Reconocen en EEUU superioridad del trabajo libre asociado

Monumento a Karl Marx en Chemnitz, Saxonia, Alemania. Foto: f2b1610

Monumento a Karl Marx en Chemnitz, Saxonia, Alemania. Foto: f2b1610

Una demostración práctica, en el seno del gran capitalismo moderno, de las esencias de las teorías de Karl Marx relativas a la superioridad del trabajo libre asociado sobre el trabajo asalariado.

Por Pedro Campos

Desde fines del siglo pasado, y probablemente desde mucho antes, distintas instituciones gubernamentales y universidades de EEUU, han venido realizado investigaciones y desarrollando programas de aplicación relacionados con lo que han llamado “una nueva cultura de la propiedad”.

Entre ellas se encuentran la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO), El Departamento del Trabajo (DOL), el Centro del Empleo y la Propiedad de la universidad estatal de Kent, en Ohio y otras universidades e instituciones, que han involucrado un gran número de funcionarios, investigadores y académicos.

Estos estudios y programas han confirmado que las empresas donde los trabajadores participan de la propiedad, la gestión y la distribución de las ganancias, son más eficientes que las empresas de propiedad tradicional capitalista que funcionan sobre la base del trabajo asalariado.

Se trata de una demostración práctica, en el seno del gran capitalismo moderno, de las esencias de las teorías socialistas relativas a la superioridad del trabajo libre asociado sobre el trabajo asalariado y, cuyo predominio caracterizaría la sociedad post-capitalista (1) y (2).

Algo que muchos otros han venido defendiendo, especialmente en contraposición al “socialismo de estado” intentado en el siglo XX, sustentado en la propiedad estatal y la continuación del trabajo asalariado.

Lo interesante del caso es que no se trata de marxistas, socialistas, comunistas, etc., sino de instituciones oficiales del gobierno federal, o gobiernos estatales de EEUU, el gran centro de poder capitalista del mundo contemporáneo.

En uno de los documentos emitidos por el Centro del Empleo y la Propiedad de Ohio (3) bajo el título Creación de una cultura exitosa de la propiedad, se plantea: “La columna vertebral de la economía estadounidense es la pequeña empresa familiar”, desmitificando la idea muy divulgada de que son las grandes empresas capitalistas las que dominan el panorama económico de EEUU.

¿Y qué son las pequeñas empresas familiares, sino prototipos de formas de producción autogestionadas por trabajadores libres de la explotación asalariada?

Agrega el escrito que un “estudio de la GAO encontró que la combinación de propiedad de los empleados y la participación de los trabajadores produce una mejora sustancial en los resultados empresariales. Es precisamente este tipo de asociación genuina la que puede llevar a sus empleados a asumir parte de la responsabilidad”.

Y más adelante añade: “Según un estudio del Departamento del Trabajo (DOL) de los Estados Unidos, el lugar de trabajo de alto rendimiento proporciona a los trabajadores “incentivos, información, habilidades y responsabilidad de tomar decisiones fundamentales para la innovación, la mejora de la calidad, y la respuesta rápida a los cambios”.

Para el DOL pueden lograr altos rendimientos “las empresas que integran sus negocios, recursos humanos y estrategias de tecnología y comparten las siguientes características comunes:

-Dar a los trabajadores una participación en el desempeño de la organización a través de la propiedad y la participación en el reparto de utilidades;

-Crear estrategias de seguridad de empleo que reconocen el valor de los trabajadores en los resultados económicos a largo plazo;

-Impulsar la responsabilidad de los empleados del nivel inferior, a menudo mediante la organización de trabajo en equipos autogestionados;

-Proporcionar a los trabajadores la información necesaria para ejercer un alto nivel de autonomía;

-Construir relaciones obrero-gerente basadas en la confianza, el interés común y la cooperación;

-Enfoque en la satisfacción de los clientes, y no simplemente los accionistas; en la mejora de la calidad, no la simple reducción de costes; y en la construcción de organizaciones que se adaptan fácilmente a los cambios del mercado;

-Animar a los trabajadores a aprender nuevas habilidades a través de la remuneración basada en la habilidad y el pago por desempeño de los sistemas de compensación;

-Invertir en formación y entrenamiento para desarrollar en los trabajadores una actitud crítica de negocio, en lugar de tratarlos como gastos que se han de reducir al mínimo;

-Proporcionar a los trabajadores un entorno de trabajo seguro y de apoyo.

El Departamento del Trabajo señala, según el Cetro de Empleo y la Propiedad de Ohio, que: “En general, las empresas de propiedad de los empleados son más propensas que las empresas tradicionales a proporcionar incentivos suficientes, información, habilidades y responsabilidad a su fuerza de trabajo”.

El trabajo citado asegura que “Los estudios realizados en los Estados de Ohio y Washington refuerzan los hallazgos del gobierno federal. El Centro de Ohio para la Propiedad de los Trabajadores (OEOC) en la Universidad Estatal de Kent encuestó a 167 empresas en Ohio y encontró que las empresas en que se comparte la propiedad con los empleados junto con la participación, la educación y la información conducen a un mayor rendimiento financiero.

Igualmente importante, un estudio en el Estado de Washington mostró que las empresas que recompensan la participación del empleado mediante acciones superan a las que sólo se premia la participación con la participación en beneficios”.

El informe concluye con un análisis de los elementos que llevan a un rendimiento superior en las empresas, resumido en esta fórmula:

Propiedad + Participación + Información + Capacitación = Rendimiento Superior

Hace años, desde las discusiones en el IV Congreso del PCC en 1991, muchos compañeros venimos defendiendo la necesidad de avanzar en Cuba a la autogestión de los trabajadores en las empresas estatales y al desarrollo amplio, autónomo y libre del cooperativismo en todas las áreas de la economía.

Hemos planteado claramente que el socialismo será la sociedad post-capitalista donde predominen las formas de trabajo libre, asociado o no; y no por imposición de ninguna “dictadura del proletariado”.

Las respuestas tradicionales que hemos recibido de los economistas defensores del estatalismo asalariado es “que pretendemos una utopía irrealizable, que las empresas cooperativas no tiene carácter socialistas, sino privado, que nunca las empresas propiedad de los trabajadores podría superar las dirigidas por empresarios capitalistas y estatales”, cuando no se nos ha acusado de contrarrevolucionarios y hasta de agentes del imperialismo.

Los neoliberales, los que creen en la eternidad de capitalismo o lo ven en el mercado, el dinero o el sistema político y no en la forma en que se explota la fuerza de trabajo, dirán que estas formas autogestionarias no son más que una nueva modalidad del capitalismo moderno y desarrollado.

Simplemente, no pueden aceptar el triunfo del trabajo libre sobre el asalariado, ni que su predominio es el camino a la sociedad post-capitalista, a la sociedad de los trabajadores libres.

Los neo-estalinistas, defensores del capitalismo monopolista de estado, creído socialismo, estarán prestos a coincidir con ellos. No será casualidad. Los explotadores del trabajo ajeno, sean burgueses o burócratas, comparten intereses.

Ojalá que el estudio de estos documentos, ayude a todos, a acabar de entender que “lo mismo que el trabajo esclavo, lo mismo que el trabajo siervo, el trabajo asalariado no es sino una forma transitoria inferior, destinada a desaparecer ante el trabajo asociado que cumple su tarea con gusto, entusiasmo y alegría”.

Por una sociedad de trabajadores libres.

Notas.

1- K. Marx. Discurso, Manifiesto Inaugural de la Asociación Internacional de los Trabajadores:
“Pero estaba reservado a la Economía política del trabajo alcanzar un triunfo más completo todavía sobre la Economía política de la propiedad. Nos referimos al movimiento cooperativo, y sobre todo a las fábricas cooperativas, creadas sin apoyo alguno, por iniciativa a de algunos obreros audaces.
Es imposible exagerar la importancia de estos grandes experimentos sociales, que han mostrado con hechos, no con simples argumentos, que la producción en gran escala y al nivel de las exigencias de la ciencia moderna, puede prescindir de la clase de los patronos, que utiliza el trabajo de clase la obrera; han mostrado también que no es necesario a la producción que los instrumentos de trabajo estén monopolizados como instrumentos de dominación y de explotación contra el trabajador mismo; y han mostrado, por fin, que lo mismo que el trabajo esclavo, lo mismo que el trabajo siervo, el trabajo asalariado no es sino una forma transitoria inferior, destinada a desaparecer ante el trabajo asociado que cumple su tarea con gusto, entusiasmo y alegría”.

2- K, Marx. Tomo III del Capital (Capítulo XXVII “El Papel del Crédito en la Producción Capitalista)
“… En las sociedades anónimas, la función aparece separada de la propiedad del capital y el trabajo aparece también, por tanto, completamente separado de la propiedad sobre los medios de producción y sobre el trabajo sobrante. Este resultado del máximo desarrollo de la producción capitalista constituye una fase necesaria de transición hacia la reversión del capital a propiedad de los productores, pero ya no como propiedad privada de productores aislados, sino como propiedad de los productores asociados, como propiedad directa de la sociedad. … Y es, de otra parte, una fase de transición hacia la transformación de todas las funciones del proceso de reproducción aún relacionadas hasta aquí con la propiedad del capital en simples funciones de los productores asociados, en funciones sociales. …
… Esto equivale a la supresión del régimen de producción capitalista dentro del propio régimen de producción capitalista y, por tanto, a una contradicción que se anula a sí misma y aparece “prima facie” como simple fase de transición hacia una nueva forma de producción. … La propiedad existe aquí bajo forma de acciones… El sistema de las acciones entraña ya la antítesis de la forma tradicional en que los medios sociales de producción aparecen como propiedad individual; pero al revestir la forma de la acción, siguen encuadrados dentro del marco capitalista; por consiguiente, este sistema, en vez de superar el antagonismo entre el carácter de la riqueza como riqueza social y como riqueza privada, se limita a imprimirle una nueva forma. …
… Las fábricas cooperativas de los obreros mismos son, dentro de la forma tradicional, la primera brecha abierta en ella, a pesar de que, dondequiera que existen, su organización efectiva presenta, naturalmente, y no puede por menos de presentar, todos los defectos del sistema existente. Pero dentro de estas fábricas aparece abolido el antagonismo entre el capital y el trabajo, aunque, por el momento, solamente bajo una forma en que los obreros asociados son sus propios capitalistas, es decir, emplean los medios de producción para valorizar su propio trabajo. …
… Estas fábricas demuestran cómo al llegar una determinada fase de desarrollo de las fuerzas materiales productivas y de formas sociales de producción adecuadas a ellas, del seno de un régimen de producción surge y se desarrolla naturalmente otro nuevo. Sin el sistema fabril derivado del régimen capitalista de producción no se habrían podido desarrollar las fábricas cooperativas, y mucho menos sin el sistema de crédito, fruto del mismo régimen de producción.
… El sistema de crédito, base fundamental para la gradual transformación de las empresas privadas capitalistas en sociedades anónimas, constituye también el medio para la extensión paulatina de las empresas cooperativas en una escala más o menos nacional.
Las empresas capitalistas por acciones deben ser consideradas, al igual que las fábricas cooperativas, como formas de transición entre el régimen capitalista de producción y el de producción asociada; la única diferencia es que en un caso el antagonismo aparece abolido negativamente, mientras que en el otro caso aparece abolido en sentido positivo. …”

3- http://www.oeockent.org/download/building_an_ownership_culture/creating-a-successful-ownership-culture.pdf.pdf

Anuncios

Un pensamiento en “Reconocen en EEUU superioridad del trabajo libre asociado

  1. Pingback: Carlos Marx, la fiera vestida de oveja regresa al escenario político mundial | Cuba Nuestra: cubanos en el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s