca es la constante histórica de esta ciudad, el elemento principal que ha concentrado en esta franja de costa de Marruecos el interés, a menudo colonizador y otras veces de mera inversión, de muchos países.

Casablanca es el corazón palpitante de la industria de Marruecos, que experimentó su pleno impulso sólo después del año 1955, cuando, dejadas atrás las influencias de los portugueses, árabes, españoles y franceses, Marruecos conquistó su plena independencia guiado por Mohammed V, cuya vida se vio truncada por un infarto pocos años después de haber centrado el objetivo de unificar y reordenar el país.

El primer núcleo de poblaciones del que se tiene noticia, de hecho, se encuentra a poca distancia del puerto de la ciudad: se trata de Medina, surgida de entre las rocas de la antigua y en gran parte desconocida ciudad de Anfa. Medina es un pulular de vida entre calles y callejones en cuyo centro se encuentra la Gran Mezquita, el segundo lugar de culto islámico después de la Meca: con una extraordinaria grandeza, la Mezquita resulta ser uno de los más grandiosos monumentos religiosos existentes.

Al lado de la vieja Medina se sitúa la nueva, en un feliz tentativo de reproducir con un estilo moderno las soluciones arquitectónicas tradicionales, recreando de esta manera también la atmósfera y el encanto de las antiguas ciudades árabes. Para completar la visita de Casablanca, no se puede dejar de recorrer la Corniche, la panorámica carretera costera que atraviesa el riquísimo barrio de Anfa, con sus piscinas que se esconden y descienden en picado sobre el mar y una multitud de restaurantes, bares y locales nocturnos que hacen que la vida nocturna de esta parte de la ciudad sea extremadamente dinámica y divertida.

Hacer compras en los mercados de artesanía en Marruecos es una cosa seria: allí todo hay que pactarlo y contratarlo, pero al final – como dice un dicho de este país – “El negocio lo hacen siempre dos”: ¿Un ejemplo? Las alfombras son bellas y resistentes, y mucho menos costosas que las persas. También son espléndidos los objetos de cuero marroquí, los muebles con incrustaciones de marfil o nácar y los tradicionales caftanes. Resulta imposible, incluso si no se dispone de tiempo o de ganas de probar el verdadero cuscús tradicional, no probar por lo menos el té de menta, cuya preparación revive una tradición antiquísima que merece ser vista.

Antes de partir para la excursión, asistimos a una interesantísima conferencia cultural “Marruecos y las Ciudades Imperiales”, en el Conference Center del puente 8 Roma. Nos lo recomendó el eficiente, profesional y simpático guía Daniel Herzog Serra, que esperamos encontrar en nuestro próximo crucero.

En las clases de Salsa y de cocina en el Salón Piazza Navona nos reunimos con Ramona y José, una simpática pareja de turistas catalanes, con los cuales tuvimos la oportunidad de conversar varias veces durante el viaje.

Otra persona que es un verdadero embajador de la cortesía Costa, fue el camarero guatemalteco Carlos Silva.

Casablanca es hoy una atractiva y dinámica metrópoli con amplias avenidas flanqueadas por modernos edificios y con un aspecto típicamente europeo. La excursión comenzó por et Boulevard de la Resistance, hacia el Palacio Real y el Palacio de Justicia. Algunos mendigos se desplazaban entre los coches detenidos por la luz roja de los semáforos para pedir limosna, como ocurre en tantas ciudades europeas actualmente. En esta parte de la ciudad pudimos ver las típicas tiendas de artesanía y el pintoresco mercado de olivas. Continuamos la excursión con dirección al barrio de Habous, la horrible iglesia de Nuestra Señora de Lourdes (aparte de los vitrales, todo lo demás es cemento y más cemento) y la hermosa plaza de Mohamed V. Visitamos la grandiosa Mezquita de Hassan II, la más grande del mundo islámico después de la de La Meca.

Los cristianos después de haber construido durante siglos : iglesias, conventos, monasterios y catedrales magníficas, a partir del siglo XIX no hemos construido ningún edificio religioso que se pueda igualar en esplendor a las mezquitas que he visitado en el Mundo Islámico y que han sido construidas en los siglo XX y XXI.

Recorrimos la bella carretera de la costa La Corniche, para llegar al célebre Morocco Mall – imagino cuanta felicidad hubiera procurado ese lugar a algunas personas que conozco y que viven en tierras del Nuevo Mundo, después de haber visto “tantas cosas viejas”. El gran José Martí lo escribió: “la ignorancia mata a los pueblos y es preciso matar a la ignorancia”.

El Morocco Mall es el quinto centro comercial del mundo y el más grande de Àfrica. Doscientos mil metros cuadrados de compras y diversión construido en menos de cuatro años que reflejan un Marruecos en crecimiento.

Es una obra faraónica que une los grandes almacenes (sólo la sucursal francesa de Les Galeries Lafayette ocupa 10 000 metros cuadrados), buscando armonía entre la arquitectura y la naturaleza.

Posee trescientas tiendas de marcas internacionales, cines de tercera dimensión, una pista de patinaje de 700 metros cuadrados, un acuario con ascensor panorámico central y una fuente exterior que ocupa la increíble superficie de 6000 metros cuadrados, todo enmarcado por jardines de estilo inglés, laberintos y un anfiteatro de extraordinaria vegetación.

En una cafetería del “mol” mi esposa compró una botellita de agua. El precio era de un euro. Ella dio un billete de 20 euros al empleado y éste le devolvió 19 euros en monedas. Después nos dimos cuenta de que le había dado varias monedas de diez céntimos de dirham, que son casi idénticas a las de diez céntimos de euros. La diferencia está en que el dirham vale nueve veces menos que el euro. Como te podrás percatar, la picaresca no tiene fronteras, es de dimensiones universales, o como dicen los italianos: “tutto il mondo è paese”.

Cenamos como cada noche en Il Ristorante Tivoli, en compañía de otras tres parejas francesas. Llevé una botella de champagne para brindar por mi cumpleaños. Los camareros me trajeron un “cake” con velitas e invitaron a mi esposa a que las apagara junto a mí. Pero estaba escrito con merengue: “Feliz aniversario de bodas”. Parece que los camareros se equivocaron de “cake”. Pero no importa. Hubo dos anécdotas muy buenas. Una señora que estaba sentada a mi derecha se dirigió a la señora peruana – dama burguesa que vive en Francia casada con un francés desde hace más de 40 años- y le dijo: “yo visité su país, es muy gracioso como ustedes se ponen ponchos y gorritos para tejer y vender en los mercados”. La Sra. de origen peruano le contestó: “mi familia es de la costa y nunca nos hemos puesto gorritos ni ponchos”. Acto seguido la señora francesa lanzó la pregunta: “bueno, en esta mesa… ¿Los verdaderos franceses cuántos somos?”.Yo le respondí: “depende de cómo usted los considere, pues si mi esposa y yo que somos franceses desde hace 34 años no contamos, entonces en la mesa hay sólo seis”. Claro que no me atreví a contar a la señora peruana. Hubo un gran silencio en la mesa y yo, para romper el hielo, propuse una nueva copa de champagne.

Esa última noche en el Costa Classica fue de fiestas por todas partes. Disfrutamos del espectáculo “Illusions” en el Teatro Colosseo y después en el Salón Puccini de “La Fiesta Jemaâ El Fna” seguida de “Privilege Night”.

Mañana terminaré de contarte sobre este bello viaje, con nuestro regreso a La Ciudad Luz.

Félix José Hernández.

CAMAJUANÍ, PRIMERO DE MAYO DE 1961

El río Camajuaní

El río Camajuaní

París, 26 de abril de 2014

Querida Ofelia:

Te escribí hace poco de que tengo la impresión de estar viajando en el Titanic, pero el iceberg no ha llegado aún a la cita fatal con la proa del barco.

Al regresar de Budapest mi esposa recibió la mala noticia de que perderá su puesto de trabajo dentro de poco, a causa del cambio de propietario del hotel de cinco estrellas en el que trabaja. A los 61 años de edad le será muy difícil conseguir otro puesto de trabajo en este país, en el que cada mes miles de personas pierden sus empleos.

La nueva reforma de la enseñanza, con la posibilidad de que los alumnos y estudiantes escojan la segunda lengua sólo como opción (la primera estudiada es el inglés), pudo hacerme perder la mitad de mi trabajo. Por otra parte, con la nueva ley aplicada a los alquileres por la distinguidísima diputada Madame Boutin, provocó que mi alquiler aumentara de 180 euros mensuales. El primero de agosto seré obligatoriamente jubilado, pues al ser “senior” desde el 21 de febrero, fecha en la que cumplí 65 años, tenía que haberme jubilado el pasado primero de marzo. Tuve que pedir una dispensa especial al Rector de la Academia para poder terminar el curso. Su gentileza fue muy grande, ya que me autorizó a formar parte del cuerpo profesoral francés hasta el primero de agosto, lo cual significa que no me pagarán las vacaciones de agosto. Esa ley me parece por lo menos poco elegante. Está demás decirte, pues ya lo sabías, que mi nivel de vida… ¡Se reducirá en un 50%!

Hace unos cinco años, al inicio de la crisis económica, las autoridades galas subieron al punto 5 (de un máximo de 6), la alarma por la posible pandemia de la gripe porcina. Para mí las grandes epidemias que mataron a millones de seres humanos formaban parte de las historias medievales, e incluso la gripe española, que fue la última pandemia mundial desastrosa, se remonta a la segunda década del siglo pasado. Sin embargo, una vez más se puede constatar de que nada es definitivo, que todo puede cambiar en sólo unos días, lanzando al drama y a situaciones desesperadas a millones de seres humanos.

Siguen desfilando cientos de miles de franceses por las grandes avenidas de todas las ciudades del país, llevan pancartas y banderas pidiendo trabajo, que cesen el cierre de las fábricas y los paracaídas dorados para los ejecutivos. Todos los sindicatos llaman a desfilar unidos, por la primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo es posible que los dueños de las grandes empresas y grandes compañías transnacionales, al desplazar sus fábricas y empresas hacia el Tercer Mundo, hayan podido pensar que los cientos de miles de obreros y empleados que perderían el trabajo, podrían seguir consumiendo esos productos, hechos gracias a la mano de obra barata de los países pobres?

Pero a mí cada primero de mayo me recuerda el del 1961, cuando Joseíto murió en el río de Camajuaní, con sólo 14 años de edad.

Joseíto y su hermana habían nacido de una pareja formada por Alberto, un hombre de bien y de Sixta, una mujer a la que le dio por la bebida, lo que la llevó directo hacia la mala vida. Alberto agonizaba a causa de la tuberculosis y era víctima de los malos tratos de Sixta, hasta que una vecina lo informó a la familia de él. Las hermanas se escondieron en la casa de la vecina a esperar que llegara la esposa borracha como cada día, procedente del prostíbulo de Majana. Efectivamente, comenzó a insultar y golpear al pobre enfermo. Inmediatamente las hermanas de Alberto entraron en el humilde cuarto y le dieron una buena monda. La niña fue adoptada por la familia de un médico y el niño fue a parar al Hogar que se encontraba en la carretera entre Santa Clara y Camajuaní, cerca de la Universidad Central, gracias a las gestiones de mi padre con el senador Orencio.

Alberto murió poco después de tuberculosis, acompañado hasta su último suspiro por Doña María, su querida madre.

En 1958, la directora del Hogar informó a mi padre que el niño debido a su edad tenía que abandonar el lugar. Existían dos posibilidades: la que regresara a vivir con su madre en el prostíbulo o la de que alguien lo adoptara. Esto último fue hecho por mis padres y así llegó a casa. Mi hermano y yo tuvimos de pronto un hermano mayor. Se le preparó una fiesta para recibirlo. Pero pronto Joseíto debido a su agresividad, convirtió nuestro hogar no en un infierno, sino por lo menos en un purgatorio. Insultaba a mis padres y nos golpeaba a mi hermano y a mí, robaba y lanzaba piedras a las ventanas de los vecinos. Mantenía un comportamiento inadmisible. Hoy con la distancia de más de medio siglo, estoy seguro de que un buen psicólogo lo hubiera ayudado enormemente. Cuando me enteré de que lo iban a entregar a su madre, para él y para mí fue un drama enorme. Me entró a puñetazos, acusándome de que yo era el culpable. Yo tenía 9 años y el 12.

Pero no le culpo. Fue un niño que vivió los primeros ocho años de su vida en un cuarto de un solar con una madre prostituta alcohólica y un padre enfermo. Después pasó cuatro años internado en un Hogar, que para él fue una cárcel, pues nunca nadie lo sacó a pasear, ni tampoco su madre fue a visitarlo. Ahora llegaba a una familia normal en la que se le recibía con los brazos abiertos, pero él no había sido preparado para ello. No conocía los códigos sociales, no sabía comportarse como un niño normal. Yo me he preguntado numerosas veces: ¿Cómo habrá vivido en el Hogar? ¿Qué experiencias habrá tenido allí? ¿Alguien habrá abusado de él?

La víspera de su partida hacia Santa Clara para reunirse con su madre, con la maleta que ya estaba hecha con toda la ropa y zapatos que mi madre le había comprado (ella le había puesto hasta las sábanas, fundas y toallas, pues no estaba segura de que dormiría con sábanas y tendría toallas para secarse, como Dios manda), llegaron a casa Renato y Mercedita, dos viejos amigos de mis padres.

Ellos habían oído hablar del niño y de las complicaciones que había provocado su llegada a nuestra casa. No tenían hijos y estaban dispuestos a adoptarlo.

Joseíto estuvo de acuerdo, y esa misma noche se fue a vivir con sus nuevos padres adoptivos. Renato tenía un camión de transporte interurbano y Joseíto lo acompañaba siempre sentado a su lado. Al fin fue feliz, se convirtió en el rey de la casa. Cuando Renato transportaba mercancías hacia La Habana, entre 1959 e inicios del 1961, Joseíto iba a visitarnos. Se convirtió en un niño de comportamiento normal, amado y feliz. Recuerdo que me regaló un disco de 45 r.p.m. con la canción Ansiedad, cantada en español por Nat King Cole, pues sabía que ese cantante gustaba a mi madre. Su timidez le impidió ofrecerlo a ella directamente.

Pero una llamada telefónica en la tarde del primero de mayo de 1961 se nos comunicó la terrible noticia. Joseíto había pedido permiso para ir en un camión a la manifestación que tendría lugar en Santa Clara. Como no lo autorizaron, después de merendar se había ido sin permiso con un amigo a bañarse al río, resbaló en la orilla y su cabeza golpeó contra una piedra; cayó al agua y la corriente se lo llevó hasta la otra orilla. El otro chico desesperado corrió hasta el bohío cercano de unos campesinos, pero éstos constataron que su joven cuerpo ya no tenía vida. El campesino lo llevó en su viejo caballo a la Casa de Socorros, donde certificaron la muerte. Para Renato y Mercedita fue un drama enorme.

Ese día, en casa, fue la primera vez en mi vida que vi llorar a mi padre. Éste dio la noticia a Sixta, la cual se apareció borracha al entierro y se lanzó sobre el ataúd dando gritos.

El primero de mayo en Francia se regalan lirios del valle a los amigos y familiares para desearles felicidad. Cada año pongo unos junto a una vela que enciendo por el alma de Joseíto, de Alberto y de Sixta, a la cual imagino que Dios, con su infinita misericordia, haya perdonado.

Te deseo todo lo mejor del mundo,

Félix José Hernández.

EL CUBANO

Monumento a José Martí, La Habana, Cuba. Foto: Nestor

París, 23 de abril de 2014.

Querida Ofelia:

Te envío el presente escrito de nuestro amigo poeta disidente Yndamiro Restano. Me lo mandó ayer desde Miami. Es una opinión que puede contribuir a analizar la imagen que se viene creando no sólo por los medios de comunicación masiva, sino también por diferentes personalidades creadoras de opinión, a propósito nosotros los cubanos.


“Cuando se escucha este sintagma, recorre la historia ese escalofrío que producen las grandes hazañas. No importa si el cubano es de derecha o de izquierda o si es batistiano o es fidelista; lo cubano, la cubanía está por encima de esas categorías inventadas y desnaturalizadas por las redifiniciones de los intereses. Ser cubano, no es solamente haber nacido en Cuba sino, que es pertenecer a una nación que siempre se ha atrevido a luchar heroicamente por sus sueños. ¿Cuba es romántica? Sí. ¿Mediocre? Jamás. Heroica: siempre. Por eso me llama la atención escuchar a cubanos de talento, a glorias de Cuba, denostar contra el pueblo de Cuba y hacer comparaciones entre la lucha social que se lleva a cabo en Venezuela y lo que ha sucedido en Cuba.

El pueblo de Cuba siempre ha roto las cadenas. En Cuba no hubo antes del totalitarismo dictaduras largas como en el resto de América Latina. Durante las dos últimas dictaduras, me refiero a la de Batista y a la totalitaria comunista aún vigente, la entrega de lo mejor de Cuba a la lucha por la libertad, fue absoluta. Decir que el pueblo de Cuba de uno u otro bando no ha luchado por sus sueños, es una infamia y una gran ignorancia. Porque comparar las estructuras de poder que existen en Venezuela con las del totalitarismo que aprisiona a la nación cubana es desconocer la realidad histórica de los dos escenarios.

¿Y por qué, me pregunto yo; hay talentos indiscutibles, que ofenden a su país natal? ¿Será por intereses mezquinos o por impotencia y rabia? No. Cuba lo que necesita hoy es entendimiento, inteligencia, en fin, que El Cubano se vuelva a reencontrar con su Ser para sobre esa esencia reconstruir nuestra república desde otra perspectiva, por supuesto; porque más de cinco décadas no pasan en vano. El rechazo a sí mismo está en la base de un comportamiento adocenado. El “capitán araña” se odia a sí mismo y por eso ofende con cinismo las raíces de su propia identidad y quiere que otros hagan lo que él no tiene el valor de hacer. Quien pretenda emancipar una realidad; lo primero que tiene que hacer es asumirla.

Cuba no merece seguir perdida de su Ser. Ahí está la vida del glorioso pueblo de Cuba. Respetemos a los héroes de uno y otro bando. Y, entre todos, sin exclusiones ni distingos inútiles, reconstruyamos el Ser de Cuba a partir del Ser de cada cubano. Somos Hatuey, Aponte, Plácido, Agramonte, Maceo, Martí. Somos ahora además, hoy, muchos cubanos, ciudadanos de Estados Unidos, de Canadá, España, Francia, Argentina, República Dominicana, México y otros países . El mundo nos ha acogido.Ya El Cubano no tiene solamente la noche desolada como su otra patria, según dijera Martí, sino la constelación de estrellas que forman los pueblos que nos han recibido y nos han dado un espacio de esperanza. Encontremos nuestro Ser que además es universal. Veamos la cercanía a los Estados Unidos como una bendición y entre todos disipemos las nieblas de la propaganda ideológica fabricada por los intereses mezquinos. Cuba es romántica. Jamás mediocre y heroica siempre”.

Yndamiro Restano

Un gran abrazo desde esta Vieja Europa, ya en plena primavera,

Félix José Hernández.

ESCALA DEL COSTA CLASSICA EN ARRECIFE, LANZAROTE

Playa de Arrecife, Lanzarote, 2014.

Playa de Arrecife, Lanzarote, 2014.

París, 20 de abril de 2014.

Querida Ofelia:

El miércoles 19 de febrero, al alba, con marejada y a 18°C, el Costa Classica entró en el puerto de Arrecife. Lanzarote es la isla que se encuentra más oriental del archipiélago español de Las Islas Canarias.

La superficie de Lanzarote es de 806 kms. cuadrados. Arrecife, ciudad en la que anclamos, es el centro principal de la isla. Su mayor atractivo turístico es el Parque Nacional de Timanfaya, situado en la parte occidental y caracterizado por el paisaje volcánico. Otros atractivos turísticos son las grutas de Jameos del Agua y la Cueva de Los Verdes.

Arrecife es la capital de la isla de Lanzarote, la más oriental de las Islas Canarias, además de ser su ciudad más importante. Pocos saben que la isla cuenta con unas tradiciones totalmente genovesas: el mismo nombre de la isla deriva, en efecto, de Lanzarotti Malocello, un descubridor quizás menos conocido comparado con otros numerosos navegantes ligurinos, pero que dio su nombre a la isla, la cual se encuentra casi en un punto equidistante entre la principal isla del archipiélago de las Canarias y el continente africano. Lanzerotti, el navegante genovés nació en Varazze, descubrió la isla en 1312 y la ocupó durante unos 20 años, hasta que fue desterrado por una revuelta de los Guanches. A él se atribuye el descubrimiento de Las Islas Canarias.

Poblada por gentes de carácter pacífico y poco predispuestas a la batalla, Lanzarote ha estado desde siempre en el centro de intereses bélicos quizás injustificados y en ocasiones casi brutales: los primeros colonizadores fueron dos navegantes normandos, Jean de Bethencourt y Gadifer La Salle. Atracaron en la isla convencidos de que tendrían que combatir con los indígenas: en realidad, las tribus de maoheris, tal y como ellos mismos se definían, los acogieron de forma pacífica y pasiva.

Lanzarote fue donada a la corona de Castilla, la cual hizo de ella un puerto y un centro de intercambios comerciales, pero en poco tiempo Lanzarote se encontró en el centro de un comercio mucho más cruento, el de los esclavos. España, que no demostraba un gran interés por esta isla, destinaba a la misma pocas guarniciones militares, obligando a los habitantes a huir de los centros habitados para refugiarse en las cuevas de Los Verdes y evitar ser capturados por los mercenarios protagonistas de las diversas incursiones que sufrió la isla. A las incursiones de los esclavistas siguieron las de los piratas, uno de los cuales, Amurat, llevó a cabo una razia tal, que en la isla quedaron solamente unos pocos miles de personas reducidas a pasar hambre.

Lanzarote es, sin duda alguna, la más singular y fascinante de las islas Canarias: es mérito de la intensa actividad volcánica que ha creado ese espectacular paisaje lunar tan difícil de encontrar en ningún otro sitio. Este aspecto lunar se convierte en el decorado del parque natural de Timanfaya, en el que se puede comprobar cómo la erupción del volcán ha alterado, y, en cierta manera, modelado y hecho inconfundibles, los contornos de la isla. Una sensación similar a la ofrecida por la erupción del Teide es la que ofrecen los géiseres, los surtidores de agua y vapor caliente que testimonian la actividad térmica subterránea de la isla.

Después de pasar por Teguise, Los Valles, El Valle de las Mil Palmeras y Maguez – donde surge el volcán de La Corna-, llegamos a Ye, en donde se encuentra El Mirador del Río en lo alto del Macizo de Famara, mimetizado en el entorno. Es la parte más septentrional de la isla y allí un espléndido jardín ofrece, además de una vista panorámica espectacular del archipiélago Chinjo, una auténtica toma de contacto con las cualidades naturales de esta isla y con la verdadera pasión de sus habitantes, que desde siempre la preservan con sumo cuidado y afecto.

Lanzarote es un auténtico paraíso de adaptación natural: las palmeras y las demás formas vegetales consiguen crecer en unas condiciones verdaderamente únicas en el mundo, al igual que los animales. Basta pensar que en la cueva situada en los alrededores de los Jameos del Agua , en una laguna natural, viven unos cangrejos blancos y ciegos cuya mutación ha sido causada por un terremoto que arrojó a estos túneles subterráneos alimentados por el mar numerosas larvas. Una piscina artificial está sabiamente integrada en el entorno, salpicado todo ello de abundante vegetación. A su lado se puede visitar el Museo Arqueológico.

De regreso al barco pasamos por los pueblos de Arrieta, Maguez y Guatiza. Nuestro guía fue Jorge Luis Gayón García, un joven cubano muy eficiente y agradable.

En Il Ristorante Tivoli del barco, tuve que pedir al Jefe de Sala que nos cambiara de mesa, pues en la de doce personas que se encontraba almorzando al lado nuestro, sendos alemanes gritaban a voz en cuello. Aparentemente estaban demasiado contentos.

Tomamos un taxi en el muelle hacia el centro de Arrecife y, resulta que la taxista era una señora cubana de unos 35 años muy simpática. Tenía una banderita cubana colgada del retrovisor. En el trayecto nos contó que había llevado a su padre de visita desde Cuba, pero que él no comprendía por qué su nieto de 16 años se depilaba – como suelen hacer los jóvenes de la isla española-. Por tal motivo le dijo a su nieto que eso era cosa de maricones. También había discutido con él sobre el Ché Guevara, pues ella había descubierto en España que el argentino había fusilado a muchos cubanos en La Cabaña. Su padre le había dicho que eso era propaganda imperialista. Al fin le dijo: “mira papá, mejor es que no hablemos más de política, sino tus vacaciones y las mías se van a convertir en un infierno”.

Paseamos por el puerto pesquero, por la playa y la zona de hoteles turísticos. En una esquina de La Calle Real pudimos ver a unos marginales cubanos sucios y borrachos, que daban pena.

Después de cenar disfrutamos del espectáculo “Music Body & Soul” de Giovanna Russo y Mickael Brest en el Teatro Colosseo. A continuación fuimos al Salón Puccini, en el que la Poker Band amenizó un espectáculo bailable bajo el nombre de “Fatti mandare dalla mamma”. Se trató de canciones inolvidables italianas de amor de los años sesenta como: “Il Mondo” de Jimmy Fontana, “Non ho l’età” de Gigliola Cinquetti, “Ho capito che ti amo” de Luigi Tenco, “L’ultimo romantico” de Pino Donnagio, “Arrivederci Roma” de Claudio Villa, “Una casa in cima al mondo” de Mina, “Il giardino proibito” de Sandro Giacobbe, “Romantica” de Tony Dallara, “Dio come ti amo” de Domenico Modugno, etc.

La cantante era una chica bellísima, con una juventud espléndida. Espero que Dios la proteja de todo mal.

Terminamos la noche en el Foyer del Teatro con “Especial Evergreen” interpretado por el pianista Janos Nagy.

Al crepúsculo, habíamos soltado amarras y puesto rumbo a la ciudad de Agadir, distante 221 millas náuticas, en la costa marroquí. Así abandonamos ese bello territorio de nuestra querida España que son las Islas Canarias y nos encontraríamos al amanecer del día siguiente en un país africano musulmán. Te contaré sobre él en mi próxima carta.

Te quiere siempre,

Félix José Hernández.

ESCALA DEL COSTA CLASSICA EN LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

 La Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canaria, 2014.


La Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canaria, 2014.

París, 19 de abril de 2014.

Mi querida Ofelia:

El 18 de febrero amanecimos en Las Palmas, el sol brillaba y la temperatura era de 19°c. Durante la fase de atraque pudimos ver a babor: Punta del Sabinal, Punta de Antequera, Punta del Roquete y Punta de Los Orgones, sucesivamente.

La ciudad fue fundada por Juan Rejón en 1478, convirtiéndose en el siglo siguiente en una importante escala hacia la ruta de las Américas. También el Gran Almirante Cristóbal Colón amarró en las Canarias para realizar reparaciones en La Pinta. Uno de los más importantes edificios de la isla es por lo tanto la “Casa Museo” en honor a Colón, y también la Ermita de San Antonio Abad, donde oró por su viaje antes de continuar por primera vez hacia lo desconocido. La isla fue saqueada por piratas holandeses y tiempo después, hacia 1852, en pocos años se convirtió en uno de los puertos españoles más importantes por su situación estratégica como puerto de escala.

La historia de este archipiélago se puede dividir en tres fases diferentes: la primera es la de los aborígenes. La segunda es la de la colonización española; la tercera, la más reciente, se refiere a la modernización, la industrialización y el turismo.

Desde el punto de vista de los orígenes, los primeros en llegar a las Canarias procedían del norte de África, unos 2000 años antes de Cristo. Pero el archipiélago, también fue meta de interés comercial, y por lo tanto visitado, por fenicios, cartagineses y romanos. Por otro lado, según la leyenda, las Canarias serían la herencia de la Atlántida, el gran continente de la civilización Mou, desaparecido como consecuencia de un maremoto, cuya existencia nunca quedó demostrada. Los arqueólogos sostienen que los primeros habitantes llegaron a ellas desde África, pero no saben explicar el por qué y pudiera ser que los antepasados de las primeras poblaciones fueran los descendientes de los Mou que consiguieron sobrevivir al desastre. Una cosa es cierta: las islas son el resultado de una intensa mutación geológica relativa a la actividad de los volcanes. El gran número de cavernas lo demuestra. Las islas fueron construidas con el agua y con el fuego, sostiene la gente de allí, y esto probablemente ha determinado también la curiosa forma de las montañas y de las colinas y la extraordinaria variedad de flores, plantas y árboles que hacen de las Canarias una paleta de pintor llena de colores y de sorpresas. Por ejemplo las montañas, que alcanzan incluso los 2 000 metros de altura, están separadas por cañones.

El archipiélago está constituido por siete islas principales y cuatro más pequeñas en las que viven unas 400 000 personas. Las Palmas es la ciudad más grande e importante del archipiélago, cuenta con muchos monumentos y lugares turísticos: la catedral, construida en estilo gótico y neoclásico fue edificada poco después del descubrimiento de América, así como Santa Ana, una de las iglesias más famosas.

Tuvimos la suerte de tener como guía a un Sr. llamado Bernardino, de gran cultura, savoir faire y muy simpático. Con él paseamos toda la mañana. Comenzamos por El Parque Domas, donde pudimos admirar una parte de la flora típica de las islas Canarias, entre los cuales el famoso árbol del “Drago”. Recorrimos el Pueblo Canario, el cual es una réplica de un pueblo tradicional canario. Se encuentra en el interior del Parque y fue proyectado por et famoso artista de la isla Néstor de la Torre. Continuamos después hacia el antiguo barrio Vegueta, laberinto de estrechas callecitas y plazas sombreadas. Es una parte muy atractiva de la ciudad, con matices arquitectónicos que recuerdan el estilo colonial. Allí tuvimos la posibilidad de atravesar el mercado cubierto y visitar la Casa de Colón.

En 1478, Juan Rejón, conquistador de la isla, fundó el Real de Las Palmas, núcleo originario de la ciudad. En la naciente villa se concentraron los edificios representativos de los distintos poderes. Entre ellos se destaca la Casa del Gobernador, por la que probablemente pasó Cristóbal Colón en 1492 de camino a América, ya que estuvo en Gran Canaria en tres de sus cuatro viajes al Nuevo Mundo. Actualmente dicho edificio forma parte del conjunto arquitectónico de la Casa de Colón.

El Museo cuenta con trece salas de exposición permanente y tres grandes patios. El patio que tiene un brocal de pozo gótico adquiere mayor importancia por su valiosa arquería renacentista.

Los avances tecnológicos y la nueva mentalidad del hombre renacentista, contribuyeron a la búsqueda de nuevas rutas que potenciaron el salto del Atlántico y por consiguiente el Descubrimiento de un Nuevo Mundo. Las diferentes salas de la planta baja ofrecen al visitante esta información de forma didáctica, a través de maquetas, paneles y objetos representativos de aquel momento histórico. Se pueden ver insignias, cartas náuticas, instrumentos de navegación, carabelas y rutas, así como la reconstrucción del camarote del Almirante.

El paso de Colón por Canarias no fue un hecho fortuito. El archipiélago está situado en una posición que facilita la navegación hacia el occidente, debido a los vientos alisios y a las corrientes marinas. Allí iban a recalar todas las expediciones para avituallarse antes de cruzar el Atlántico. A partir de entonces, desde y hacia el archi­piélago, comenzó todo un trasvase social, cultural y económico, que las vinculó a América. Las islas no serían mera escala en la carrera de Indias, sino también mercado de productos y fuente de emigración. Las familias canarias se establecieron en el Nuevo Mundo, ganando para el archipiélago el calificativo de “Hacedor de Pue­blos”. Estas relaciones Canarias­América mantienen actualmente toda su vigencia.

En la cripta pudimos contemplar paneles in­formativos sobre el poblamiento americano, áreas culturales, los pueblos de la América Precolom­bina, así como material etnográfico contem­poráneo, todo ello apoyado en tres colecciones. Cultura Esmeraldeña y Tolita: el Museo dispone de una variada colección de piezas de cerámicas originales, tales como figurillas zoomorfas, an­tropomorfas, sellos y objetos propios del ajuar funerario.

En cuanto a las Culturas Mesoamericanas, hay varias representaciones integradas por reproducciones de las culturas Azteca, Maya, Zapoteca, Oaxaqueña, etc. Sobre las Culturas Amazónicas se destacan objetos de ces­tería, arpones y flechas del siglo XX, pertene­cientes a los pueblos del Amazonas.

La sala destinada a Gran Canaria está en la planta alta, en ella se exhibe una maqueta a escala de la isla, acompañada de cartografía histórica del Archipiélago, permitiendo al visitante ubicar la ciudad en su entorno geográfico.

En la sala de Las Palmas de Gran Canaria se muestra la formación y evolución de la capital, desde el siglo XV al XIX, a través de tramas urbanas, maquetas y documentación gráfica, destacando la colección de grabados del ataque de Pieter van der Does a la ciudad.

Del siglo XVI, se destacan las cuatro tablas fla­mencas, cuya procedencia nos remite al flore­ciente comercio del azúcar, que el archipiélago mantuvo en aquel periodo con Flandes. Procedentes de la América del siglo XVIII, po­demos contemplar la pintura mexicana de José de Páez cuyo tema es La Coronación de la Virgen, así como el Niño Jesús Nazareno de la escuela cuzqueña. Entre las obras expuestas en depósito del Museo del Prado se destacan el San Andrés de José de Ribera, Tiziano y la Pintura del Guercino y Venus y un Sátiro de Annibale Carracci. Concluye la muestra con pinturas realizadas por artistas canarios de finales del siglo XIX e inicios del XX.

Estaba esperando en la puerta del w.c. del museo para entrar, cuando un italiano de mi edad me empujó para pasar por delante, lo cual logró. Esperé a que saliera y le dije a la napolitana, clavándole la mirada en los ojos: “me empujaste, no se te ocurra volver a hacerlo jamás porque te vas a arrepentir toda tu vida”. Yo, que soy incapaz de matar ni una mosca, hice esa escenita teatral y me salió bien. Durante el resto del viaje el italiano me evitó.

Fuimos a la plaza de Santa Ana, donde se encuentra la estatua de bronce dedicada al perro, animal que da el nombre a las islas. Siempre a pie llegamos al Teatro Pérez Galdós del cual sólo pudimos admirar la bellísima fachada. Tuvimos la posibilidad de disfrutar de un poco de tiempo libre en la zona comercial más importante de la ciudad llamada Triana, donde la arquitectura colonial está todavía presente en las fachadas de sus casas, a pesar de la presencia de numerosas tiendas de grandes cadenas internacionales en las principales calles.

Subimos de nuevo a nuestro autobús para dirigirnos hacia el cráter del volcán inactivo de Bandama. Atravesamos la bella zona residencial de Tafira. Desde el cráter tomamos fotos de bellas vistas de la isla. La última parada fue en el Mirador de Altavista, desde donde pudimos ver la parte moderna de la ciudad de Las Palmas y el puerto.

Bernardino nos explicó que en el puerto había estado la base de la flota pesquera cubana y que numerosos marinos pedían asilo político al llegar desde Cuba o antes de partir de regreso. Pero que desde hace años no hay ningún barco cubano en Las Palmas.

Regresamos a las 2 p.m. al barco para almorzar. Después salimos a pasear por el agradable Casco Histórico. Para volver al barco tomamos un taxi que llevaba una banderita cubana colgada del retrovisor. El chófer era un joven cubano de unos 30 años que llevaba cinco viviendo en Las Palmas y cuyo sueño era el de poder llegar a “El Dorado”, (léase Miami).

Tuvimos un Cocktail de Gala en el Teatro Colosseo con el capitán Orazio D’Aita, seguido de una Cena de Gala:

Dîner de Gala

Crevettes servies au sauce Aurora

Carpaccio de boeuf

OEuf poché sur crème de carotte et amandes

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Consommé Monte-Carlo: bœuf, carottes et navets

Risotto avec crevettes et potiron

Pâtes Trofie avec pesto, haricots verts et pommes de terre

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Filet de bar en papillote servie avec tomate cerise et pommes de terre

Côte de boeuf au four servie avec pommes de terre au four et avec crème aigre, ciboulette et tomates provenzale

Pintade rôtie servie avec purée pommes de terre aux truffes

Millefeuille de légumes avec sauce au fromage

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Salade panachée

°°°°°°°°°°°°°°°°°

Sélection de fromages Italiens et internationaux: Gouda – Fontal – Pyrenero servis avec cracker

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

El espectáculo en el Teatro Colsseo: “La Pasión del Flamenco”, con el cuarteto “Fuego” fue nulo. Si eso es flamenco yo soy japonés. Es como si te ofrecieran una copa de Coca-Cola diciéndote que es champagne. Pero como el que no ha visto una iglesia en la puerta de un horno se presigna, muchos turistas aplaudían.

A continuación fuimos al Salón Puccini al baile “Especial Beatles” con la Poker Band y terminamos la velada en el redondo y panorámico salón del puente doce, El Observatorio Galileo, con un concierto de música clásica interpretada al piano por Janos Nagy.

A última hora de la tarde habíamos dejado el puerto de Las Palmas y proseguimos nuestro viaje rumbo a la ciudad de Arrecife, en la isla de Lanzarote, de la cual nos separaban 175 millas náuticas.

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras del Viejo Mundo,

Félix José Hernández.

31 Congreso de la Federacion Mundial de Expresos Políticos Cubanos

Torre de la libertad en Miami. Foto: Carlos M. Estefanía

Torre de la libertad en Miami. Foto: Carlos M. Estefanía


Tuvo lugar durante los días 11, 12 y 13 de abril de 2014

Viernes 11 y sábado 12, sesionó el 31 Congreso de la Federación de Expresos Políticos Cubanos en el salón de conferencias de la CAMACOL en esta ciudad de Miami…El tema central fue el de cada uno de los congresos y de cada una de las reuniones, que es la situación cubana y el camino para que la Isla vuelva a ser libre y democrática. Antúnez y su esposa Yris Tamara fueron invitados, pero no pudieron asistir porque la seguridad cubana les tiene retenidos los pasaportes, sin embargo gracias a la tecnología, el congreso en pleno pudo conversar con Antúnez por vía telefónica y Antúnez tuvo su participación como representante de la Federación en Cuba. Se aprobó como nuevo presidente electo a René Cruz Cruz que reside en Los Ángeles, expreso político de hermosa trayectoria, mientras que se acordó que la sede principal siga estado en Miami.

El Congreso en pleno se declaró solidario no solo con la oposición interna en Cuba, sino también con la oposición venezolana y en especial , con los estudiantes que están en las calles. Una obra plástica del Maestro Aristide alusivo a la unión y solidaridad de Cuba y Venezuela presidió el salón del evento. Las Damas de Blanco en el exilio, fueron aceptadas como miembros de honor en la Federación Mundial de Expresos Políticos Cubanos.

El Congreso culminó en la tarde del domingo en el Artimez con un show espectacular, con desfile de voces de Cuba, Perú, Venezuela y Costa Rica… Fueron casi tres horas amenas, disfrutando de voces como la de Estrella Rojas, acompañada al piano por el joven Irving Aday, y otras voces jóvenes y otras muy reconocidas. LA animación estuvo a cargo de Vivian María López y El hombre de las mil voces, Eddy Calderón. También dejaron huellas en el escenario Eugenio Llamera que interpreto dos boleros que cantaba Orlando Vallejo, a quien se le dedico la clausura, y de quien expuso sobre su vida y obra Eloy Cepero. El público tuvo la suerte y la oportunidad casi única de escuchar por su propio compositor Jorge Luis Piloto la canción dedicada a Laura Pollán. El show cerró por todo lo alto, con un público emocionado y conmovido por las canciones del cubano de paso en Miami, considerado el pionero del hip hop de conciencia en Cuba, Raudel, Escuadrón Patriota, Raudel recibió la mayor ovación de la tarde y el público de pie, y todos los artistas con el en el escenario gritaron a viva voz : ¡Viva Cuba libre!