ESCALA DEL COSTA CLASSICA EN LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

 La Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canaria, 2014.


La Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canaria, 2014.

París, 19 de abril de 2014.

Mi querida Ofelia:

El 18 de febrero amanecimos en Las Palmas, el sol brillaba y la temperatura era de 19°c. Durante la fase de atraque pudimos ver a babor: Punta del Sabinal, Punta de Antequera, Punta del Roquete y Punta de Los Orgones, sucesivamente.

La ciudad fue fundada por Juan Rejón en 1478, convirtiéndose en el siglo siguiente en una importante escala hacia la ruta de las Américas. También el Gran Almirante Cristóbal Colón amarró en las Canarias para realizar reparaciones en La Pinta. Uno de los más importantes edificios de la isla es por lo tanto la “Casa Museo” en honor a Colón, y también la Ermita de San Antonio Abad, donde oró por su viaje antes de continuar por primera vez hacia lo desconocido. La isla fue saqueada por piratas holandeses y tiempo después, hacia 1852, en pocos años se convirtió en uno de los puertos españoles más importantes por su situación estratégica como puerto de escala.

La historia de este archipiélago se puede dividir en tres fases diferentes: la primera es la de los aborígenes. La segunda es la de la colonización española; la tercera, la más reciente, se refiere a la modernización, la industrialización y el turismo.

Desde el punto de vista de los orígenes, los primeros en llegar a las Canarias procedían del norte de África, unos 2000 años antes de Cristo. Pero el archipiélago, también fue meta de interés comercial, y por lo tanto visitado, por fenicios, cartagineses y romanos. Por otro lado, según la leyenda, las Canarias serían la herencia de la Atlántida, el gran continente de la civilización Mou, desaparecido como consecuencia de un maremoto, cuya existencia nunca quedó demostrada. Los arqueólogos sostienen que los primeros habitantes llegaron a ellas desde África, pero no saben explicar el por qué y pudiera ser que los antepasados de las primeras poblaciones fueran los descendientes de los Mou que consiguieron sobrevivir al desastre. Una cosa es cierta: las islas son el resultado de una intensa mutación geológica relativa a la actividad de los volcanes. El gran número de cavernas lo demuestra. Las islas fueron construidas con el agua y con el fuego, sostiene la gente de allí, y esto probablemente ha determinado también la curiosa forma de las montañas y de las colinas y la extraordinaria variedad de flores, plantas y árboles que hacen de las Canarias una paleta de pintor llena de colores y de sorpresas. Por ejemplo las montañas, que alcanzan incluso los 2 000 metros de altura, están separadas por cañones.

El archipiélago está constituido por siete islas principales y cuatro más pequeñas en las que viven unas 400 000 personas. Las Palmas es la ciudad más grande e importante del archipiélago, cuenta con muchos monumentos y lugares turísticos: la catedral, construida en estilo gótico y neoclásico fue edificada poco después del descubrimiento de América, así como Santa Ana, una de las iglesias más famosas.

Tuvimos la suerte de tener como guía a un Sr. llamado Bernardino, de gran cultura, savoir faire y muy simpático. Con él paseamos toda la mañana. Comenzamos por El Parque Domas, donde pudimos admirar una parte de la flora típica de las islas Canarias, entre los cuales el famoso árbol del “Drago”. Recorrimos el Pueblo Canario, el cual es una réplica de un pueblo tradicional canario. Se encuentra en el interior del Parque y fue proyectado por et famoso artista de la isla Néstor de la Torre. Continuamos después hacia el antiguo barrio Vegueta, laberinto de estrechas callecitas y plazas sombreadas. Es una parte muy atractiva de la ciudad, con matices arquitectónicos que recuerdan el estilo colonial. Allí tuvimos la posibilidad de atravesar el mercado cubierto y visitar la Casa de Colón.

En 1478, Juan Rejón, conquistador de la isla, fundó el Real de Las Palmas, núcleo originario de la ciudad. En la naciente villa se concentraron los edificios representativos de los distintos poderes. Entre ellos se destaca la Casa del Gobernador, por la que probablemente pasó Cristóbal Colón en 1492 de camino a América, ya que estuvo en Gran Canaria en tres de sus cuatro viajes al Nuevo Mundo. Actualmente dicho edificio forma parte del conjunto arquitectónico de la Casa de Colón.

El Museo cuenta con trece salas de exposición permanente y tres grandes patios. El patio que tiene un brocal de pozo gótico adquiere mayor importancia por su valiosa arquería renacentista.

Los avances tecnológicos y la nueva mentalidad del hombre renacentista, contribuyeron a la búsqueda de nuevas rutas que potenciaron el salto del Atlántico y por consiguiente el Descubrimiento de un Nuevo Mundo. Las diferentes salas de la planta baja ofrecen al visitante esta información de forma didáctica, a través de maquetas, paneles y objetos representativos de aquel momento histórico. Se pueden ver insignias, cartas náuticas, instrumentos de navegación, carabelas y rutas, así como la reconstrucción del camarote del Almirante.

El paso de Colón por Canarias no fue un hecho fortuito. El archipiélago está situado en una posición que facilita la navegación hacia el occidente, debido a los vientos alisios y a las corrientes marinas. Allí iban a recalar todas las expediciones para avituallarse antes de cruzar el Atlántico. A partir de entonces, desde y hacia el archi­piélago, comenzó todo un trasvase social, cultural y económico, que las vinculó a América. Las islas no serían mera escala en la carrera de Indias, sino también mercado de productos y fuente de emigración. Las familias canarias se establecieron en el Nuevo Mundo, ganando para el archipiélago el calificativo de “Hacedor de Pue­blos”. Estas relaciones Canarias­América mantienen actualmente toda su vigencia.

En la cripta pudimos contemplar paneles in­formativos sobre el poblamiento americano, áreas culturales, los pueblos de la América Precolom­bina, así como material etnográfico contem­poráneo, todo ello apoyado en tres colecciones. Cultura Esmeraldeña y Tolita: el Museo dispone de una variada colección de piezas de cerámicas originales, tales como figurillas zoomorfas, an­tropomorfas, sellos y objetos propios del ajuar funerario.

En cuanto a las Culturas Mesoamericanas, hay varias representaciones integradas por reproducciones de las culturas Azteca, Maya, Zapoteca, Oaxaqueña, etc. Sobre las Culturas Amazónicas se destacan objetos de ces­tería, arpones y flechas del siglo XX, pertene­cientes a los pueblos del Amazonas.

La sala destinada a Gran Canaria está en la planta alta, en ella se exhibe una maqueta a escala de la isla, acompañada de cartografía histórica del Archipiélago, permitiendo al visitante ubicar la ciudad en su entorno geográfico.

En la sala de Las Palmas de Gran Canaria se muestra la formación y evolución de la capital, desde el siglo XV al XIX, a través de tramas urbanas, maquetas y documentación gráfica, destacando la colección de grabados del ataque de Pieter van der Does a la ciudad.

Del siglo XVI, se destacan las cuatro tablas fla­mencas, cuya procedencia nos remite al flore­ciente comercio del azúcar, que el archipiélago mantuvo en aquel periodo con Flandes. Procedentes de la América del siglo XVIII, po­demos contemplar la pintura mexicana de José de Páez cuyo tema es La Coronación de la Virgen, así como el Niño Jesús Nazareno de la escuela cuzqueña. Entre las obras expuestas en depósito del Museo del Prado se destacan el San Andrés de José de Ribera, Tiziano y la Pintura del Guercino y Venus y un Sátiro de Annibale Carracci. Concluye la muestra con pinturas realizadas por artistas canarios de finales del siglo XIX e inicios del XX.

Estaba esperando en la puerta del w.c. del museo para entrar, cuando un italiano de mi edad me empujó para pasar por delante, lo cual logró. Esperé a que saliera y le dije a la napolitana, clavándole la mirada en los ojos: “me empujaste, no se te ocurra volver a hacerlo jamás porque te vas a arrepentir toda tu vida”. Yo, que soy incapaz de matar ni una mosca, hice esa escenita teatral y me salió bien. Durante el resto del viaje el italiano me evitó.

Fuimos a la plaza de Santa Ana, donde se encuentra la estatua de bronce dedicada al perro, animal que da el nombre a las islas. Siempre a pie llegamos al Teatro Pérez Galdós del cual sólo pudimos admirar la bellísima fachada. Tuvimos la posibilidad de disfrutar de un poco de tiempo libre en la zona comercial más importante de la ciudad llamada Triana, donde la arquitectura colonial está todavía presente en las fachadas de sus casas, a pesar de la presencia de numerosas tiendas de grandes cadenas internacionales en las principales calles.

Subimos de nuevo a nuestro autobús para dirigirnos hacia el cráter del volcán inactivo de Bandama. Atravesamos la bella zona residencial de Tafira. Desde el cráter tomamos fotos de bellas vistas de la isla. La última parada fue en el Mirador de Altavista, desde donde pudimos ver la parte moderna de la ciudad de Las Palmas y el puerto.

Bernardino nos explicó que en el puerto había estado la base de la flota pesquera cubana y que numerosos marinos pedían asilo político al llegar desde Cuba o antes de partir de regreso. Pero que desde hace años no hay ningún barco cubano en Las Palmas.

Regresamos a las 2 p.m. al barco para almorzar. Después salimos a pasear por el agradable Casco Histórico. Para volver al barco tomamos un taxi que llevaba una banderita cubana colgada del retrovisor. El chófer era un joven cubano de unos 30 años que llevaba cinco viviendo en Las Palmas y cuyo sueño era el de poder llegar a “El Dorado”, (léase Miami).

Tuvimos un Cocktail de Gala en el Teatro Colosseo con el capitán Orazio D’Aita, seguido de una Cena de Gala:

Dîner de Gala

Crevettes servies au sauce Aurora

Carpaccio de boeuf

OEuf poché sur crème de carotte et amandes

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Consommé Monte-Carlo: bœuf, carottes et navets

Risotto avec crevettes et potiron

Pâtes Trofie avec pesto, haricots verts et pommes de terre

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Filet de bar en papillote servie avec tomate cerise et pommes de terre

Côte de boeuf au four servie avec pommes de terre au four et avec crème aigre, ciboulette et tomates provenzale

Pintade rôtie servie avec purée pommes de terre aux truffes

Millefeuille de légumes avec sauce au fromage

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Salade panachée

°°°°°°°°°°°°°°°°°

Sélection de fromages Italiens et internationaux: Gouda – Fontal – Pyrenero servis avec cracker

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

El espectáculo en el Teatro Colsseo: “La Pasión del Flamenco”, con el cuarteto “Fuego” fue nulo. Si eso es flamenco yo soy japonés. Es como si te ofrecieran una copa de Coca-Cola diciéndote que es champagne. Pero como el que no ha visto una iglesia en la puerta de un horno se presigna, muchos turistas aplaudían.

A continuación fuimos al Salón Puccini al baile “Especial Beatles” con la Poker Band y terminamos la velada en el redondo y panorámico salón del puente doce, El Observatorio Galileo, con un concierto de música clásica interpretada al piano por Janos Nagy.

A última hora de la tarde habíamos dejado el puerto de Las Palmas y proseguimos nuestro viaje rumbo a la ciudad de Arrecife, en la isla de Lanzarote, de la cual nos separaban 175 millas náuticas.

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras del Viejo Mundo,

Félix José Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s