Cuba, EE UU y el perfeccionamiento republicano

Ley Libertad Helms Burton

 

Por Julio M. Shiling

 

Cuba, EE UU y el perfeccionamiento republicano. La República de Cuba surgió el 20 de Mayo, 1902 evidenció un pluralismo político vibrante, pese a todas sus imperfecciones y comparada con otras democracias incipientes.

Los procesos políticos y sociales son siempre dinámicos y urgen a la hora de emitir un juicio hacer un análisis comparativo y balanceado para así equilibrar todos los factores y separar la emoción, la falsificación y la historiografía de la realidad. Esto no quiere decir que se debe relativizar la historia o menos aún, distorsionar la evidencia empírica. Colocar todo en su tiempo y comparar otras experiencias, sin embargo, es una tarea obligatoria para arribar o acercarse a un entendimiento claro. Cada 20 de Mayo, Día de la Independencia de Cuba, cualquier persona que minimice este acontecimiento magnánimo para los cubanos, se serviría de mucho si hiciera una reflexión integral sobre este hecho seminal.

La Enmienda Platt, las relaciones con los EE UU y el modo que concluyó la Guerra de Independencia han sido (y siguen siendo) puntos de discordia nacional. Las razones para la divergencia y el discrepar en cuanto a la lectura que se le dé sobre estos factores son válidas. El análisis crítico dentro de un marco de libertad es un abono indispensable para los que sueñan con vivir en el sistema de gobierno que es la democracia. Eso es muy diferente a la acción vil y malintencionada de calumniar a la república que se proclamó en aquella primavera de 1902.

Podemos mirar a muchos ejemplos, pero tomemos sólo dos. Uno de ellos es los propios EE UU. La república estadounidense, la democracia más longeva en continuidad en la historia, brotó con defectos inherentes y contradictorios enormes. Su enunciación política insigne, la Declaración de Independencia (1776), exponía valores universales y sus forjadores enraizaron los preceptos nacionales en los derechos naturales y el apego a Dios. Esto fue el caso, a pesar de que en la mitad del país la esclavitud era la norma. Esta inconsistencia moral, filosófica y epistemológica con la práctica, llevó a la nación norteamericana a una guerra civil bestial (2 % de la población murieron), contienda bélica que finalizó 89 años después de la famosa proclamación independentista. Ni hablar del largo camino posterior para alcanzar la uniformidad en los derechos civiles de los afrodescendientes estadounidenses que se materializaron 189 años más tarde.

Irlanda es otro caso en punto. Casi desde el surgimiento del concepto tribal o nacional irlandés, estaba presente las ansias del separatismo de Inglaterra. La Guerra de Independencia Irlandesa, la campaña violenta de dos años que al final logró provocar la separación y vio su materialización con el Estado Libre Irlandés (1921), ataba a Irlanda a la mancomunidad británica. El Tratado Anglo-Irlandés, una versión de la Enmienda Platt en la isla esmeralda, tuvo que esperar 16 años para poder fisurar el acuerdo y un total de 28 años antes de que Irlanda fuera proclamada, oficialmente, una república. La República de Irlanda no ses, más ni menos, por ese “apéndice” a su democracia incipiente.

Aunque a prisa, entremos en el caso cubano. La geografía es inescapable. Vecinos poderosos (económicos, políticos y militares), con una predictibilidad alta, impactan los cursos sociopolíticos de países cercanos. Abundan aquí también los ejemplos empíricos de este fenómeno. Ya para la década de 1850, los EE UU era el mercado principal para el azúcar cubano. Ese monto, para la década de 1890, superaba el 80 %. Separando el debate de qué si esto es bueno o malo y habría que mirar cada situación con particularidad, lo innegable es que relaciones comerciales estrechas forma enlaces e influye la relación entre los Estados implicados.

La nación cubana dispersa por el mundo, ya desde la era colonial, halló en los EE UU una segunda casa y concibió una patria transportada. Nuestras mejores almas e intelectuales más brillantes transitaron relevantes partes de sus trayectorias humanas por lugares como Nueva York, Cayo Hueso, Filadelfia, Tampa y San Agustín. El movimiento histórico separatista cubano contó siempre con corrientes potentes de anexionismo. Esto fue particularmente importante en las primeras gestas de liberación organizadas. Esto no quiere decir que los cubanos desterrados en los EE UU querían emular intacto el modelo estadounidense o que no veían las manchas del gran vecino. Martí y Varela fueron sólo dos de nuestros fundadores que abundaron tanto en los elogios como a la crítica de la vida estadounidense y del ejercicio de poder político en la patria de Lincoln. La experiencia de esta importante emigración nacional formuló la oportunidad para que sus hijos más influyentes tuvieron una apreciación y una óptica muy particular sobre los EE UU. Y algo muy extraordinario: vivir en el extranjero y desde sus orillas, edificar la nación cubana y poblar su idiosincrasia.  Dado tantas realidades consumidas, lo lógico sería apostar que las relaciones entre ambos países serían dinámicas y con ciertos entrelazos donde el menos fuerte se impactaría más.

Los EE UU, sin duda, cometió errores y pecados. La lucha larga por la independencia de Cuba fue épica y llevada a cabo en una serie de sublevaciones, contiendas y guerras continuas. En la Guerra de Independencia, la decisiva, el Ejército Libertador controlaba no sólo el campo, algo en sí de suma importancia en el caso cubano (la economía y la agricultura), sino también controlaban en alguna capacidad determinadas zonas urbanas para finales de la guerra. Sin la participación previa y presencia del Ejército Mambí, los norteamericanos se hubieran enfrentado a un cuerpo bélico muy diferente al que encontraron durante su muy breve colaboración en la Guerra de Independencia. La exclusión de los cubanos de los acuerdos de paz y todo lo que eso trajo fue una deshonra para los EE UU.

España prefirió mil veces sentarse con los estadounidenses en las negociaciones para concluir su dominación de Cuba, porque sabían que conseguirían mejores términos. De hecho, así fue. Los EE UU al defender los intereses españoles de la manera que lo hicieron, propiciaron una tradición trágica en nuestra historia que ha sido la impunidad. En Cuba, la comandancia española cometió crímenes de lesa humanidad crasos. Las propiedades confiscadas a los mambises, no sólo nunca fueron retornadas o éstos indemnizadas por ellas, sino que las propiedades de los españoles y de cubanos cómplices que se beneficiaron de oportunidades económicas abiertas por la gesta de liberación, se les protegió. España y cubanos mezquinos cometieron los crímenes, pero al final los EE UU se prestó para encubrirlos.

La Enmienda Platt fue otro acontecimiento penoso para los EE UU. Esta incisión temporal al tejido republicano cubano violó la letra y el espíritu de la Enmienda Teller, esa legislación estadounidense (1898) que condicionó la intervención norteamericana al respeto pleno por la soberanía cubana. La Enmienda Platt siempre encontró resistencia de los cubanos, tanto abierta como tácita, y el empeño colectivo criollo logró abrogarla 32 años más tarde de la instauración de la república y ciertamente, ya bajo el reloj del cuarto presidente cubano, Alfredo Zayas, había empezado su desmantelamiento y 23 años después.

La República de Cuba que surgió aquel 20 de Mayo evidenció un pluralismo político vibrante, pese a todas sus imperfecciones y comparada con otras democracias incipientes. En sus 56 años de república libre, hubo traspasos de poder exitosos entre partidos competidores y hasta épocas enteras que reflejaban corrientes ideológicas predominantes en sus eras, como fue la etapa liberal (incluye la corriente conservadora) (1902-1933) y la etapa socialdemócrata (1933-1958). Hubo fraude generalizado en dos elecciones:1906, 1916; y dos periodos autoritarios: Gerardo Machado (1929-1933) y Fulgencio Batista (1952-1958). Tanto en esas dos elecciones espurias y en los dos periodos autoritarios, los cubanos tomaron cursos de acción para corregir y combatir esas deficiencias. Procesos de rectificación normal de un país que dicho sea de paso, el comunismo siempre aprovechó para avanzar su carrera por el poder político que oficialmente se trazó desde que llegó a Cuba Fabio Grobart en la década de 1920, el primer delegado soviético de la Comintern. Curiosamente, los comunistas cuando más cómodo y apegados estuvieron al poder político de Cuba republicana, fue durante los dos procesos autoritarios de Machado y Batista (sobre todo el último).

Es pueril o cínico querer categorizar a aquella Cuba proclamada como nación independiente en 1902, como algo menos de lo que fue: una república libre y democrática. Defectos y grados de incompletitud, por supuesto que los tuvo. ¡Que tire la primera piedra el país que haya estado o esté libre de manchas, particularmente en su fase embrionaria! Los comunistas, de ayer y de hoy, se han encargado, descarada e irresponsablemente, de difamar a Cuba republicana. Deconstruir, distorsionar, falsificar y ejercitar todo el poder a su alcance para reforzar esas aberraciones ha sido su logos y es fundamental para su supervivencia. Cuba, la verdadera patria, tendrá días mejores y una refundación que recogerá lo mejor de nuestro pasado y las ansias de nuestros fundadores.

Julio M. Shiling
Author: Julio M. Shiling Website: https://patriademarti.com/
Julio M. Shiling es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y Director del foro político y la publicación digital, Patria de Martí. Tiene una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) de Miami, Florida. Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Norteamericana de Ciencias Políticas”), el International Political Science Association (“La Asociación Internacional de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio.
Más información en https://patriademarti.com/autores/10-julio-m-shiling

Otros Artículos del Autor

Con mucho gusto le incluimos también los enlaces a nuestras páginas aceleradas optimizadas para móviles y TV Libertad, nuestro canal de videos en YouTube, con el objetivo de solicitarle la subscripción gratuita a nuestras páginas.
Esta simple operación nos dará más visibilidad en los buscadores del internet y nos ayudará promover una cultura de libertad en las redes sociales.

Páginas aceleradas y optimizadas para móviles

paginas aceleradas AMP

Suscríbete gratis a nuestro canal TV Libertad

subscribe-tv-libertad-videos

 Email:  info@patriademarti.com        Patria de Martí             Sitio web:  https://patriademarti.com 

La mano de Cuba en las conversaciones venezolanas de Oslo

Jorge Hernández Fonseca

17 de Mayo de 2019

Después de brillantes demostraciones como opositor atinado, Juan Guaidó ha caído en la trampa que siempre dijo rechazar: autorizar conversaciones con Maduro. La razón: hay un nuevo factor jugando ahora en la ecuación: la Cuba castrista. Según los reportes de prensa, las conversaciones de Oslo fueron inicialmente sugeridas por la Habana. De ahí el peligro de haberse planeado en la isla una solución afín a sus intereses, aunque para ello tenga que entregar alguna pieza del complejo ajedrez que se juega en Caracas. Maduro sería sacrificado.

Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Habana podrían implicar el cambio de Maduro por el general Padrino. Cuando este general puso como condición encabezar el gobierno de transición, detrás estaba la inteligencia cubana intentando controlar el proceso y colocando uno de sus mejores hombres, el general Padrino, encabezando los cambios hacia “la democracia”, la cual sería, ir a un esquema ya probado antes por el castrismo en Nicaragua.

Eso significa que muy probablemente la oposición haya recibido garantías de un relevo de Maduro por un gobierno de transición más elecciones, como exige Guaidó, pero dejando intacto el ejército encabezado por Padrino y el partido por Cabello. Habría elecciones que el castrismo estaría dispuesto a perder de inicio (recordemos la victoria de Violeta Chamorro) pero petróleo para Cuba y el esquema chavista continuaría en Venezuela, incubándose y a la espera.

El esquema que el castrismo promueve para Venezuela ahora, podría satisfacer los pedidos de EUA respecto a que “Cuba recoja sus militares”, pudiendo los cubanos sugerirles a los norteamericanos una solución para la isla similar a la venezolana. Retirando sus 20 mil hombres (casi todos médicos) pero dejando intacto el sistema de contra-inteligencia sembrado en el ejército que encabezaría Padrino. Dentro de la isla el proceso sería sin cambios políticos y sin elecciones, pero con determinadas garantías capitalistas en la economía. ¿EUA aceptaría?

No habrá solución democrática en Venezuela –ni en Cuba– que no implique extirpar de raíz la ideología castrista, cosa que aparentemente la actual oposición venezolana no es muy consiente, al manifestarse contra una solución militar, única manera de “limpiar” totalmente el panorama marxista venezolano y cubano. Nicaragua es testigo del error de haber permitido una solución a medias, dejando impostado un partido y un ejército marxista, dispuestos a regresar.

El fracaso del alzamiento en Venezuela y el futuro de Cuba

Jorge Hernández Fonseca

4 de Mayo de 2019

En la medida que avanzan los días, se conocen más detalles de las probables causas del fracaso del alzamiento en Venezuela del 30 de Abril. Se sabe ahora que no sólo fue el adelanto de la fecha de la sublevación, sino que el general Padrino, el mismo día 30, puso como condición de apoyo al intento, que fuera él (Padrino) quien –no sólo liderara la rebelión– como que después dirigiera el gobierno provisional posterior a la asonada, lo que no fue aceptado.

Este detalle es crucial para lo que ahora está en marcha. Aceptando la tesis de que Padrino obedecía órdenes de los servicios de inteligencia cubanos durante la conspiración, la propuesta de Padrino para dirigirlo “todo” después de eliminar a Maduro –sobreentendiendo que viene de los servicios cubanos– implica que la Habana estaría dispuesta a sacrificar al actual gobernante, siempre que otro afín a su causa tome el mando del país. Por eso Maduro envió a su esposa al extranjero. No puede haberle hecho ninguna gracia esa propuesta de la Habana.

La óptica norteamericana posterior al fracaso fue, de inicio, amenazar a Cuba para que retirara sus hombres de Venezuela, sino materializaría un bloqueo total a la isla. Posteriormente y con un espíritu más negociador, EUA propuso que “haría una apertura hacia Cuba muy beneficiosa, si los cubanos aceptaran retirar sus ‘asesores militares’ de Venezuela”. Esto significa una oferta más que beneficiosa para la isla –casi imposible de rechazar– sobre todo si ya habían pensado en tirar del juego a Maduro, cuando le dieron la orden a Padrino de ofrecerse para dirigir el país.

Paralelamente, el Grupo de Lima, que nunca se había referido al papel de la Habana por considerarlo “menor” (pensando que está China, Rusia y EUA jugando duro) ahora acaba de hacer un “llamado a Cuba” para que apoye las gestiones de una solución pacífica del conflicto.

Si mis conjeturas fueran acertadas, Cuba sale de esta crisis siendo la principal ganadora, sin que necesariamente tenga que dejar sus intereses de lado (petróleo) siempre que, durante las negociaciones para retirar todo su personal, garantice algunas ventajas, sobre todo en lo referente al suministro del crudo, ya que EUA le prometió una “nueva apertura” con ventajas.

Así las cosas, habría que ver cómo el presidente estadounidense negociaría con los cubano-americanos que hasta ahora lo han apoyado, teniendo a la vista una complicada re-elección. Resolviendo el problema de Venezuela, Trump garantiza el voto, no sólo venezolano en 2020, como también un alto porcentual de voto latino. Sin embargo, si hubiera una nueva apertura con la Habana –como la antes expuesta– ¿cómo quedaría el voto cubano en tales circunstancias?

Quién sabe si a partir de este panorama, EUA y la dictadura cubana discutan cambios de cierto calado que sean aceptables a la oposición política cubana de dentro y fuera de la isla y que permita a EUA acordar un cronograma de cambios, como inicio de un proceso a medio plazo.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

NO MAS IMPUNIDAD

Lcdo. Sergio Ramos

Los regímenes totalitarios de Cuba, Venezuela y Nicaragua se han caracterizado por la constante violación de los derechos humanos de sus respectivos pueblos, así como también por la comisión de numerosos crímenes de lesa humanidad sobre la población que se les opone.

En Cuba desde los comienzos de la toma por poder por el régimen castrista hace 60 años sido muchos los crímenes de lesa humanidad empezando por las decenas de ejecuciones extra-judiciales ordenadas por el dictador Raúl Castro en Santiago de Cuba los primeros días de enero de 1959, pasando por las ejecuciones de opositores en la fortaleza de la Cabaña bajo el mando del genocida Ernesto (Che) Guevara y por órdenes del tirano Fidel Castro y su hermano Raúl Castro. En la década de los sesenta, durante la lucha de las guerrillas anti-castristas en las Sierras de El Escambray y otros lugares del país se fusiló sin juicio a cientos de cubanos que apoyaban las guerrillas pro-democracia. Más tarde, en los setenta y ochenta, cuando Cuba se involucró en las guerras en varios países de África, (Angola, Somalia, Etiopia, Eritrea, etc.) tropas cubanas cometieron serios crimines de lesa humanidad contra los habitantes de dichos países. En la década de los noventa la dictadura castrista cometió uno de los más horribles crímenes al hundir el remolcador “13 de marzo” asesinando a niños, hombre, mujeres y ancianos, con un total de 42 víctimas.  Añádase el hecho de cientos de precarias embarcaciones y balsas con cubanos que huían de la dictadura castrista que fueron asesinados por la Marina de Guerra de Cuba. También señalar el cobarde derribo de las Avionetas civiles de los Hermanos al Rescate en espacio aéreo internacional por aviones de combate de la Fuerza Aérea cubana por órdenes expresas y directas del dictador Raúl Castro; hecho acaecido mientras trataban de rescatar a los balseros cubanos que salían del país en busca de libertad en otras tierras. Y más recientemente aun, ya en el Siglo XXI los asesinatos de opositores pacíficos tales como Osvaldo Paya Sardiñas, Orlando Zapata Tamayo, Berta Soler, entre otros. Añádase los miles de cubanos que han sido torturados por el Departamento de la Seguridad del Estado en la tenebrosa Villa Marista en La Habana, en El Castillito en Santiago de Cuba y otras dependencias de la policía política castrista.

En Venezuela la dictadura pro-castrista de Nicolás Maduro ha cometido serios crimines de lesa humanidad, asesinando a los estudiantes y venezolanos en general que protestaban pacíficamente reclamando el respeto de los derechos humanos y restauración de la democracia en el país. También están los serias torturas y asesinatos cometidos por el SEBIN contra los opositores venezolanos como lo es el caso del Fernando Albán. También cabe destacar el asesinato de Oscar Pérez y sus colaboradores que fueron asesinados por las fuerzas de la Guardia Nacional Bolivariana; y el asesinato durante una manifestación opositora del violinista Armando Cañizares Carrillo por tocar con su violín el Himno Nacional de Venezuela durante las protestas. Cabe destacar el asesinato de 25 indígenas perteneciente a las tribus de los Pemones en la frontera con Brasil. Y en días recientes, cuando el mundo vio como las tanquetas chavistas embestían a los pacíficos opositores que protestaban en las calles asesinando a los valientes jóvenes venezolanos.

En Nicaragua, donde la dictadura pro-castrista de Daniel Ortega también ha cometido serios crímenes de lesa humanidad, de los cual hay que destacar que en las últimas protestas pacíficas de opositores que reclaman la democracia para ese país y en el periodo de un año a la fecha, las fuerzas gubernamentales han asesinado unos 545 opositores, de ellos unos 23 niños. Entre los opositores podríamos mencionar el asesinato por las fuerzas gubernamentales de Pedro Mondragón en Nueva Segovia, y del Profesor Carlos López en Masaya o el dramático crimen del incendio de la vivienda de un opositor en donde murieron calcinados 8 personas entre ellos el jefe de la familia Oscar Velázquez Pavón y sus dos hijos menores de edad de ocho meses y de dos años. También hay que añadir los cientos de detenidos y torturados por esa dictadura.

En los tres casos sería interminable la lista víctimas y de crímenes de lesa humanidad cometidos por las mencionadas dictaduras.

La dictadura de los hermanos Castro lleva 60 años, la de Maduro y su antecesor Hugo Chávez lleva 20 años y la de Daniel Ortega desde hace 12 años, todas ellas asesinando, torturando y encarcelando impunemente a sus respectivos pueblos.

¡La impunidad de los crímenes de lasa humanidad es inaceptable.! Es hora ya de que se les aplique a los responsables y co-autores de dichas dictaduras el Estatuto de Roma de 1998, más conocido como el estatuto de la Corte penal Internacional que establece como delitos los crímenes de genocidio y los de lesa humanidad (Artículos 5, 6 y 7).

En repetidas ocasiones los opositores de Cuba, Venezuela y Nicaragua han solicitado que los dictadores Raúl Castro, Nicolás Maduro y Daniel Ortega sean procesados por sus genocidios, crímenes y violaciones de derechos humanos ante ese alto organismo judicial internacional.

De hecho, ha habido manifestaciones recientes de los presidentes de Colombia, Iván Duque y de Chile, Salvador Pineda en cuanto a la posibilidad llevar ante la Corte Penal Internacional al dictador Nicolás Maduro, lo cual es justo y necesario, pero ha de incluirse a Raúl Castro y Daniel Ortega. Así también,  requerir se adhieran a este reclamo de justicia todos los presidentes democráticos de Latino América.

Se trata de un clamor de justicia que debe ser oído y puesto en práctica a la mayor brevedad posible.  Es imperativo, someter ante dicho organismo judicial internacional a los Dictadores Raúl Castro, Nicolás Maduro y Daniel Ortega para que se haga justicia y no prevalezca la impunidad.

San Juan, Puerto Rico a 4 de mayo de 2019

 

 

ATENCIÓN: Cristina y Florecía en Cuba, el verdadero motivo de su viaje!!!

01250151321134: SE TRATA DE UN NUMERO DE CUENTA BANCARIA…

¿¿¿Vio???¡¡¡Si!!!

PRESTA ATENCIÓN A ESTE NUMERITO…..
01250151321134

No… no es un número de celular… prueben a buscarlo con Google, que todo lo puede…

Pongan éste número en el buscador GOOGLE y después saquen sus conclusiones: 01250151321134.

La cuenta bancaria Nº 01250150961000, de la Oficina 2501 del Banco Nacional de Cuba, perteneciente a Eduardo Caffaro, abierta en el año 1994, con la suma de u$s. 350.000.000 (trescientos cincuenta millones de dólares estadounidenses). La cuenta perteneciente a la financiera ‘ La Lusitana S.A .’ con sede en la República de Uruguay y que ‘pertenece’, entre otros, a la Señora Cristina Fernández de Kirchner, abierta bajo el Nº 01250151321134 de la misma oficina y Banco, con la suma de u$s 200.000.000 (doscientos millones de dólares estadounidenses)
Usted preguntará quién es Eduardo Caffaro, no ?

Eduardo Caffaro fue designado por el Presidente Néstor Kirchner como Director del Banco Central el 6 de Julio de 2003. Caffaro ha sido toda su vida un hombre vinculado a los grandes negocios financieros. Se especializó en fondos provinciales hacia los cuales canalizaba inversores para la compra de la deuda argentina (que luego alquilaba la banca de la Provincia de Santa Cruz al 9 por ciento, negocio redondo). Se lo sindica como un hombre que siempre estuvo ligado al Ex Presidente, inclusive se lo menciona como el cerebro de la operación que permitió al entonces Gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, sacar del País u$s 712.000.000 (setecientos doce millones de dólares estadounidenses) provenientes de las regalías petroleras de Santa Cruz

Eduardo Caffaro, vinculado a Aldo Ducler (SOCIO DE CAPITANICH), al MA Bank y Mercado Abierto, sospechados de narcolavado y de mantener conexiones con el Cartel de Juárez de México (de acuerdo con el informe del Senado de Estados Unidos las entidades financieras ‘Mercado Abierto y MA Bank’ figuran en la lista negra del lavado).

Cabe destacar que en la época en que el Gobierno Central, entregaba a la Provincia de Santa Cruz esa suma de dinero, con motivo de la privatización de YPF, se encontraba en la Provincia el presidente del Banco Nacional de Cuba, Francisco Soberón, acompañado por los funcionarios del mismo Banco Oscar Espinosa Chepe*,quien será detenido en la jefatura del Departamento de Seguridad del Estado en Villa Marista, en La Habana , donde fue detenido el 18 de marzo del 2003. El 3 de abril fue juzgado en la causa número 351/03, y fue condenado a 20 años de prisión en virtud de los artículos 7 y 11 de la Ley 88. Fue acusado de ‘actividades contra la integridad y la soberanía del Estado’ por recibir presuntamente dinero del extranjero y llevar a cabo otras actividades ‘disidentes’.

Para las próximas elecciones … ¡¡¡PIENSE ANTES DE ELEGIR A SUS REPRESENTANTES!!!