Declaraciones y opiniones sobre el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos

NOTA DEL COMITÉ CUBANO PRO DERECHOS HUMANOS

El Comité Cubano Pro Derechos Humanos desde su nacimiento ha estado luchando contra los crímenes, abusos, atropellos y violaciones a los derechos y libertades del pueblo cubano, y proponiendo soluciones nacionales entre cubanos, desea que este correcto y necesario clima de diálogo entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos se extienda y ponga en acción entre el gobierno y el pueblo de Cuba.

El conflicto fundamental de estas últimas décadas ha sido entre cubanos. El vitalicio gobierno cubano no ha cesado nunca de barrer con todas las libertades de sus ciudadanos. Estos momentos son históricos precisamente porque se rompen todas las justificaciones de 56 años para negar a la sociedad cubana sus derechos. Lo primero que debería hacer el gobierno cubano ahora es admitir con acciones valientes y de buena voluntad, que el freno de Cuba han sido ellos mismos y no la hostilidad de un gobierno extranjero. Y un primer paso sería ratificar los Pactos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y cumplir con ellos.

Comité Cubano Pro Derechos Humanos

Diciembre 20 del 2014
……………………………….

Posición del Taller Libertario Alfredo López Sobre la liberación de prisioneros y el restablecimiento de relaciones diplomáticas, por los gobiernos de Cuba y EE.UU.

La “normalización” de relaciones entre los poderes gubernamentales de EE.UU. y Cuba debería coadyuvar a eliminarnumerosos y anticuadosimpedimentosimpuestos (por estos mismos gobiernos) avínculos humanos elementales entre ambas naciones.
Nos alegramos junto con quienes salieron de entre las rejas, y con sus familias que acaban de recibir en casa a seres queridos, en libertad -¡al fin!- después de largos años de encierro “legal”.
No obstante, desconocemos los términos de esta negociación. Se trata de un golpe de efecto que contribuye a una mentalidad milagrera, y nos deja como expectadores pasivos.
Nos preocupa,además,que se generen nuevas oportunidades para que el capital explote “más” y “mejor” a nuestras gentes.
Queintensifique el conformismo, la insignificancia y la miseria, por obra de más consumismo, más depredaciónal entorno y más invasión de lacultura para masas; y es que…
El imperialismo norteamericano sigue en pie.
El autoritarismo cubano sigue en pie.
La Base Naval de Guantánamo no ha sido desmontada y sigue albergando una prisión internacional dotada de centro de torturas.
Así, no basta con liberar a un grupo de prisioneros, ni siquiera bastaría con clausurar una cárcel especialmente odiosa: todas las cárceles del mundo deben cerrar.
Tampoco basta con que dos Estados desmovilicen su “guerra fría” y concilien posturas sobre un grupo de puntos: la verdadera reconciliación entre la gente vendrá cuando no haya más Estados.
Menos aún basta con desbloquear mercados para que poseedores de medios de explotación del trabajo ajeno y de la naturaleza comercien entre ellos: tal explotación debe desaparecer ya.
Por tanto esperamos que, ahora que en el horizonte flota el posible desmantelamiento del bloqueo-embargo, no solo se tramite esto desde instancias ejecutivas sino que todo cubano y estadounidense tome parte con sus voluntades.
Continuaremos nuestra lucha contra todas las dominaciones: lucha ecologista, antiimperialista, anticapitalista y antiautoritaria, en solidaridad con camaradas en el resto del mundo.

La Habana, 19 de diciembre de 2014

Libertad sin socialismo es privilegio e injusticia; Socialismo sin libertad es brutalidad y tiranía.
………………………………………………………………………………………..
LAS DOS CARAS DE LA MONEDA DE JUDAS
Lcdo. Sergio Ramos
Sorpresiva y simultáneamente el presidente Barak Obama y el general Raúl Castro anunciaron al mundo desde sus respectivas sedes de gobierno que los Estados Unidos y Cuba restablecerían relaciones diplomáticas normales. Al tiempo que eran liberados y arribaban a Estados Unidos, el contratista Alan Gross y el agente de la CIA Rolando Sarraff Trujillo, y llegaban a Cuba los cuatro espías que quedaban presos en Estados Unidos, entre ellos uno que fue cómplice del derribo de las avionetas civiles de Hermanos al Rescate que causó la muerte de sus tripulantes.
La Casa Blanca declaró que llevaban a cabo negociaciones en Canadá desde hacía unos 18 meses y que el papa Francisco I medió durante las subrepticias negociaciones. El secreto fue tan bien guardado que ni el presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Senado, Robert Menéndez, fue informado de las mismas.
Por el lado del gobierno estadounidense, las presiones y movidas de los intereses económicos y políticos para el restablecimiento de las relaciones entre ambos países venían cuajándose desde hacía tiempo. La permisibilidad para poder viajar de ciertos ciudadanos americanos a Cuba ( para fines culturales, educativos, científicos, etc.), del envío de remesas a la Isla, el permitir un intercambio de artistas liberalizando su entrada a Estados Unidos, constituía un abono premeditado al terrero para las negociaciones. El hecho es que la política de acercamiento con el régimen de Cuba, estaba desde un comienzo en la agenda programática de Obama , pero es ahora que lo implementa porque ya no tiene más términos para otra reelección.
Los preparativos previos al anuncio, fueron bien calculados. Declaraciones de la posible próxima candidata demócrata a la presidencia Hillary Clinton apoyando el levantamiento del embargo a Cuba. Editoriales en el New York Times relejando bondades del régimen cubano y pidiendo, también, el levantamiento del embargo…Y de pronto, el anuncio imprevisto del presidente.
Al hacerlo justificó su acción en la ineficacia del embargo en provocar el cambio en Cuba, sin decir que la ley Helms Burton nunca, repito nunca, se aplicó, ni correcta, ni totalmente, pues jamás se puso en vigor el Titulo III que permitía a las empresas y ciudadanos americanos demandar y embargar bienes de empresas foráneas que hoy se benefician de los bienes de su propiedad nacionalizados por la revolución cubana. Presidente, tras presidente, declinaron aplicarla, convirtiéndola en una ley sin garras.
Obama floreó su discurso de bellas promesas, algunas de ellas irrealizables, toda vez que están reglamentadas y porhibidas por leyes y no pueden implementarse por medio de órdenes ejecutivas (Por decreto) o sin la anuencia y aprobación del Congreso. Lo cual implica un gesto demagógico de su parte.
Faltó también a su deber de transparencia. En una democracia el pueblo tiene derecho a estar informado de lo que su gobierno hace, porque la información es parte del ejercicio de la opinión y expresión. El hecho de haberle ocultado al pueblo y al Congreso de los Estados Unidos la realización y el curso de tales negociaciones en un asunto tan trascendental para la nación americana es una violación a tal derecho y una falta de respeto a la rama legislativa federal y a su deber de informar a esta.
Lo más triste es que el acuerdo firmado por la Casa Blanca, es que dejó relegado cuestiones fundamentales como la ausencia total de los derechos humanos en Cuba, las libertades civiles del pueblo cubano, la ausencia de democracia, los miles de presos políticos y los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura castrista, incluyendo los que pesan sobre los hombros del dictador Raúl Castro. Para muestra, un botón basta: el apuñalamiento durante una actividad de opositores de la Dama de Blanco María Arango Percival por un agente provocador del régimen a finales del mes pasado en Santa Clara.
El móvil del gobierno de los Estados Unidos para el cambio de política con Cuba, responde meramente a sus particulares intereses políticos y, sobretodo, económicos. Los grandes capitales americanos y la actual administración gubernamental han visto con preocupación la penetración económica y el aumento de la influencia política de China y Rusia en la América Latina y en Cuba, con la consabida merma en la influencia de Washington en Suramérica.
En aras de sus particulares intereses Estados Unidos ha actuado, relegando el sagrado derecho del pueblo cubano a la libertad. La consecuencia de este dramático giro político, será que el levantamiento de las restricciones comerciales con Cuba, apuntalarán económicamente, no a Cuba, sino a una tiranía militarista y totalitaria, cuya estructura está diseñada para el enriquecimiento de la cúpula y los altos mandos militares, manteniendo al pueblo empobrecido. Esto, además, permitirá que las empresas americanas utilicen mano de obra esclava para su enriquecimiento, tal como ocurre en Viet Nam y China.
Del otro lado de la moneda, simultáneamente, apareció en la televisión cubana, vestido con su uniforme de general de ejército, el dictador Raúl Castro, anunciando la llegada a La Habana de los espías y el restablecimiento y normalización de relaciones diplomáticas entre ambos países, agradeciendo al papa Francisco por su mediación.
El general no dejó de matizar que existían profundas diferencias entre ambos países, demandó el levantamiento del embargo (alias bloqueo para Castro) y la continuación de las conversaciones, alegadamente, basadas en el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas. Terminando su discurso con la acostumbrada retórica populista y demagógica de la “lucha heroica del pueblo y la revolución”.
El dictador no ofreció nada a cambio, ni ofertó un cambio para las libertades del pueblo cubano, porque ni se lo exigieron sus contrapartes negociadoras, ni está dispuesto a cambiar nada sustancial en Cuba , como más adelante, confirmó su hija Mariela Castro al señalar “que nadie sueñe que Cuba va a dejar de ser socialista”.
Lo que persigue Cuba es atraer a los inversionistas y al turismo estadounidense para subsidiar y apuntalar su régimen dictatorial ante la imposibilidad de poder continuar recibiendo, en la misma abundancia, los subsidios de Venezuela. Al tiempo que persigue el objetivo político de garantizarle la sucesión al poder para sus vástagos herederos de la alta cúpula del poder (Los Mariela, Alejandro, Antonio, etc., etc.).
Sobre esto, el régimen tendrá que hacer arreglos para aceptar las empresas americanas y de la Comunidad Europea, adoptando medidas similares al modelo vietnamita, que es más restrictivo que el chino; claro está, con sus variaciones particulares acorde con las condiciones de Cuba.
Desde hace rato el régimen viene preparando condiciones, no por casualidad, sino por la causalidad de las secretas conversaciones con la administración Obama. Uno de los aspectos lo fue la billonaria inversión brasileira en el Puerto de El Mariel, en la costa noroccidental de Cuba, frente a Estados Unidos, como infraestructura para facilitar el intercambio comercial y el establecimiento de industrias extrajeras en una zona franca portuaria.
Otro aspecto, son los varios asesoramientos recibidos por el régimen por parte de Viet Nam y China sobre sus respectivos modelos. En las transformaciones ocurridas en ambos países, no ha tratado habido cambios hacia la libertad y el respecto a los derechos humanos de sus pueblos, sino que ha sido una sui-generis mutación del estado totalitario marxista-leninista-maoísta a una versión modificada del estado corporativo del fascismo: Un solo partido, sin derechos civiles, sin sindicatos independientes, con una economía en función de los intereses del estado y su cúpula gobernante, pero conservando su dialéctica marxista. Todo con la anuencia y conveniencia de un mundo que mira para el otro lado mientras sigue sin procesarse en un Tribunal Penal Internacional de La Haya, a los genocidas de Tianamen y hoy día juzgan en China a la periodista independiente Gao Yu por pasar reportajes a la Deutsche Welle ( La Voz de Alemania).
Previo al acuerdo el régimen tomó las medidas-espectáculo tales como las de quitar los permisos de viajes al exterior, permitir un muy controlado y limitado cuentapropismo, permitir la salida de ciertos opositores, etc., para engatusar al público interno y externo de que Cuba está “cambiando”. Pero las transformaciones imprescindibles (Libertad, derechos Humanos y democracia representativa), son tabúes porque la esencia dictatorial del régimen y sus altos jerarcas son intocables e inmovibles.
En las solapadas conversaciones, una vez más, estuvo ausente la víctima y protagonista: El pueblo Cubano. Otra vez se repite la vileza de que se negocien los destinos del pueblo de Cuba a sus espaldas, sin tener en cuenta ni las opiniones, ni mucho menos los intereses verdaderos de los cubanos. Una vez más, se nos clava un puñal en la espalda, por los intereses políticos y económicos de los foráneos y los verdugos del pueblo. Se repite la infamia de las negociaciones sobre el destino de Cuba entre terceros, sin contar con el pueblo cubano como ocurrió en Paris en 1898 o en el pacto Kennedy-Kruchev en 1962.
Pero frente esta traición, solo hay un camino: la reafirmación del pueblo cubano en su determinación por erradicar de raíz y totalmente la tiranía totalitaria, para establecer una gobierno verdaderamente cubano con todos los cubanos de buena fe, con plena soberanía nacional, donde se consagren y respeten los derechos humanos, con verdadera democracia en el marco del pluripartidismo y dentro del contexto estado de derecho democrático, con paz, justicia, bienestar y progreso para todos.
Por lo pronto, ahora que cada Judas cuenta su moneda por el lado que le conviene, nos toca hoy al pueblo cubano, en función de los acontecimientos y según se vayan desarrollando estos, ajustar nuestras estrategias de lucha y cerrar filas y juntarnos contra la tiranía, pues contra viento y marea: ¡LA LUCHA CONTINUA!!!

—————————————————————–

Declaración de la revista Convivencia con motivo del restablecimiento de las relaciones diplomáticas
Autor: Consejo de Redacción

1- La revista Convivencia saluda el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América.
Deseamos que este clima de diálogo y negociación también se establezca entre el gobierno de la República de Cuba y la sociedad civil cubana independiente, dentro del respeto a la unidad en la diversidad, el derecho a la autodeterminación y el ejercicio de la soberanía ciudadana.

2- La revista Convivencia se alegra por la excarcelación de presos políticos y considera que deben ser liberados todos los presos políticos, incluidos los que están bajo licencia extrapenal en Cuba.

De igual forma debe cesar toda represión por motivos políticos. El gobierno cubano debe ratificar los Pactos de Derechos Humanos de la ONU y las Convenciones de la OIT, tal como demandan los cuatro puntos de consenso identificados por un grupo creciente y significativo de la sociedad civil cubana.

3- La revista Convivencia agradece la mediación de su Santidad el Papa Francisco en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América.

Así mismo, deseamos que la Iglesia pueda seguir ofreciendo su servicio de mediación en un posible y necesario diálogo entre el gobierno cubano y la sociedad civil independiente en Cuba, con el consecuente reconocimiento de esta última como interlocutora válida.

4- La revista Convivencia considera que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América levanta un serio obstáculo para que se vea más claro que el diferendo fundamental es entre el gobierno cubano y sus ciudadanos, no entre Cuba y Estados Unidos. Así se podrá comprender que lo más importante para nuestro pueblo es la inclusión, las libertades civiles y políticas, económicas, sociales y culturales y el ejercicio de una democracia cada vez más participativa en Cuba.

5- La revista Convivencia abriga la esperanza de que este acontecimiento histórico y el levantamiento de todos los bloqueos, especialmente aquel que sostiene el gobierno cubano sobre la iniciativa y el carácter emprendedor de sus ciudadanos, permitan crear las condiciones necesarias para que el pueblo cubano sea protagonista de su propia historia y pueda conducir a toda la nación, incluyendo a todos nuestros compatriotas de la Isla y de la Diáspora, hacia un futuro de paz, libertad, progreso y justicia social.

Pinar del Río, 17 de diciembre de 2014

Ver articulo aquí:
Fuente del Articulo: http://www.convivenciacuba.es/
………………………………………………………………………………………………………………..

Mi opinión (personal) sobre el cambio de política USA/CUBA
Oscar Peña Oscarpena_CUBA@yahoo.com

Estados Unidos (con presidentes republicanos o demócratas) siempre ha estado al frente del mundo por su realismo y pragmatismo y es grande porque comete errores pero sabe enmendarlos. No se puede negar una realidad. El caso cubano ha estado estancado por décadas y este cambio de la política de Estados Unidos se tiene que ver como algo positivo y como un nuevo impulso de solidaridad con el pueblo cubano; es una sacudida y reto para todos los cubanos democráticos para que sean más originales, creativos e independientes en buscar caminos de solución y convivencia entre cubanos. También es un desafío para las autoridades de Cuba ante el desarme que le ha dado Estados Unidos a todas las históricas justificaciones para mantener a Cuba con un candado nacional.
OP
………………………………………………………………………………

CONSIDERACIONES SOBRE LA NUEVA POLITICA DE USA RESPECTO DE CUBA
Centro Cubano en España
En mi opinión, este aparentemente súbito cambio de política de EEUU con relación a Cuba, que creo se lleva preparando en secreto desde hace algún tiempo, está íntimamente ligado a los intereses económicos de los dos países en este momento.
En el caso de Cuba, ésta se encuentra en una encrucijada económica debida principalmente a la bajada del precio del petróleo. Como es sabido, Cuba abastece a Venezuela de todo tipo de personal asesor e incluso ejecutivo para el sostenimiento del proceso Bolivariano/comunista local, eso no se da gratuitamente, tiene un precio, que hasta el presente Venezuela lo paga con petróleo. Pero el problema es que éste ha bajado su valor a menos de la mitad, consecuentemente Cuba debe haber reclamado la diferencia, recibiendo como respuesta la imposibilidad de Venezuela de atender semejante petición. Las consecuencias de esta situación son insospechadas, Cuba podría retirar parte del personal allí desplegado, o lo más probable, ésta habrá buscado otras soluciones al quebranto del petróleo Venezolano.
Entonces confluyen los intereses de Cuba con los de EEUU, de la siguiente forma. EEUU ve cómo varios países Europeos, y de otras latitudes como Canadá, mantienen grandes inversiones sobre todo en el área del turismo con grandes y magníficos hoteles y otras instalaciones, situándose en una posición de ventaja en la carrera que se producirá tras la caída del régimen en cuanto la biología haga su trabajo.
En cuanto a Cuba, se encuentra que Venezuela no puede seguir subvencionándole al tener ella misma graves problemas que resolver. Cuba había entrado en conversaciones con Rusia, pero por motivos muy parecidos a los de Venezuela, ésta ya tiene muy graves problemas con la caída del rublo y el precio del gas y del petróleo. Por lo tanto, sus responsables alzaron la vista hacia el Norte, encontraron unos EEUU propicios para el diálogo dispuestos a reanudar relaciones diplomáticas y a realizar inversiones, así como a alentar el turismo propio.
Así todo arreglado, tenemos intereses mutuos que satisfacer, no cabe pues ninguna consideración ética ni remordimiento de tratar con un gobierno que desprecia la democracia y todo los valores que sustentan la civilización occidental, verdaderos verdugos de su pueblo, nada de eso tiene ningún peso ante el VIL DINERO.
Al fin y al cabo, según palabras del Presidente Obama, EEUU tienen relaciones con China, y digo yo, cómo no las van a tener si China posee casi toda la deuda emitida por los EEUU, también con Vietnam, nada menos, con quien tuvieron una guerra en la que murieron decenas de miles de norteamericanos. Quiénes somos los cubanos exiliados para pretender que nuestros motivos históricos y emocionales podrían pesar en las decisiones soberanas de las autoridades norteamericanas. Simplemente estamos ante la condición humana. Ya lo dijo Lenin, “El hombre capitalista es capaz de vender la soga con la que le han de colgar”. Otra realidad a tener en cuenta, “No debemos desconfiar del hombre malo, siempre será igual”.
José Oscar Pérez Couce
Comte. de Aviación Comercial (Ret.)

……………………………………………………

COLEGIO NACIONAL DE PERIODISTAS DE LA REPÚBLICA DE CUBA (E)

JOURNALISTS ASSOCIATION OF CUBANS IN EXILE

300-77TH ST., NORTH BERGEN, N.J. 07047

Tel. (201) 941-8791

http://www.cnpexilio.org

Email: cnpexilionjny@gmail.com

18 de diciembre de 2014

¡Dia de la infamia!

“Dos que han pecado juntos, son eternos amigos” José Martí

Al estilo de otra Bahia de Cochinos victoria del comunismo por el binomio de la traición (Obama-Castro) La historia se encargará de estos servidores de la hoz y el martillo y los condenará por traidores.

El Colegio Nacional de Periodistas de la República de Cuba en el Exilio (NJ/NY) rechaza energicamente todas las negociaciones y acuerdos, que a espaldas del pueblo cubano dentro y fuera de la isla esclava tomaron el presidente de esta nación y el dictador que por 56 años tiraniza la Patria de Martí.

A pesar de esta nueva canallada el exilio y el pueblo cubano sabrán responder con la dignidad de nuestros mambises, heroes y mártires y logrará, al fin, la libertad de nuestra Patria.

Dr. Antonio A. Acosta Héctor Lemagne Sandó:.
Presidente Secretario de Prensa y Correspondencia

Anuncios

Un pensamiento en “Declaraciones y opiniones sobre el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos

  1. POSSIBLE DEPORTATION?
    By Hugo J. Byrne

    Most among the two million strong U.S. Cuban-exiled community reacted angrily -and surprised- at the Executive Branch reestablishing full diplomatic and commercial ties with the Cuban Regime. I share one of their feelings: anger. But I am not surprised.

    This action was the natural consequence of electing Obama in 2008 and his reelection in 2012. Obama hinted at the issue more than once. To use an English colloquialism originating from the book of Daniel: “the writing was on the wall”. The timing of his decision is perhaps puzzling to some. However it is in tune with the arrogant personality of Obama, whose ego is bigger than Mt. McKinley covered by a skin thinner than that of one single layer of an onion peel.

    The President was profoundly offended at the American people because of the results of the midterm vote. For Obama it was an unfair rebuke: an insult. He tried to put a positive face on it the following day by absurdly claiming to represent the hidden views of those who didn’t vote. But the President is not a mind-reader. Before November 4 Obama claimed that his policies were on the ballot: he was right, and therefore lost the election.

    The arrogant and unforgiving Obama now lashes out against those he perceives as at least in some small degree responsible of his electoral defeat. Without the Cuban American vote perhaps the governorship of Florida together with a few congressional seats would have surely change hands. Cuban Americans represent Obama’s anathema to his political creed.

    By and large, Americans of Cuban origin did not vote for Obama and he knows it. They did neither in 2008, nor in 2012. The man is a politician but never to the extent of affecting or ignoring his rooted populist ideology. And now he doesn’t need votes any more.

    Granted, the vast majority of the American people were profoundly ignorant of the grave consequences of empowering an ideologue with the presidency of this nation. Most didn’t even know the political objectives of Obama. Now many do but the damage is largely done and perhaps irreversible.

    Not knowing is no excuse for those within the Cuban experience. At the present, and during some time in the past there is a moral contradiction in calling ourselves Cuban exiles and voting in favor of anyone who is a candidate to anything for the Democrat Party. Obama perceives Cuban exiles as his political opponents. Again he is wrong. We are his militant enemies. At least I am.

    I have some sobering news for my exile brothers. Do not hope for a positive reaction to our cause from the American public. Their response to events like this is now normally indifferent or mute. This nation is not what it used to be and the change has not been for the better.

    We are now conditioned by the press, academia, and “liberal” politicians to accept almost anything. Communist Cuba as a political issue in America is no more. Of course it should be but it is not.

    Just a couple of years ago Raul Castro sent a cargo ship to North Korea with a non declared large cache of sophisticated military weapons carefully hidden below sugar bags. The contraband was intercepted by Panamá. In spite of that, I bet Washington is removing Castroland from its list of terrorist states. Probably in the same fashion as the United Nations Organization removed Hamas from a similar list without the slightest American protest. May be Secretary Kerry is doing just that while I write this?

    Raul Castro put it right in his televised address: “This triumph was achieved without the sightless compromise to our socialistic principles.” United States agreed to the swap of three convicted criminals for the freedom of an innocent hostage and in the process surrendered the sole mechanism it had to influence the Cuban State short of violence. As soon as the embargo is completely lifted Castro will enjoy credit guaranteed by the U.S. Treasury for the Cuban State is insolvent. The bad news is of course that Havana does not pay its international debt since 1986 and that Castro’s older brother Fidel -while still half sane- demanded that other debtor nations follow their dishonest example.

    When the Soviet Union collapsed, that artificial state was in debt to the U.S. for 81 billion dollars. The U.S. had previously guaranteed the credit to the businesses and banking institutions involved in the transaction. At the end we taxpayers picked up the tab.

    Finally, expect the probability of trouble for us from those calling the shots in Washington. For as long as people like Obama remain in power we could face possible persecution and prosecution. And those trials may not happen within U.S. territory.

    Those not believing me should read a certain document of the so called Department of Homeland Security in which the free Cuban Americans are classified as potentially dangerous. It is in my hard drive. I have copies and backup.

    Should I be concerned? I am not. Soon enough they can stop worrying about me for obvious biological reasons. Anyhow, most likely they will dismiss me as some misguided eighty years old crank. But who knows? At any rate I have never been arrested and never will. I rather lose whatever remains of my life before my personal freedom and dignity.

    Let’s remember that one of the three spies now walking free was convicted also of complicity in the deliberate murder of three American citizens and one U.S. resident over international waters. Two days in a row Mr. Bill O’Reilly on his so called “no spin” zone characterized that communist killer as just a spy. So much for O’Reilly “taking care of me”. So much for his “no spin”

    Apparently that murderer killed only some second class citizens (Castro’s lexicon). Talk about racism! Meanwhile Eduardo Arocena continues to languish in a federal prison. Should we fear another swap between one of us and any of the many American outlaws now protected by Castro? I bet we should!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s