Yankees, Welcome to Castroland!


París, 26 de julio de 2015.

Querida Ofelia:

En esta “gloriosa” fecha que hizo cambiar la vida no sólo para el pueblo cubano, me viene a la mente una idea “genial”.

Ya están los capitalistas de toda Europa, China, Australia y Japón, lanzándose sobre el supuesto “cake” cubano y… los hoteleros y hombres de negocios estadounidenses se aprestan a hacer lo mismo. Ante tantos ex aborrecidos Yankees go home! convertidos en Yankees Welcome!, propongo un excelente itinerario turístico.

Como no creo que los turistas estadounidenses conozcan realmente lo que ha vivido el pueblo cubano a lo largo de este más de medio siglo propongo lo siguiente:

En el aeropuerto se reproducirá “La Pescera” y se explicará lo que fue el Plan Pedro Pan y la separación de las familias.
También podrán presenciar cómo son tratados los cubanos que regresan a la isla de visita, los impuestos que deben pagar y el trato que reciben por parte de los compañeros aduaneros.

Del aeropuerto serán llevados al cercano Sidatorium de Los Cocos, donde fueron encerrados los contaminados con el AIDS. Se les explicará como sirvieron de conejillos de indias y algunos fueron asesinados, como a mi primo Manuel Hernández Guerra, el cual había sido contaminado durante una operación llevada a cabo en el habanero hospital Hermanos Almejeiras.

Una paradita en el Hospital Psiquiátrico de Mazorra, podría darles una idea sobre las condiciones inhumanas en que viven los enfermos mentales y sobre todo, no olvidar explicar lo de las torturas a base de electroshocks y recorrer el tristemente célebre Pabellón Albarrán.

En un “tour” por el Vedado, Miramar y el Biltmore se les podrá mostrar las grandes residencias de las familias burguesas cubanas, expoliadas por la Oligarquía Roja, la cual, lógicamente se apoderó de todas esas mansiones. No olvidar mostrar la sede del G-2 y hacer una parada frente a Villa Maristas, dándoles todo lujo de detalles sobre las torturas que allí se siguen practicando.

En la Quinta Avenida, hacer una parada en el hotel donde estuvo situada la Embajada del Perú en 1980 y explicarles lo de los 10 800 exiliados, después llevarlos al Fontán, al Mosquito y allí dar una buena explicación del drama del éxodo del Mariel.

Es indispensable una visita a la fortaleza de La Cabaña y mostrar a los gentiles turistas el Muro de las Golondrinas, donde fueron fusilados tantos cientos de cubanos por orden del “glorioso guerrillero heroico”. Allí se les podría ofrecer como souvenir una boina negra con una estrellita y un t-shirt rojo y negro con el Ché y se les sacaría una foto de grupo en el paredón de fusilamientos.

Lógicamente también se les podrían mostrar las celdas de La Cabaña y del cercano Castillo del Morro, sobre todo las terribles “gavetas”.

Se les informara sobre cuántos cientos de prisioneros murieron en las cárceles a bayonetazos, a causa de las torturas, por falta de atención médica o suicidados.

Desde las murallas del Morro se les mostrará el lugar donde los “heroicos” compañeros marineros hundieron al remolcador “13 de marzo” desde cuatro barcos y lanzaron al mar a sus 73 ocupantes gracias a sus potentes mangueras. Fue un “heroico” gesto de intransigencia revolucionaria contra las escorias que deseaban abandonar el Primer Territorio Libre de América, como más de dos millones de cubanos antes de ellos. “Sólo” hubo 41 muertos, entre ellos diez niños.

Cuando vean a La Habana que se derrumba, salvo las calles restauradas por el ex monaguillo de la Iglesia del Carmen, Eusebio Leal a Castro, se les puede informar que todo es a causa del bloqueo imperialista de los ex enemigos yankees. Toda esa destrucción de lo que construyeron y crearon los cubanos en más de cuatro siglos, así como la prosperidad que tenia, fue frenada por el Coma-Andante que llegó y mandó a parar para salvar a Cuba de las garras del ex odiado imperialismo yankee.

Un “tour” por la costa hacia el este podría llevar a los turistas “yankees welcome” a Cojimar y allí mostrarles por donde se iban en todo lo que flotara los cubanos durante el éxodo del 1994 después del Maleconazo. Si el guía es bueno, para provocar escalofríos en los turistas podría explicar que desde hace más de medio siglo, miles de cubanos han muerto en el Estrecho de la Florida al hundirse sus frágiles balsas, ahogados, devorados por los tiburones o a causa de la sed y el hambre.

Siguiendo por la costa , se podría hacer una parada en el río Canimar y allí explicar sobre la otra masacre efectuada por las gloriosas fuerzas armadas revolucionarias, contra los “gusanos” que querían escapar del Paraíso Comunista.

Al llegar a la Bahía de Cochinos, el guía podría proponer que los turistas rezaran- no por los cientos de cubanos que murieron- sino por el alma del Sr. presidente Kennedy, gracias a cuya traición y al acuerdo con Nikita, – al finalizar la crisis de los cohetes en octubre de 1962- regaló a Cuba a los soviéticos y nos condenó a la cadena perpetua comunista. Recuerdan aquello que decía: ¡Nikita marquita, lo que se da no se quita! Eso sería algo muy emocionante. Se podría invitar al vocero semi-oficial de Raúl Castro, al cardenal Ortega, para que diera una misa allí en las arenas de Playa Girón por Juanito Kennedy.

Una buena idea creo que sería convertir a Eliancito en guía turístico, pues él “conoció al monstruo miamenses” y se salvó de éste gracias al gran Bill Clinton. ¿Quién mejor que él para hacer la apología del régimen de los Castro?
Elián podría llevar a los turistas hasta La Isla de Pinos y mostrarle como fueron dinamitadas las cárceles circulares para asesinar a los cientos de presos políticos que en ellas se encontraban en caso de peligro de caída del régimen.

A lo mejor Hillary será la próxima presidenta de los EE.UU. y entonces, creo que se podría cantar aquello que decía: “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…”

Algo que podría permitir a los “yankees welcome” sacar fotos y tomar películas, para después mostrar a sus amigos y familiares en Chicago, Boston o New Orleans, sería el participar a un buen mitin de repudio contra las Damas de Blanco. ¿Se imaginan qué emocionante sería para los turistas?

Una visita bien organizada a las cárceles de Nuevo Amanecer, Combinado del Este, Taco Taco o a algunas de las decenas de campos de trabajos forzados esparcidos por todo el país, sería muy emocionante para los turistas. También visitar las unidades militares de castigo como La Cuarta División o La Paloma (donde fue suicidado mi amigo Arturo Horta, con sólo 17 años en 1967). Pero todo acompañado con guitarristas que cantaran “Cuba que linda es Cuba” o “Hasta Siempre Comandante”, al mismo tiempo que compañeras camareras distribuyen mojitos o daiquirís.

Se podría proponer a los turistas, asistir a un homenaje al “heroico” piloto del Mig que derribó las dos avionetas de los “Hermanos al Rescate” sobre aguas internacionales causando la muerte de cuatro jóvenes pilotos que ayudaban a salvar a balseros que huían del régimen de los Castro. Seguramente el heroico piloto les daría las gracias a los turistas con su célebre grito de guerra: “¡Les partimos los cojones!”

Visitar una escuela primaria sería interesante y ver a todos los niños jurar con la mano sobre la frente y sus pañoletas rojas al cuello : “Pioneros por el comunismo, seremos como el Ché! ¡Qué emoción para los “yankees welcome”!

Una pequeña parada del autobús turístico en el lugar donde fueron asesinados –por medio de un “accidente”- los disidentes Osvaldo Paya y Harold Cepero, les ensenaría como terminan todas esas “escorias”.

En Santa Clara se les llevaría al mausoleo al Ché Guevara (me pregunto si allí también están sus manos, que llegaron a Cuba mucho antes que sus supuestos restos). Se aprovecharía para enseñarles el barrio de Majana, donde estaban los prostíbulos, como en la calle Consulado del barrio de Colón de La Habana. Se les explicará que en Cuba no existen los prostíbulos, sino el jineterismo y que como bien declaró nuestro Coma-Andante en Jefe: “tenemos las prostitutas más cultas del mundo”.

Así regresarán los “yankees welcome” hacia los ex odiados EE.UU., después de vivir una experiencia única en Castroland.

Ya se han restablecido las relaciones diplomáticas entre los EE.UU. y Cuba, dentro de poco la isla antillana será sumergida por las inversiones de los capitalistas y el turismo estadounidense pero… ¿Libertad de Expresión? ¿Democracia? ¿Derechos Humanos? No, no, de eso no se oye hablar. Recuerdo las celebérrimas palabras del gran Vladimir Ilich Ulianov Lenin: “¡Los capitalistas son capaces de vendernos hasta la soga para ahorcarlos!”

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s