FIDEL CASTRO…Y LA LIBRE DETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS

cristina_claima20130112_0163_17

Encuentro entre Fidel Castro y Cristina Elisabet Fernández de Kirchner

 

 

“Pero es indudable que la necesidad de una unidad latinoamericana será la única posibilidad de libertad real para nuestro continente”. Juan D. Perón.

“Tengo plena confianza en la Unión Soviética…” Fidel Castro.

Compañeros:

Es verdad, los pueblos del mundo están hablando sobre la muerte de Fidel, el cubano barbudo. Para algunos un dictador, para otros una especie de héroe antiimperialista. Será tarea de los historiadores dar a conocer el justo medio.

Es verdad, los pueblos sostienen a sus líderes o los combaten. El pueblo cubano defendió la revolución y a sus revolucionarios. Pero otros dejaron la Isla, convirtiendo a la Florida americana en una pequeña Cuba. Traidores u hombres libres? Sus conciencias lo determinarán.

Es verdad, Cuba alcanzó índices sociales pocos conocidos en Hispanoamérica. Alfabetización, escolaridad, nutrición, medicina, calidad de vida (dignidad y orgullo) etc etc. En ese sentido sólo fue superado por el gobierno de Juan Perón.

También hay una realidad. Y esta realidad hay que entenderla dentro del entramado de poder que surge desde los acuerdos de Yalta y Postdam.

Lo sucedido dentro de las fronteras de Cuba es patrimonio histórico de los cubanos. Es historia que pertenece a cada cubano. Diría Perón “Nuestro movimiento tiene el inmarcesible honor, y lo conservará, de haber roto el nudo gordiano para que en esta Argentina nadie más que los Argentinos tengan el derecho a meterse en las cosas de nuestra política interna”, frase que también vale para todos los países del continente.

Ahora, cuando el gobierno cubano comienza a tomar decisiones (con respaldo soviético) que trascienden sus fronteras afectando a terceros, a otros pueblos, sin respetar la LIBRE DETERMINACIÓN DE DICHOS PUEBLOS…nos da derecho al debate, porque sus decisiones e intervención afectaron nuestras vidas.

“La Nación Argentina no actúa en ningún caso y de ninguna manera impulsada por ninguna fuerza extraña a su propio pueblo y a su propio gobierno”. Juan Perón, 7-5-1950.

Cuando Castro se hace internacionalista se convierte en un problema…nuestro problema.

La realidad Hispanoamérica es que, durante todo el S. XX, ha desarrollado distintas formas de liberación ante el avance imperialista, desde la experiencia nacionalista mexicana de Lázaro Cárdenas y el surgimiento del PRI; la lucha del pueblo nicaragüense con Sandino; la logia Razón de Estado y los gobiernos de David Toro, Germán Busch y de Gualberto Villarroel y el MNR en Bolivia; con Getulio Vargas y el modelo varguista en Brasil; el APRA de Perú con Haya de la Torre; Luis Alberto de Herrera y la apuesta por el herrerismo en Uruguay; la Panamá de Torrijos; Juan José Arévalo y Jacobo Arbenz de Guatemala; la experiencia chilena con Ibáñez del Campo y muchos otros. Experiencias estas que tendrán por definición una nueva independencia. Como decía Manuel Ugarte, el S. XX será un siglo de luchas por una segunda independencia, esta vez de Norteamérica.

La realidad es que, todas estas tentativas quedaron truncas. Pero las revoluciones requieren tiempo…no sangre.

Ante la desilusión de estas experiencias anti-imperialistas, las siguientes generaciones no continuaron en esa dirección. Creerán que sólo con la lucha armada es posible la liberación; y cómo no pensar en ese sentido si un grupo de barbudos, bajando de Sierra Maestra, liberan Cuba. El sueño de la revolución con sangre les es viable. Y nuestros jóvenes imitaron ese ejemplo, sobre todo porque Cuba les daría apoyo financiero y militar.

Así por ejemplo, el ex delegado de Perón, J.W. Cooke, luego del fracaso del acuerdo con Frondizi, se refugia en Cuba. Ahí lo convencen para que trate de conducir el movimiento creado por Perón, exiliado en el extranjero.

Cooke inicia una larga tarea de acercamiento entre el peronismo y el castrismo, que incluyó el reclutamiento de jóvenes argentinos para ser entrenados militarmente en Cuba. Mantuvo una intensa correspondencia con Perón, e intentó influirlo para que declarara su apoyo a Cuba y trocara su domicilio madrileño por La Habana. A la vez, se propuso reconstruir la historia peronista en clave cubana e impulsar a los peronistas a seguir el camino iniciado por Fidel.

A fines de 1963, Cooke regresa a la Argentina y organiza Acción Peronista Revolucionaria, un grupo al que asisten Juan García Elorrio, Fernando Abal Medina y Norma Arrostito, en donde sigue intentando la fusión entre el peronismo y el guevarismo.

Para Cooke la vía pacífica es imposible de llevar a cabo y que solo a través de la acción violenta puede concretarse las ideas peronistas. Según su punto de vista, la lucha por la liberación nacional está íntimamente ligada al peronismo ya que éste y la revolución se hallan en una relación dialéctica, en la que ésta no es concebible sin el peronismo. Sin proponérselo tal vez, termina desintegrando al Movimiento Peronista dando surgimiento al Peronismo revolucionario. Ya no reformista como lo fue en la década del ’40. Se buscará un cambio de estrategias para la toma del poder por la clase trabajadora y quienes lideraran esa conducción serán los jóvenes universitarios, apoyados por los trabajadores y los estudiantes.

La realidad es que, lo que aconteció con el PERONISMO sucedió con casi todas las experiencias antiimperialistas surgidas en el continente. Se les infiltró elementos de una izquierda radical, marxista leninista, que envalentonados por lo sucedido en Cuba torcieron los lineamientos originales de estas tentativas nacionales y latinoamericanas.

Las ideas de Simón Bolívar y una gran América; la de Artigas y la Patria Grande; Felipe Varela y la Unión Americana; Manuel Ugarte y la Unidad latinoamericana; la raza cósmica de José Vasconcelos; el nacionalismo de Carlos Montenegro y otros tantos serán reemplazadas por el internacionalismo europeo.

Esta infiltración y desviacionismo hacia el materialismo apátrida y ateo permitirá al Imperio “matar dos pájaros de un tiro”. A los gobiernos antiimperialistas, nacionales y populares, se los termina acusando de comunistas y aliados a Cuba y…golpe de estado!

En realidad, el Imperialismo siempre nos ha ganado por inteligencia. Le ha sido de mucha utilidad encerrar a Castro en la Isla. Sin el bloqueo Cuba hubiera alcanzado cierta prosperidad y con ella mayor reclamo de democracia que sería el fin de los barbudos. Con una Cuba bloqueada y Fidel defendiendo la Isla sería un héroe. El segundo paso fue empujarla al bloque soviético y su demonización. Quienes tuvieren relaciones con los cubanos estarían marcados. Perón entendió el juego…y trató de patear el tablero.

La tercera experiencia antiimperialista termina fracasando porque se declara socialista y se alinea con Cuba. Un tremendo error. Fidel, Chavez, Morales, Correa, Lula, los Kirchner terminan desilusionando a un continente que sabe que su única posibilidad de sobrevivencia están en su UNIDAD…en una PATRIA GRANDE!

La única verdad es la realidad.

LUIS E. GOTTE.

CENTRO DE ESTUDIOS DR. RAMÓN CARRILLO.

MAR DEL PLATA, NOVIEMBRE DEL 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s