“POR UNA CUBA DEMOCRÁTICA”: DECLARACIÓN DE MORELOS

Estatua ecuestre de José María Morelos (Yautepec) Estado de Morelos,México.Foto: Aquarela 08 José María Morelos y Pavón (Valladolid, actual Morelia, 1765 - San Cristóbal Ecatepec, 1815) fue un religioso, político y militar mexicano, que acaudilló de la lucha porla independencia de México (causa  a la que se había unido en 1810), tras la muerte en 1811 del cura Hidalgo.

Estatua ecuestre de José María Morelos (Yautepec) Estado de Morelos,México.Foto: Aquarela 08. José María Morelos y Pavón (Valladolid, actual Morelia, 1765 – San Cristóbal Ecatepec, 1815) fue un religioso, político y militar mexicano, que acaudilló de la lucha porla independencia de México (causa a la que se había unido en 1810), tras la muerte en 1811 del cura Hidalgo.

Nosotros, miembros de la sociedad civil y la oposición cubanas reunidos en el Estado de Morelos, en México, del 18 al 22 de junio de 2015, con los auspicios de la Fundación Konrad Adenauer y la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), hemos tenido la oportunidad de coincidir en los siguientes puntos.
Coordinar acciones concretas y conjuntas entre las distintas plataformas y grupos de la comunidad democrática en Cuba y en la diáspora, con el fin de articular propuestas estratégicas para promover y alcanzar la democracia en Cuba. Al efecto, se dieron los  primeros pasos para conformar una mesa para la unidad en la acción.
Independientemente del resultado del acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos, el conflicto real entre las autoridades y el pueblo cubano se mantiene, por tanto reafirmamos que el futuro del país depende de sus ciudadanas y ciudadanos.
Nos proponemos incrementar y fortalecer los grupos de la sociedad civil y la oposición política en Cuba, articulando sus mensajes e iniciativas con respeto y solidaridad hacia sus diversas líneas de acción pacíficas.
Teniendo en cuenta la diversidad religiosa de Cuba y en el contexto de la mediación del Papa Francisco y de su próxima visita, desearíamos que los obispos de la Iglesia Católica faciliten el diálogo y la negociación para la solución pacífica de los conflictos al interior de Cuba, asumiendo un rol proactivo a favor de todos y cada uno de los derechos del pueblo cubano.
Analizamos el anuncio de una nueva Ley Electoral hecho por las autoridades cubanas. Exigimos que la misma determine la realización de unas elecciones libres y limpias. En ese sentido presentaremos nuestras propuestas legislativas implicando a la sociedad civil y la ciudadanía cubanas.
Firmamos esta declaración en el Estado de Morelos, México a los 22 días de junio de  2015
Firmantes de la declaración: Carlos Amel Oliva Torres (Unión Patriótica de Cuba -Unpacu), Roberto Jiménez Gutiérrez (Juventud Activa Cuba Unida -Jacu), Erick Álvarez Gil, María de Lourdes Mariño Fernández, Guillermo Fariñas Hernández (Foro Antitotalitario Unido -Fantu), Felicia Hernández Cabeza, Omar López Montenegro (Fundación Nacional Cubano Americana), Andrés Hernández Amor (Partido Demócrata Cristiano de Cuba -PDC), Yaxys Cires Dib (Partido Demócrata Cristiano de Cuba -PDC), Siro del Castillo (Solidaridad de Trabajadores Cubanos), René Hernández Bequet (Partido Demócrata Cristiano de Cuba -PDC), Arnoldo Müller (Coordinadora Social Democrática de Cuba), Fernando Edgardo Palacio (Partido Solidaridad Liberal Cubano), Eroisis González Suárez (Plataforma Femenina Nuevo País), Laritza Diversent Cámbara (Cubalex), Manuel Cuesta Morúa (Arco Progresista- Nuevo País), Marifeli Pérez-Stable (Solidaridad de  Trabajadores de Cubanos), Juan Antonio Madrazo Luna (Comité Ciudadanos por la integración racial), Boris González Arenas, Reinaldo Escobar Casas, Dagoberto Valdés Hernández, Elena Larrinaga (Observatorio Cubano de Derechos Humanos), Wilfredo Vallín Almeida, Rolando Rodríguez Lobaina, Vladimiro Roca Antúnez, Juan Carlos Leyva  (Consejo de Relatores y Círculos Democráticos), Rosamaría Rodríguez Torrado (Proyecto Democrático Cubano), Rafael León Rodríguez (Proyecto Democrático Cubano).

Artículos relacionado:

Caminos para Cuba

LA FUNDACIÓN KONRAD ADENAUER Y LA LEAL OPOSICIÓN AL RAULATO NOS INSULTAN LA INTELIGENCIA

Declaración de Morelos, fallida convocatoria a la subversión contra Cuba.

Anuncios

Eladio Armesto solicita la cancelación de las elecciones CNPC en carta a su Decano Interino

5 de junio de 2015

Lic. Salvador Romaní, Decano Interino
P.O. Box 14115
Coral Gables, FL 33114-1155

Estimado Decano Interino:

Sirva la presente para comunicarle que luego de una profunda reflexión y seriamente preocupados por el futuro del Colegio, numerosos integrantes de nuestra candidatura Unidad Profesional, que he tenido el honor de encabezar, hemos acordado retirarnos de las elecciones bienales que usted ha convocado para el sábado, 27 de junio de este año, elecciones que según el reglamento debieron haberse celebrado en la primera quincena de mayo.

Nuestra decisión obedece a que es imposible presentar candidaturas teniendo en cuenta las graves faltas de ética y violaciones del reglamento que harían impugnables los resultados de cualquier elección celebrada bajo estas circunstancias. Por otra parte, su periodo de gobierno para el bienio de 2013 al 2015 terminó el pasado mayo. Cualquier intento de su parte de prolongarse en el poder no solamente viola el reglamento, sino que es contrario a los principios democráticos. Usted, como decano interino, no es el miembro de nuestro Colegio más indicado para presidir sobre un altamente polémico proceso electoral en el que usted va a la reelección.

Por lo tanto, proponemos, con carácter de urgencia, una reunión con los últimos tres decanos, Luis Felipe Marsáns, Abelardo García Berry y Vicente P. Rodríguez, con el fin de sean ellos los que le propongan a una Asamblea General el próximo paso a seguir para resolver la grave crisis existente en el seno de nuestra institución.

Pedimos, para evitar vergonzosas polémicas públicas y escandalosas divisiones desgastadoras, dañinas todas al bienestar y al buen orden del Colegio, la cancelación de las elecciones del sábado, 27 de junio y que el CNPC sea puesto bajo la administración de los tres últimos decanos.

En espera de una cordial y positiva respuesta a esta propuesta con miras a proteger los intereses de nuestra histórica y benemérita institución, le pedimos evite cualquier daño que pueda sufrir la misma.

Reciba el testimonio de mi más alta consideración.

Atentamente,
Dr. Eladio José Armesto

EJA/mlf
Adjuntos: 1. Fotocopia de Promesas de Campaña de Romaní; 2. Fotocopia del Reglamento

350002 Jose Marti Station Miami, FL 33135-0002
786/286-8787 305/698-8787 fax patrianews@aol.com

Los pecados del Papa Francisco

Por Julio M. Shiling

La teoría de la infalibilidad papal ha alcanzado proporciones épicas de desvanecimiento en estos días. Esta hazaña no se le puede achacar al secularismo, el consumismo, la tecnología o el capitalismo. Se explica desde un prisma ideológico, ético e impacta la teología. Lo que es peor, es que esta colisión agrede los principios mismos de Cristo. Desnaturaliza su esencia terrenal. Tomamos por cristianismo, para estar claro, la religión que brotó de las enseñanzas, los fundamentos y los valores normativos de Jesucristo y que sistémicamente, sus diferentes denominaciones han intentado formular, organizar y ejecutar en el nombre de Dios. En esta ocasión, nos referimos a la Iglesia católica, la Iglesia cristiana más cuantiosa.

Qué el Papa Francisco es humano, es algo que el propio Jorge Mario Bergoglio, segurísimo estoy, sería el primero en reconocer. La categorización de “humano”, cómo él vívidamente nos ha dejado conocer, carga sus particulares de preferencia. Qué le guste el equipo de futbol (balompié o soccer) de San Lorenzo, para el detrimento de los fanáticos de River Plate o Boca Junior, es totalmente aceptable. El Obispo de Roma tiene derecho hasta de tener su preferencia política. Lo que no le corresponde en función de cabecilla jerárquica de la Iglesia católica, bajo ningún criterio, es tener su propio estándar de valores y principios. Mucho menos cuando la postura papal choca diametralmente con los cimientos de Cristo.

“…se hace evidente que la idea de la libertad es la marca característica de la fe cristiana en oposición a cualquier otro tipo de monismo”. Así lo relató el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, conocido después como Papa Benedicto XVI, en su obra Introduction to Christianity (Ignatius Press, 2004, p. 157). Es más, el prolífico escritor y predecesor del actual papa, siempre parece haber estado atraído, intelectualmente, al precepto de la libertad y su conexión umbilical con el cristianismo y así lo repitió bastante veces (también pudiéramos hablar aquí de los pecados del Papa Benedicto XVI). No es que Ratzinger descubrió el Mediterráneo con eso. El cristianismo partió del libre ejercicio de la conciencia y la entrega, por medio de la fe, a un camino revolucionario que exigía del individuo el paso virtuoso de creer y actuar. Al postular eso, el cristianismo colocaba a la libertad en la cima de su sendero nuevo para llegar a Dios.

El cristianismo se forjó y expandió, particularmente en la época de Jesús y la Iglesia primitiva, pronunciándose contra el infanticidio (una práctica típica en la época), exponiendo un trato sumamente igualitario en cuanto al género y ejercitando un claro distanciamiento entre el poder político y lo religioso (antes de Constantino). La magnánima revolución que Jesús emprendió, fue un reto diametral a una tiranía y a la religión organizada en el área ocupada que se plegó al poder dictatorial. Los cargos oficiales que dictaminaron jurídicamente el asesinato de Jesucristo fueron políticos. Entendiendo los creyentes que Jesús cumplía un camino predestinado en el cual hasta los malos tenían un papel divinamente seleccionado, no quita el hecho de que el Mesías fue víctima de la persecución política por un Estado tiránico en complicidad con la alta jerarquía de la religión organizada de la cual provenía el mismo Jesús. ¡Qué ironía vergonzosa, mezquina y antitética que el representante más alto de la Iglesia católica, hoy, confraternice con la tiranía más vieja del Hemisferio Occidental que practica la liberticida y traiciona a los hijos buenos de Dios!

El cristianismo reposa terrenalmente sobre la base fundacional de la Ley Natural (supeditada claro a la Ley Divina). En otras palabras y para colocar el argumento en un contexto político y ético, existen derechos preeminentes, principal entre ellos la libertad. Esto es una parte integral de los preceptos milenarios de la Iglesia. La libertad es comprendida por el cristianismo como un regalo absoluto de Dios. Y el bandido que usurpa sistémica y premeditadamente ese regalo o derecho que Dios le extendió al humano, conspira contra Dios. De ahí parten las doctrinas sagradas de la Iglesia cómo la de la Guerra Justa que elaboró San Agustín y la del tiranicidio que promovió Santo Tomás de Aquino. ¡Son herramientas humanas formuladas por doctores de la Iglesia para combatir el mal! ¡Sí luchar contra el mal!

El Papa Francisco, muchos en la élite del poder en el Vaticano y la alta jerarquía de la Iglesia en Cuba hoy, están imitando a los que confabularon con la dictadura romana contra el pueblo indefenso hace más de dos mil años. Se manchan más que sus manos. Sus almas tendrán que responder por la irresponsabilidad y la disposición pecaminosa de quienes deberían saber mejor y actuar en defensa del primer derecho que Dios le concedió al humano: su libertad. Otro Papa, Pío X (ahora San Pío X), en la encíclica Pascendi Dominici Gregis (1907) advirtió de que “Traman la ruina de la Iglesia, no desde afuera, sino desde adentro”. Giuseppe Melchiorre Sarto (el nombre original del Papa Pío X) nos alertó. Estos son tiempos difíciles pero Dios está al lado de la razón y dará la fuerza para resistir estos embates.

Acerca del Autor
Julio M. Shiling es escritor, politólogo, conferenciante y Director de Patria de Martí (www.patriademarti.com). Su último libro es Dictaduras y sus paradigmas: ¿Por qué algunas dictaduras se caen y otras no? Nació en La Habana, Cuba y reside en los EE UU.

Julio M. Shiling
Director
Patria de Martí
Oficina: (305) 559-2484
Celular: (305) 389-3536
P.O. Box 523903 Miami, Florida 33152
jmshiling@patriademarti.com
http://www.patriademarti.com