En Honor a mi padre Eugenio Angulo Tavio en el 122 aniversario de su nacimiento.

28 de mayo de 1893 - 28 de mayo de 2015. Falleció en Miami a la edad de 93 años. el 25 de agosto de 1986

28 de mayo de 1893 – 28 de mayo de 2015. Falleció en Miami a la edad de 93 años. el 25 de agosto de 1986

Por Jesús Angulo su hijo mas chiquito

Al cumplirse este 28 de mayo de 2015, 122 años del nacimiento de uno de los hombres más grandes que nació y se crió en la Villa de San Julián de los Güines, Habana, Cuba, he decidido escribir los datos que considero más importantes de la entrevista que le hiciera a mi padre el 15 de noviembre de 1965, después de llegar a Miami procedente de Cuba durante el Éxodo de Camarico, acompañado de mi querida madrasta Irene Martínez de Angulo, mi hermana María Luisa Angulo y el esposo Helio Díaz, (todos fallecidos) con el fin de que la misma quedara para la posteridad como recuerdo de lo que este gran cubano, gran güinero, gran padre y gran amigo de un origen en extremo humilde y huérfano desde niño, logró alcanzar con el sudor de su frente, su voluntad inquebrantable y su responsabilidad como hijo con madre viuda, como esposo con mi madre fallecida en 1940, sus dos hermanos a los cuales ayudó cuando lo necesitaron, sus siete hijos, cuatro hembras y tres varones y su amantísima esposa y madrastra mía.

Ni el arado en el campo como guajiro durante sus años mozo, ni el fallecimiento de mi madre, ni la crisis de 1929 que arruinó a todo el mundo incluyéndolo a él cuando ya estaba bien solvente, ni la llegada del monstruo de Birán, Fidel Castro, que lo dejó sin nada, ni los disgustos que le ocasionaron los que él ayudó, ni sus triunfos, pudieron quitarle su imagen de hombre humilde, su sonrisa y su optimismo hasta el mismo día en que falleció el 25 de agosto de 1986, en el cuarto #525 del hospital KRMC a las tres de la tarde más o menos, rodeado de sus hijos y familiares.

Volviendo a la entrevista que le hiciera el 15 de noviembre de 1965, expondré lo que logró obtener honestamente este campesino, que solo llegó al tercer grado con su madre como maestra, mi inolvidable padre.

Como propietario de casas en Güines a través de mi oficina legal Bufete Angulo-Perea, siendo apoderado de él, yo le entregaba mensualmente hasta que llegó la rovolución un promedio de $1,400.00 dólares mensuales como cobro de las rentas de sus propiedades.

En el “Edificio Angulo” que fabricó en la esquina de Cuatro Palmas (Gras) y Soparda, en el año 1954 y valuado en ese entonces en $200,000.00 dólares, frene a la Iglesia Presbiteriana, habían 26 apartamientos y 5 comercios.

Como industrial, papá durante la Segunda Guerra Mundial (1941 – 1945) fue el dueño de las Conservas Angulo, jugo de tomate, kétchup y salsa de tomate Angulo), además de naves de embaces de tomate para exportación. Posteriormente fue el principal accionista de la fábrica de abonos químicos “Liborio” cuyo nombre comercial era General Chemical Continental, Inc. La fabrica se encontraba en Güines, en la esquina de Valdés y Concha y las oficinas en el Edificio Soto, en el reparto Vedado, en la ciudad de La Habana. El valor total de las acciones de la misma alcanzaba la suma de $200,000.00 dólares al llegar la rovolución.

Papá, como agricultor, se dedicó en más de un 90% al cultivo de la caña de azúcar habiendo sido siempre uno de los principales colonos en la provincia de La Habana; era miembro de la Asociación de Colonos de Cuba y poseia en arrendamiento las siguientes fincas: La Quinta, de 8 caballerías y media, Palenque, de 5 caballerías y Bocalandro de 23 caballerías. Sus arrendamientos se encontraban amparados por la Ley de Coordinación Azucarera, la cual le daba el derecho de permanencia al arrendatario de la finca e impedía que el dueño de la misma pudiese, arbitrariamente, despojarlo de ella sin causa justificada.

Papa, poseía en propiedad como agricultor: la finca Unión de Reyes, de 2 caballerías; la finca Los Cocos, de 1 y tres cuartos de caballería; todas situadas en el Barrio San Julián en Melena del Sur a unos 7 kilómetros de Güines.

Finalizo mi homenaje al 122 aniversario del nacimiento de mi padre Eugenio Angulo Tavio, esperando que esta breve historia de un guajiro que honró a su pueblo invirtiendo el fruto de su trabajo en su propio suelo, por amor a su terruño y murió sin odios ni rencores, sirva de ejemplo algún día a los que le toque reconstruir el pueblo que él tanto amó.

Gracias papá por el ejemplo que me diste.

Miami, 28 de mayo de 2015

Jesús Angulo

Anuncios

Un pensamiento en “En Honor a mi padre Eugenio Angulo Tavio en el 122 aniversario de su nacimiento.

  1. Mi estimado Carlos, una vez más me demuestras tu amistad, dando a conocer a todos aquellos a quienes llega tu leída e informativa publicación Cuba Nuestra, lo que un pobre y huérfano de padre cubano en la Cuba de Ayer, podía llegar a convertirse con el decursar de los anos, si tuvo una madre que no obstante ser muy pobre, lo cuidara y educara sin tener influencias políticas o de dinero, en la Cuba antes de la llegada de los envidiosos y faltas de fe, en lo que el cubano podía llegar a ser de su patria eliminando las injusticias y corrupción existente, a través de la educación y el buen ejemplo y no sembrando el odio y la lucha de clases.
    Lo que ese guajiro de Güines, provincia de La Habana, Cuba, con su tenacidad, paciencia, determinación y voluntad demostró que se podía lograr, familia, salud, riquezas, honestidad y aceptación a la hora en que todo se lo robaron, sin odio ni rencor hacia nadie, practicando con su vida el poema de nuestro Apóstol José Martí “La Rosa Blanca”.
    Un abrazo,
    Jesús Angulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s