EL CUBANO

Monumento a José Martí, La Habana, Cuba. Foto: Nestor

París, 23 de abril de 2014.

Querida Ofelia:

Te envío el presente escrito de nuestro amigo poeta disidente Yndamiro Restano. Me lo mandó ayer desde Miami. Es una opinión que puede contribuir a analizar la imagen que se viene creando no sólo por los medios de comunicación masiva, sino también por diferentes personalidades creadoras de opinión, a propósito nosotros los cubanos.


“Cuando se escucha este sintagma, recorre la historia ese escalofrío que producen las grandes hazañas. No importa si el cubano es de derecha o de izquierda o si es batistiano o es fidelista; lo cubano, la cubanía está por encima de esas categorías inventadas y desnaturalizadas por las redifiniciones de los intereses. Ser cubano, no es solamente haber nacido en Cuba sino, que es pertenecer a una nación que siempre se ha atrevido a luchar heroicamente por sus sueños. ¿Cuba es romántica? Sí. ¿Mediocre? Jamás. Heroica: siempre. Por eso me llama la atención escuchar a cubanos de talento, a glorias de Cuba, denostar contra el pueblo de Cuba y hacer comparaciones entre la lucha social que se lleva a cabo en Venezuela y lo que ha sucedido en Cuba.

El pueblo de Cuba siempre ha roto las cadenas. En Cuba no hubo antes del totalitarismo dictaduras largas como en el resto de América Latina. Durante las dos últimas dictaduras, me refiero a la de Batista y a la totalitaria comunista aún vigente, la entrega de lo mejor de Cuba a la lucha por la libertad, fue absoluta. Decir que el pueblo de Cuba de uno u otro bando no ha luchado por sus sueños, es una infamia y una gran ignorancia. Porque comparar las estructuras de poder que existen en Venezuela con las del totalitarismo que aprisiona a la nación cubana es desconocer la realidad histórica de los dos escenarios.

¿Y por qué, me pregunto yo; hay talentos indiscutibles, que ofenden a su país natal? ¿Será por intereses mezquinos o por impotencia y rabia? No. Cuba lo que necesita hoy es entendimiento, inteligencia, en fin, que El Cubano se vuelva a reencontrar con su Ser para sobre esa esencia reconstruir nuestra república desde otra perspectiva, por supuesto; porque más de cinco décadas no pasan en vano. El rechazo a sí mismo está en la base de un comportamiento adocenado. El “capitán araña” se odia a sí mismo y por eso ofende con cinismo las raíces de su propia identidad y quiere que otros hagan lo que él no tiene el valor de hacer. Quien pretenda emancipar una realidad; lo primero que tiene que hacer es asumirla.

Cuba no merece seguir perdida de su Ser. Ahí está la vida del glorioso pueblo de Cuba. Respetemos a los héroes de uno y otro bando. Y, entre todos, sin exclusiones ni distingos inútiles, reconstruyamos el Ser de Cuba a partir del Ser de cada cubano. Somos Hatuey, Aponte, Plácido, Agramonte, Maceo, Martí. Somos ahora además, hoy, muchos cubanos, ciudadanos de Estados Unidos, de Canadá, España, Francia, Argentina, República Dominicana, México y otros países . El mundo nos ha acogido.Ya El Cubano no tiene solamente la noche desolada como su otra patria, según dijera Martí, sino la constelación de estrellas que forman los pueblos que nos han recibido y nos han dado un espacio de esperanza. Encontremos nuestro Ser que además es universal. Veamos la cercanía a los Estados Unidos como una bendición y entre todos disipemos las nieblas de la propaganda ideológica fabricada por los intereses mezquinos. Cuba es romántica. Jamás mediocre y heroica siempre”.

Yndamiro Restano

Un gran abrazo desde esta Vieja Europa, ya en plena primavera,

Félix José Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s